Diputado cree que llamado del mandatario se debe a presiones de "propios y ajenos"

Por: Gerardo Ruiz R. 4 septiembre
El presidente Luis Guillermo Solís le solicitó la renuncia a la diputación a Víctor Morales Zapata para que aclare las dudas que hay sobre su relación con el empresario Juan Carlos Bolaños.
El presidente Luis Guillermo Solís le solicitó la renuncia a la diputación a Víctor Morales Zapata para que aclare las dudas que hay sobre su relación con el empresario Juan Carlos Bolaños.

San José

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, le pidió al diputado Víctor Morales Zapata, del Partido Acción Ciudadana (PAC), renunciar a su diputación.

Así lo anunció la noche de este lunes durante su comparecencia ante los diputados que investigan los créditos otorgados por el Banco de Costa Rica (BCR) para la importación de cemento chino, por parte del empresario Juan Carlos Bolaños, y para la compra de una planta hidroeléctrica a Holcim por parte de la Cooperativa de Electrificación Rural de San Carlos (Coopelesca).

"Con el ánimo de que siempre prevalezca la verdad y que esta no sea opacada por cargos que puedan poner en tela de juicio una gestión signada por históricas conquistas, conviene a la nación que le pida al diputado Morales Zapata no solo renunciar a su inmunidad parlamentaria, como ya lo ha hecho, sino también devolver al soberano la representación parlamentaria que le fue concedida en 2014", afirmó el mandatario en un discurso leído ante los diputados miembros del panel investigador.

Y agregó que Morales debe dimitir "para que pueda enfrentar sin ambages ni ataduras, ni lesionándose su derecho fundamental al debido proceso, las acusaciones que le han sido endilgadas".

Solís dio un viraje esta noche, pues el viernes el mandatario evitó pedirle la dimisión al legislador, uno de los más cercanos a él, ante consultas de la prensa en Cartago.

La semana pasada, Iván Brenes, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), reveló que Morales Zapata lo llamó, en marzo del 2015, para preguntarle por un pago atrasado de esa institución al grupo empresarial de Juan Carlos Bolaños, el cual ha ganado 74 contratos de la CNE desde el 2005.

Además, el propio Morales admitió que una persona que figura en cuatro sociedades de Bolaños le gestionó, en diciembre del 2015, unas vacaciones en Guanacaste, aunque el legislador asegura que él pagó en efectivo entre $3.000 y $4.000 y que desconocía que tuviera un ligamen con el importador de cemento.

El viernes, el presidente argumentó que el legislador debía responder los cuestionamientos y que le correspondía decidir a él si debaja la curul. Este lunes, el mandatario cambió la posición, luego de que el propio PAC declara no grato al legislador.

La tarde del lunes, el legislador colocado por el propio Solís en la papeleta del PAC, en el 2014, reiteró durante una entrevista con este diario que no renunciaría a su puesto en la bancada del PAC porque, hacerlo, sería reconocer una culpabilidad que no existe, por su relación con Juan Carlos Bolaños.

"Ni Víctor Morales Zapata ni otro legislador habla en nombre del presidente de la República y si así lo hace, es totalmente reprochable", argumentó el presidente Solís.

Según el gobernante, al diputado le han atribuido actuaciones que, de ser ciertas, merecerían ser sancionadas, en referencia a los nexos que el propio legislador reconoció tener con el empresario cementero Juan Carlos Bolaños.

El propio gobernante mencionó que, en noviembre 2015, Juan Carlos Bolaños sostuvo dos reuniones en Casa Presidencial con Luis Paulino Mora, viceministro de la Presidencia, solicitadas por Víctor Morales Zapata, por el proyecto de ley que crearía un impuesto del 5% para la venta e importación del cemento, proyecto para el cual el legislador del PUSC, Luis Vásquez, presentó mociones con el objetivo de librar la importación de ese tributo.

Después de su discurso, durante la ronda de consultas de los parlamentarios, Solís fue más claro ante una consulta de la diputada Nidia Jiménez, del PAC, quien le pidió aclarar si le pedía a Morales Zapata que dejara su cargo en el Congreso. El presidente contestó: "Sí, señora".

Después, Ottón Solís, legislador del PAC, felicitó al gobernante por su exigencia a Morales Zapata, el diputado oficialista más cercano a su gobierno.

A raíz de preguntas del diputado Julio Rojas, Luis Guillermo Solís contestó que su amistad con Morales Zapata no está por encima de las obligaciones que tiene con el pueblo que lo eligió.

"Hemos sido amigos cercanos durante muchos años (...). Pero mi cercanía con él no es mayor que mis obligaciones con el pueblo que me eligió", contestó el presidente al diputado liberacionista.

Rojas afirmó que, según registros de Casa Presidencial, Víctor Morales Zapata ha visitado 72 veces la sede de Gobierno durante lo que va del último año y medio.

Solís justificó la cantidad de reuniones con el legislador en que él ha estado nombrado en comisiones legislativas de alta prioridad para el Gobierno y que, además, ha sido uno de los "más asiduos" participantes en las reuniones de fracción.

El diputado Rojas también cuestionó al mandatario sobre la creación de una sociedad civil junto con Morales Zapata y Melvin Jiménez, hace más de 11 años. Según Solís, dicha sociedad tuvo como el fin de atender la situación con un terreno que en ese momento enfrentaba un campesino de la zona sur.

Presiones

Ante una consulta de La Nación sobre lo dicho por el presidente, el diputado Morales Zapata contestó que le pareció "muy entendible" el llamado que le dirigió la noche de este lunes.

El parlamentario dijo que era comprensible la solicitud por las presiones que ha habido desde la semana pasada. Tanto el candidato presidencial del PAC, como los diputados de esa fracción le han pedido dimitir.

"Me parece muy entendible lo planteado por el presidente, en virtud de toda la presión que están ejerciendo tanto propios como ajenos. En ese sentido, voy a terminar de escuchar la comparecencia para poder referirme", contestó con premura Morales Zapata, con el argumento de que para él era muy importante terminar de escuchar la comparecencia del presidente ante la comisión investigadora.

A finales de la semana pasada, el parlamentario se negó a la petición de renuncia a la curul que le hicieron en conjunto el candidato presidencial del PAC, el exministro de Trabajo, Carlos Alvarado, y la entonces presidenta del Comité Ejecutivo, Margarita Bolaños.

"Sin ambages ni ataduras"

Solo saliendo del Parlamento, según Luis Guillermo Solís, Morales Zapata podrá enfrentar "sin ambages ni ataduras" las acusaciones que le han sido endilgadas para aclararlas a través de un debido proceso.

"La transparencia en la función pública y el combate de la corrupción son pilares de mi Gobierno, junto con el crecimiento económico con equidad y la reducción de la pobreza. Así lo hemos hecho durante los tres años y cuatro meses de mi gestión y así lo seguiremos haciendo hasta el próximo 8 de mayo", recalcó el presidente al referirse al caso de Morales Zapata.

De igual manera, el mandatario se esforzó por aclarar que el presidente de la República no tiene amigos, al hacer referencia a la "estrecha amistad" que se le atribuye con Melvin Jiménez, exministro de la Presidencia, Mariano Figueres, director de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) y el congresista Morales.

"El Presidente de la República tiene una ciudadanía a la que debe responder y ninguna relación de amistad personal debe ensombrecer las elevadas obligaciones que tengo con el país, so pena de debilitar nuestra institucionalidad democrática", recalcó.