Entretenimiento

'Revista Dominical'

Especial 70 años de conciertos: Podemos ‘rajar’ que los vimos

Actualizado el 29 de abril de 2017 a las 12:00 am

Los ticos podemos alardear con que vimos a los mejores exponentes del rock en español y en sus momentos cumbre. Repase las coberturas de los conciertos de Charly, Fito, Cerati, Summers, Bunbury, Spinetta y muchos más

Entretenimiento

Especial 70 años de conciertos: Podemos ‘rajar’ que los vimos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Soda Stereo - 'En el séptimo día' (Versión SEP7IMO DIA)

El dios del rock en español ascendió desde su natal Argentina para presentarse en Costa Rica ¡Lo hizo cuatro veces!

La primera quedó registrada en las fotografías del periódico La Nación.

Era una tarde despejada de diciembre de 1987, y la banda tica Café con Leche les cedió el escenario a tres flacos. Un joven espigado con una boina negra se apoderó del micrófono y nos dejó la sensación que nunca lo iba a soltar.

“Hola, nosotros somos Soda Stereo”, dijo Gustavo Cerati acompañado por Héctor Bosio en el bajo y Charly Alberti en la batería.

Los argentinos abrieron ese chivo con la pieza Signos y posteriormente dieron un repaso por sus éxitos del momento como Persiana americana , Prófugos y Sobredosis de T.V.

Era un martes y muchos de los 1.500 jóvenes que vibraron al ritmo de los suramericanos se escaparon del colegio.

A los chicos les bastó pagar un boleto ¢250 para asistir a las graderías del anfiteatro Bonanza, ubicado en Belén.

Genio y figura. El gurú del rock, Charly García, dio una conferencia en el Cuartel de la Boca del Monte, en San José, en 1989. (archivo)

Los ticos pueden alardear con que vieron a Soda Stereo en uno de los mejores momentos de su carrera. En ese entonces, Costa Rica fue el único país de Centroamérica que recibió al trío.

Por suerte para los amantes del rock en español esta historia se repitió a lo largo de la década de los 90, cuando Costa Rica se dio el lujo de recibir a gigantes como Charly García, Fito Páez, Héroes del Silencio, Molotov, Enanitos Verdes, Caifanes y Maná, entre otros.Especial 70 años de conciertos: Festival Imperial

La Nación registró las presentaciones de estos exponentes y,no solo eso, sino que también en las páginas quedaron impresas las palabras de los personajes.

Los líderes de las bandas de rock en español se caracterizaron por su cercanía con los redactores y en más de una ocasión concedieron entrevistas largas y tendidas.

Los cuestionarios y las anécdotas eran la antesala para el plato fuerte de la semana, el chivo.

Por ejemplo, el redactor Ernesto Rivera abrió una entrevista con la frase: Nietzsche se equivocó, Dios sí existe y se llama Spinetta, como una previa al concierto que realizó el músico argentino en el 2003, en el teatro Melico Salazar.

Con el mismo fervor de Rivera muchos artistas nacionales le dieron seguimiento a sus ídolos e inspiraciones.

Al cantante tico Pato Barraza nadie le va a arrebatar la vez que conoció al gurú Charly García.

Rock importado de Los Andes. El cantante del grupo chileno La Ley, Beto Cuevas, demostró ser un ‘showman’ durante su presentación en el 2001 (archivo)

Una noche de 1989, Pato coincidió con García en el salón del bar josefino el Cuartel de la Boca del Monte.

“Me acuerdo que pude intercambiar unas cuantas palabras con Charly, le dije que la próxima vez que volviera me encantaría compartir el escenario con él”, destacó Barraza.

El cantante de Inconsciente Colectivo cumplió su promesa 14 años después, cuando fue el telonero para el segundo concierto del argentino, quien se presentó en el Planet Mall.

Esa anécdota fue documentada por la periodista Ana María Parra y fue la previa para el concierto del roquero suramericano.

Más conciertos

Los Caifanes aterrizaron en Costa Rica un setiembre de 1995. Los aztecas hicieron vibrar las paredes del Palacio de los Deportes con sus temas más emblemáticos como Afuera y Aquí no es así .

Los ticos tuvimos mucha suerte porque un mes después de la presentación en el inmueble herediano, Caifanes se separaron por problemas personales.

Con esa misma fortuna recibimos la avalancha que causó Enrique Bunbury al mando de los Héroes Del Silencio.

La última vez que lo vimos Gustavo Cerati nos visitó por vez postrera en mayo del 2007. Tocó en el Palacio de los Deportes ante un escaso público. (archivo)

La Nación tuvo por varios días la promoción del concierto de la banda que “revolucionó el rock en Europa”.

Los españoles se dignaron a tocar y por partida doble. La primera en el Hotel Herradura en febrero y la vuelta en el Palacio de los Deportes en setiembre. 

Según la crónica firmada por la periodista Marcela Quirós, los Héroes no escatimaron en el espectáculo y dieron un digno repaso por los temas Entre dos tierras, Sirena varada, Oración y La chispa adecuada .

“Una de las cosas buenas fue la respuesta del público, que cantó, gritó y aplaudió todas la interpretaciones de los Héroes, en especial la participación de Enrique Bunbury, la voz principal”, reportó Quirós en la crónica titulada, Héroes de la Noche .

Una noche inolvidable marcada por la energía de los españoles y una desordenada organización.Especial 70 años de conciertos: Música en español

La resaca

Los Héroes del Silencio marcaron un cambio en las coberturas de los conciertos de rock.

El día después de la “avalancha”, La Nación publicó una nota que informaba que la Cruz Roja atendió a a 25 personas. Ese altercado se pudo haber evitado con una planificación propicia.

Un caso similar se presentó en durante el concierto de los mexicanos Café Tacvba, que llenaron el Palacio de los Deportes en 1997.

El periodista David Vargas señaló las fallas de este concierto.

“La seguridad no dudó en sacar del Gimnasio a varios muchachos que estaban haciendo demasiado desorden (contamos 15 expulsados y luego perdimos la cuenta). Además, los cruzrrojistas atendieron con celeridad a una muchacha golpeada en la nariz por un codazo y a otra desmayada”, relató Vargas en la crónica titulada Café bien cargadito .

En su mejor momento. Después de mucha expectativa, el argentino Fito Páez nos visitó el 5 de agosto del 1995. El intérprete hizo vibrar las paredes del Gimnasio Nacional con sus mejores éxitos. (ARCHIVO)

Pero nada nos preparó para recibir a Vicentico, Sr. Flavio y al resto de los Fabulosos Cadillacs. Los argentinos enamoraron a Costa Rica por primera vez en 1997.

La presentación del Palacio de los Deportes en el 2001 fue la mejor y la peor.

Los suramericanos dieron una inyección de energía con sus éxitos como Matador, Malbicho y Calaveras y Diablitos. mientras al mismo tiempo la Fuerza Pública se enfrentaba a los cientos de jóvenes que se quedaron afuera del inmueble. Así lo escribió el periodista Víctor Fernández en una crónica titulada, Noche de Fabulosos contrastes .

A pesar de las fallas en muchas de las presentaciones, Costa Rica no dejó de disfrutar de los más grandes exponentes del rock en español. Posteriormente nos visitaron Aterciopelados, Maldita Vecindad, La Ley, Bersuit Vergarabat, y muchos más.

Un grito de paz. La cantante colombiana Andrea Echeverri, del grupo Aterciopelados, fue una de las estrellas del Festival Coca Cola, que se realizó en el verano de 1997 en Pedregal. (ARCHIVO.)

Quizá eso nos mal acostumbró a pensar que siempre estarán ahí para nosotros, que siempre habrá un próximo chivo.

La última vez que se presentó Gustavo Cerati en el Palacio de los Deportes fue en el 2007. Lo hizo como solista y con menos pelo, pero con la misma energía de 20 años atrás. Sin embargo esa vez las gradas no se llenaron.

Nadie imaginó que esa sería la última oportunidad de admirarlo sobre un escenario. Tres años después un accidente cardiovascular lo obligaría a soltar el micrófono para siempre.Especial 70 años de conciertos: Tenores y pianistas

Algunos chivos memorables

Soda Stereo:Los argentinos tocaron por primera vez una tarde de diciembre de 1987 en el redondel Bonanza, ubicado en Belén . Luego volverían en 1996, al Gimnasio Nacional.

Caifanes: Los mexicanos llenaron el Palacio de los Deportes en setiembre de 1995. Antes de eso ya habían actuado en el Melico Salazar.

Héroes del Silencio: Los exponentes del rock de España vinieron dos veces en 1996 y tocaron en el Hotel Herradura y en Palacio de los Deportes.

Fito Paez: Fito convocó a cientos de seguidores en una velada mágica realizada en el Gimnasio Nacional, en 1995. Desde entonces, vuelve con frecuencia.

Café Tacvba: Los aztecas dieron su primer concierto aquí en 1997 en el Palacio de los Deportes.

Aterciopelados: Los colombianos se presentaron en 1997 en el Festival Coca Cola, junto a los Fabulosos Cadillacs.

Maná: El concierto más anticipado del cuarteto azteca fue en 1998 cuando llenaron el estadio Alejandro Morera. Sin embargo, su debut fue años antes, en un espectáculo gratuito en Jacó.

David Summers: El español cantante de los Hombres G interpretó sus éxitos de los ochentas en el Melico Salazar, en 1998.

La Ley: El trío chileno se presentó en el 2001 en el estadio Ricardo Saprissa. Fueron visitantes frecuentes de suelo tico.

Fabulosos Cadillacs: Los argentinos dieron una presentación llena de energía en el Palacio de los Deportes en el 2001. Estos son otros visitantes frecuentes.

Molotov: Los mexicanos llenaron el Planet Mall en un espectáculo memorable y lleno de piezas irreverentes. Fue su segunda presentación aquí.

Luis Alberto Spinetta: El flaco vino en el 2003 para dar mostrar lo mejor de su repertorio en el Melico Salazar.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Especial 70 años de conciertos: Podemos ‘rajar’ que los vimos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota