Entretenimiento

Espectáculo comenzó 33 minutos tarde

Paolo Nani: 15 maneras distintas de atraer las carcajadas

Actualizado el 06 de abril de 2014 a las 12:00 am

Ocurrente El clown Paolo Nani divirtió en abundancia al público que lo acompañó en su primera función del espectáculo La carta

Entretenimiento

Paolo Nani: 15 maneras distintas de atraer las carcajadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Gestual. Desde un pequeño movimiento de sus ojos, hasta verlo caer directo al público, todo fue válido para que Paolo Nani divirtiera al público. Eyleen Vargas

Promesa cumplida. Paolo Nani demostró que su trabajo es capaz de generar las risotadas en quien lo ve con su espectáculo La carta , de eso dan fe el público que llenó el Teatro 1887, la tarde del sábado.

Despertó por momentos carcajadas tan contagiosas del público, que él mismo no escapó de ese efecto multiplicador.

Su presentación en el marco del Festival Internacional de las Artes (FIA) 2014 nunca careció de aplausos y él lo supo retribuir generando una química constante.

La carta parece simple en su planteamiento inicial: Es una obra corta, en la que una persona escribe una carta sentada frente a una mesa, pero por descuido no advierte que su bolígrafo está sin tinta; al final, termina culpándose por no poner atención.

Esa primera acción ocurre en menos de dos minutos. El verdadero espectáculo comienza cuando él se propone mostrar esa misma obra contada sin palabras y de 15 maneras distintas.

Para meter al público en su juego se vale de un cartel en el que explica que La carta se presenta al estilo del cine mudo, o de las películas de vaqueros, incluso como un simpático ebrio.

Como un juego. La primera función comenzó a las 5:33 p. m., pese al retraso a nadie pareció molestarle la espera. Lo primero fue entrar en calor y contacto con el público. Con una carta llena de frases muy propias de los ticos, explicó a todos por dónde iría el juego.

Una de las primeras versiones fue mostrar la historia en reversa, luego en un modo en que repetía todo tres ocasiones.

Las risas no faltaron nunca, pero conforme pasaron los minutos, estas fueron creciendo y siendo cada vez más honestas y sonoras.

“¡Qué idiota!”, exclamó una dama casi al final de la sala, acompañada de una carcajada. Mientras tanto, Nani mostraba la versión “vulgar” de la historia.

Humor universal.  Paolo Nani no necesitó hablar para que todos en el Teatro 1887 entendieran los chistes de su espectáculo.  Eyleen Vargas
ampliar
Humor universal. Paolo Nani no necesitó hablar para que todos en el Teatro 1887 entendieran los chistes de su espectáculo. Eyleen Vargas

El artista , como buen clown , tiene un manejo perfecto del tiempo cómico. Supo leer a su público, se metió con ellos cuando fue oportuno para aprovechar una risa sonora y pegajosa que no se detenía entre las butacas.

También los 22 años de experiencia haciendo este unipersonal –lo ha presentado más de 1.000 veces– le permite saber cuáles chistes visuales o gags son los que prefiere la gente.

Por eso no extrañó que tras comerse un chicle que encontró debajo de la mesa o imitar una película de horror, los asistentes cayeran rendidos a sus pies.

Una hora después, el público puesto en pie agradeció con su aplauso y silbidos, por tantas risas y ocurrencias .

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Paolo Nani: 15 maneras distintas de atraer las carcajadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota