Vivir

Ceniza del Turrialba es ácida y corrosiva

Actualizado el 18 de febrero de 2017 a las 12:00 am

Vivir

Ceniza del Turrialba es ácida y corrosiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los fragmentos de ceniza se colocan sobre silicón. | RAFAEL PACHECO

La ceniza del Turrialba presenta un potencial hidrogenoide (pH) de entre 3,5 y 4, lo que significa que es ácida. También es corrosiva, dada la alta concentración de iones.

Esas son las primeras observaciones realizadas por geoquímicos de la Red Sismológica Nacional (RSN: UCR- ICE), quienes analizan los lixiviados de ceniza.

El lixiviado es el líquido que resulta del proceso de percolación de un fluido (agua) a través de un sólido (ceniza).

LEA: Expertos auguran dos años más de ceniza o una erupción de 7 km para el volcán Turrialba

Estos análisis se efectúan en el Laboratorio de Geoquímica de la RSN. Allí se mide la concentración de iones en las disoluciones acuosas. “A partir de ese dato, podemos saber si es corrosiva o irritante”, explicó el químico Jairo García.

En el caso del Turrialba, los lixiviados presentan una alta concentración de iones. “Hay flúor, pero no en un nivel preocupante”, dijo García.

El flúor, en estado puro o en altas concentraciones, puede quemar la piel.

VEA: Turrialba empezó a dar señales de actividad 20 años antes de despertar

Los investigadores de la RSN también miden el pH, que es un parámetro de acidez o alcalinidad. Cuando la medición se sitúa entre 1 y 6,99 se considera que es ácido. Los lixiviados del volcán se ubican entre 3,5 y 4, por tanto son ácidos.

Jairo García utiliza un cromatógrafo de líquidos para realizar sus análisis químicos. | RAFAEL PACHECO
ampliar
Jairo García utiliza un cromatógrafo de líquidos para realizar sus análisis químicos. | RAFAEL PACHECO

“Hemos observado una tendencia a la acidez. Las primeras muestras, en el 2010, eran neutras (pH de 7) y ahora son más ácidas. Pero, en el último año, el volcán se ha mantenido estable”, especificó García.

Por su parte, Pilar Madrigal utiliza el espectómetro de masas para conocer la composición de minerales sueltos y fragmentos de vidrio (magma enfriado) en la ceniza.

VEA: Especial 70 años de tragedias: Volcán Turrialba, el polvo que respiramos

Ello le permite saber si el material es juvenil y si el magma dentro de la cámara ha variado su química.

“Estamos trabajando para obtener un mejor entendimiento de la evolución geoquímica del Turrialba”, manifestó Madrigal.

Esa información química, posteriormente se cruzará con la geofísica para saber cómo es el régimen magmático que gobierna a este volcán.

  • Comparta este artículo
Vivir

Ceniza del Turrialba es ácida y corrosiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota