Archivo

Choque puso a correr a tráficos antes del despegue

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Choque puso a correr a tráficos antes del despegue

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un accidente aparatoso y afortunadamente sin víctimas mortales, puso a correr a cruzrojistas, bomberos y policías, que ayer querían la pista General Cañas despejada para el paso del presidente Barack Obama.

Poco después de las 11 a. m., en las cercanías del peaje, el tráfico se detuvo y el ulular de las sirenas era insistente.

A escasos metros del puente de Saret, se produjo un accidente entre un autobús de Tuasa y un vehículo Mitsubishi Eclipse, que se incrustó debajo de la unidad de transporte público.

Dos ambulancias de la Cruz Roja, otra de Bomberos y la plataforma de la Policía de Tránsito estaban muy cerca para atender a la conductora herida.

La escena del percance parecía dramática: la joven tenía una fractura en la mano izquierda y múltiples escoriaciones.

En menos de 15 minutos, el Tránsito sacó de la vía el bus y el vehículo liviano.

Parte de los equipos de emergencia se desplazaban hacia el aeropuerto Juan Santamaría, para atender un eventual incidente durante el despegue del Air Force One, avión presidencial de EE. UU.

Afectuosa despedida. Algunos metros más adelante, la gente apostada a la vera de la carretera, ni se percató del accidente pues presumía que la calle estaba cerrada para el paso de la caravana.

Marilyn Cortés, su esposo, David López, sus hijos, Keylor y Joselin, se prepararon con todo y sillitas para ver pasar la limusina negra del presidente Obama y luego el despegue.

“Hay que enseñarles a nuestros hijos que estos eventos son importantes, más que a nivel mundial él (Obama) tiene su renombre y Costa Rica estaba en la vitrina del mundo”, dijo Marilyn Cortés, vecina de Río Segundo de Alajuela.

Jenniffer Hernández, de Curridabat, aprovechó para ver el despegue y dijo que esperaba que el viaje del mandatario sirva para que mejoren las relaciones con Centroamérica.

“Para mí fue genial, una experiencia única, es el presidente de los Estados Unidos, es muy importante, es una persona que nos puede proteger en caso de que nos ataquen. (...) Lo mejor fue cuando despegó el avión y pasó encima de nosotros”, expresó emocionado y aún con los ojos llorosos el pequeño Adrián Salas Solís, de 9 años, quien llegó con sus papás desde El Coyol.

  • Comparta este artículo
Archivo

Choque puso a correr a tráficos antes del despegue

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vanessa Loaiza N.

vloaiza@nacion.com

Editora digital

Trabaja en la Redacción de La Nación desde 1998. Se especializó en temas de Infraestructura, concesión de obra pública, contratación administrativa y Transportes. Actualmente se desempeña como Editora Web. 

Ver comentarios
Regresar a la nota