Por: Marvin Barquero 9 noviembre, 2012
 Rónald Saborío guió al país en toda la “guerra” bananera. | ARCHIVO
Rónald Saborío guió al país en toda la “guerra” bananera. | ARCHIVO

El acuerdo bananero, firmado en diciembre del 2009 y que puso fin a la “guerra” bananera entre los productores latinoamericanos y la Unión Europea (UE), es ya parte de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En el acuerdo, la UE se comprometió a reducir el arancel o impuesto de entrada que cobra a la fruta latinoamericana desde los originales 176 euros por tonelada a 114 euros por tonelada, en un cronograma que termina en el 2016.

Ese pacto se comenzó a aplicar desde el 2009, por ser una obligación de derecho internacional al firmarse, pero requería pasar todo el procedimiento de la OMC para convertirse en norma de los 157 miembros del organismo.

Así lo explicó el embajador de Costa Rica ante la OMC, Rónald Saborío, ayer en la tarde, desde Ginebra, Suiza, sede del organismo.

Según Saborío, la UE y algunos de los países latinoamericanos que firmaron debieron aprobar el acuerdo en sus parlamentos y variar alguna legislación antes de presentarlo ante la OMC.

Ese proceso se terminó en julio de este año, cuando el pacto se sometió al organismo multilateral de comercio. Se dio un plazo de tres meses para que alguno de los 157 miembros manifestara disconformidades, pero no sucedió.

Tras finalizar el proceso, la UE y 11 países latinoamericanos firmaron ayer el documento, para convertirlo en reglas de la OMC, con lo cual se entierra oficialmente la “guerra” del banano, que enfrentó a las partes desde 1990.

El conflicto surgió porque la UE cobraba 176 euros de impuesto a Latinoamérica y daba entrada libre a los países ACP (África, Caribe y Pacífico), muchos de ellos excolonias de países europeos.

Ahora, el pacto tiene total seguridad jurídica, dijo Saborío.