Vivir

Palo Verde celebra con aves su rehabilitación

Actualizado el 03 de marzo de 2017 a las 06:46 pm

Vivir

Palo Verde celebra con aves su rehabilitación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Las aves utilizan los humedales para alimentarse, hidratarse y descansar. (Cortesía de Asociación Costa Rica por Siempre)

Tras cuatro años de intenso trabajo para eliminar la tifa, el Parque Nacional Palo Verde celebra que le arrebató 2.139 hectáreas de humedales a esta planta invasora.

La tifa (Typha dominguensis) reduce la profundidad y extensión de los espejos de agua en los humedales, los cuales son usados por las aves acuáticas para alimentarse y descansar en su ruta migratoria.

La invasión por tifa se catalogó como problema ecológico desde 1986. En los últimos 30 años, la extensión de los humedales en Palo Verde disminuyó un 35% a causa de esta planta.

El jabirú es la cigueña más grande de América y una especie residente en el Parque Nacional Palo Verde. (Cortesía de Asociación Costa Rica por Siempre)

La meta del Área de Conservación Arenal Tempisque (ACAT) es rehabilitar 3.000 hectáreas, pero con estas 2.139 hectáreas ya se observan resultados.

Al abrirse los espejos de agua, el número de aves acuáticas pasó de 1.300 a 24.000 individuos, según datos del Programa de Investigación y Monitoreo del ACAT. De hecho, 44 especies migratorias regresaron a esta área silvestre protegida.

Según Celso Alvarado, director de áreas silvestres protegidas de ACAT, en la temporada 2016-2017 se han visto aglomeraciones atípicas del pato pijije canelo (Dendrocygna bicolor). "Con más de 5.800 individuos", señaló.

¿Cómo se logró rehabilitar Palo Verde?

Un total de 1.839 hectáreas se rehabilitaron gracias a medidas implementadas propiamente por ACAT.

En el 2008, por intervención del Tribunal Ambiental Administrativo, ACAT, el antiguo Instituto de Desarrollo Agrario (hoy conocido como Instituto de Desarrollo Rural o Inder) y el Sistema Nacional de Riego y Avenamiento (Senara) acordaron conciliar por el daño ambiental sufrido por el Parque Nacional Palo Verde, cuando se incrementó el nivel de la laguna y se inundaron 3.000 hectáreas de bosque en el año 2000.

ACAT diseñó el plan de rehabilitación, mientras que Inder y Senara financian las acciones de eliminación de la tifa por un monto de ¢1.600 millones (correspondiente a lo fijado durante el proceso de conciliación).

Según Alexánder León, director de ACAT, ese dinero se destina a la contratación de servicios de fangueo y rastra con maquinaria. El fangueo implica introducir un tractor, cuyas llantas son especiales, para aplastar y arrancar la tifa de raíz. La rastra es otra técnica donde un tractor arrastra un tipo de paletas que permiten eliminar la planta.

El pastoreo con ganado es una de las técnicas de intervención para manejo activo del Parque Nacional Palo Verde. (Cortesía de Asociación Costa Rica por Siempre)

Palo Verde es el único parque nacional que está autorizado –vía decreto ejecutivo– a realizar manejo activo, esto por recomendación de la comisión evaluadora de la Convención Ramsar, la cual vela por los humedales de importancia mundial (declaratoria que posee esta área silvestre protegida).

Según León, el manejo activo implica una serie de técnicas de intervención como fangueo y rastra con maquinaria, quemas controladas y eliminación de vegetación, entre otras.

Una de estas técnicas es el pastoreo con ganado. Mediante un permiso de uso, concedido vía resolución administrativa, ACAT autoriza a los finqueros a introducir vacas a ciertas zonas del parque nacional, una vez finalizada las labores de fangueo y rastra.

"Aunque sí se comen la tifa, la principal contribución del ganado está en que pisotea a esta planta y no permite que crezca de nuevo", explicó León.

Asimismo, los ganaderos se comprometen a mantener la tifa bajo control en 15% del área asignada. Eso quiere decir que son ellos quienes se encargan de las labores de fangueo y rastra con maquinaria.

Las restantes 300 hectáreas, correspondientes a la laguna Palo Verde, se limpiaron gracias a los fondos recaudados a través de la campaña "Salvemos Palo Verde". Esta iniciativa, un esfuerzo conjunto entre ACAT, Asociación Costa Rica por Siempre y Teletica, logró recaudar ¢142 millones.

Con ese dinero se compraron dos tractores para fangueo y se contrataron vecinos de la comunidad para esta actividad, se construyó un cobertizo para resguardar la maquinaria y se contempló un rubro de mantenimiento para comprar repuestos y hacer reparaciones al equipo. También se adquirió un dron.

Las labores de fangueo se realizan gracias a un tractor comprado con los fondos recaudados por la campaña Salvemos Palo Verde. (Cortesía de Asociación Costa Rica por Siempre)

Actualmente, los guardaparques utilizan las aves como indicadores de la salud del ecosistema. Según Alvarado, se está evaluando incluir otros parámetros como biomasa de tifa y diversidad de plantas acuáticas.

En este sentido, el dron será particularmente útil en la realización de mapas de cobertura vegetal y de extensión de los espejos de agua.

Asimismo, y en el marco del Proyecto Humedales Priorizados de Importancia Internacional, se prevé una serie de estudios técnicos que permitirán a ACAT saber el estado de la tifa en la ecoregión de la cuenca baja del río Tempisque.

¡A celebrar!

Ante las buenas noticias, el Parque Nacional Palo Verde –ubicado en Bagaces de Guanacaste– se abocará a celebrar este sábado 4 de marzo con la realización del IV Festival de las Aves.

La entrada será gratuita y los visitantes podrán participar de caminatas guiadas para observar aves, carreras de cintas, presentaciones de grupos y un concierto de marimba, así como exhibición y venta de comidas típicas.

Programa de actividades del IV Festival de las Aves (Cortesía de Asociación Costa Rica por Siempre)

  • Comparta este artículo
Vivir

Palo Verde celebra con aves su rehabilitación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista

Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales y científicos. Su trabajo ha sido reconocido con premios a nivel nacional e internacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota