Incentivos equivaldrán al 42% frente a 41,7% de salarios base

 21 noviembre
Para el 2018, el MEP tendrá una planilla de 85.140 funcionarios.
Para el 2018, el MEP tendrá una planilla de 85.140 funcionarios.

A partir del próximo año, al Ministerio de Educación Pública (MEP) le saldrán más caros los incentivos que paga a los docentes que el propio salario base de sus funcionarios.

De esta manera, la institución se unirá, en 2018, a las 82 entidades públicas que destinan más dinero al pago de beneficios que al de remuneraciones básicas; con la diferencia de que el MEP tiene la planilla más grande del país: 85.140 funcionarios para el otro año.

El año entrante, el Ministerio destinará para el pago de sobresueldos ¢659.549 millones (un 42% del total de la partida de remuneraciones); mientras que por salario base desembolsará ¢655.730 millones (un 41,7%), según el plan de gastos que se discute en el Congreso y debe ser votado el 29 de noviembre.

Por la remuneración total de los funcionarios (que incluye incentivos y salario base) el MEP tiene presupuestado pagar el próximo año ¢1,31 billones; ¢76.163 millones más que en 2017, en donde el presupuesto para remuneraciones fue de ¢1,23 billones.

Estos datos se desprenden de información enviada por la Contraloría General de la República (CGR) y de su Informe Técnico Presupuesto 2018.

“El crecimiento automático que muestra la estructura de pluses salariales vigente en un contexto de estrechez fiscal, incide en elincremento del desequilibrio en las finanzas públicas”, CGR.

Los sobresueldos que reciben los docentes incluyen pagos adicionales al salario base por su desempeño (anualidad), por laborar en instituciones ubicadas en los distritos de bajo y muy bajo nivel dedesarrollo socioeconómico o en zonas calificadas como “incómodas o insalubres”.

También reciben un pago adicional por "recargos" que incluyen tareas como dirigir la huerta de la escuela, atender a alumnos con problemas de aprendizaje, labores en biblioteca o coordinar las cooperativas estudiantiles. En total son 50 tipos de recargo y la mayoría otorga un 50% adicional del salario base.

Reinaldo Ruiz, director de Planificación Institucional del MEP, justificó "totalmente" el incremento de los rubros de incentivos salariales para el próximo año porque "son necesarios para cumplir con preceptos de judiciales, de acceso y vinculantes con el MEP".

"Los sobresueldos o incentivos ya existentes gozan de su respaldo técnico, jurídico y legal y muchos de estos en razón de no poder contar con la autorización del total de plazas nuevas que se requieren para cubrir servicios esenciales en los centros educativos, se hace necesario utilizar la figura del recargo de funciones para poder solventar dichas necesidades (seguridad, limpieza, atención de estudiantes)" , explicó el funcionario.

Para el 2018, el Ministerio contará con 2.638 plazas nuevas que también incidirán en el incremento en el pago de remuneraciones y de incentivos.

Ruiz manifestó que el proyecto del presupuesto 2018, "estuvo basado en un intenso ejercicio de racionalidad del gasto público, sin detrimiento en las inversiones estratégicas contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo".

Crisis fiscal

El ente contralor añade en el Informe Técnico Presupuesto 2018, que es la primera vez, desde el 2008, que en el MEP el grupo de “incentivos salariales” supera en participación la partida “remuneraciones básicas”.

"Lo anterior, evidencia un aspecto a tomar en cuenta en las medidas de contención del gasto fiscal", indica la entidad, en el caso del MEP.

La Contraloría también hace un análisis del aumento de los incentivos, en general, en todo el Gobierno central para el próximo año.

Según indica, en 2008 se gastaban ¢90 en incentivos salariales por cada ¢100 gastados en remuneraciones básicas; esta relación creció "ininterrumpidamente" hasta ubicarse en ¢108 en incentivos por cada ¢100 en remuneraciones básicas, en 2016. En 2017 bajaría a ¢107 (con datos del presupuesto ajustado a agosto) y en 2018 ascenderá a ¢109, según las cifras del proyecto de presupuesto para ese año.

"El crecimiento automático que muestra la estructura de pluses salariales vigente en un contexto de estrechez fiscal, incide en el incremento del desequilibrio en las finanzas públicas", advierte la CGR.

La Contraloría dijo en el informe Evolución fiscal y presupuestaria del sector público, dado a conocer en agosto de este año, que las órdenes que emanan desde Zapote para contener el gasto en el pago de salarios para empleados públicos “son claramente insuficientes” ya que “no comprenden un cambio definitivo y sostenible en el tiempo en materia de empleo público”.

“Dentro de la coyuntura fiscal actual (...), el ajuste hacia la sostenibilidad, por ejemplo, en el tema de las remuneraciones,necesariamente implica medidas estructurales, más allá del congelamientode plazas y/o restricciones en el llenado de vacantes, tal como ha ocurrido en las últimas directrices de contención de gasto”, destacó la CGR en su informe

Reinaldo Ruiz indicó que, como propuesta de solución para frenar el crecimiento de incentivos, el MEP ordenó no crear nuevos pluses salariales.

Durante este año, el Ministerio y los sindicatos (ANDE-SEC y Sitracome) negociaron el pago de un nuevo plus por "peligrosidad" para los docentes por trabajar en zonas con riesgo de desastre, dengue o crímenes y, de esta forma, cumplir con el artículo 17 de la convencióncolectiva que estipuló, en el 2013, la creación de una comisión temporal para definir el pago de ese incentivo.

En julio Yaxinia Díaz, directora de Recursos Humanos del MEP, aseguró a este medio que la propuesta para el nuevo plus tenía que estar terminada a más tardar en diciembre, para que se hiciera efectiva en el 2018.

El Estado de la Educación también ha sido crítico de los incentivos del sector docente. El VI Informe del Estado de la Educación dado a conocer en setiembre señaló que los incentivos y recargos que el Ministerio paga a sus docentes representan un gasto de muchos millones que no se traduce en mejoras de la calidad dela educación ya que están “desligados de cualquier medición de desempeño”.

En agosto, también la Organización para el Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomendó una revisión de la manera en que se utilizan los recursos en educación pues considera que la alta inversión del Estado en el sector no se refleja en una alta calidad.