Vivir

Plutón y Marte revelaron sus secretos en el 2015

Actualizado el 29 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

Hallazgos de agua salobre y de actividad geológica son los grandes hitos del año

Vivir

Plutón y Marte revelaron sus secretos en el 2015

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El 2015 fue un año en el que los astros brillaron, literalmente, para la comunidad científica que investiga el espacio.

Varios hallazgos y misiones dentro y fuera del Sistema Solar ayudaron a despejar incógnitas sobre cuerpos celestes muy lejanos, en el afán humano por hallar indicios de vida.

Importantes revistas científicas como Science y Nature , así como expertos consultados por La Nación ,coinciden en que los descubrimientos de la misión New Horizons de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) en Plutón constituyen el hito astronómico del 2015.

El pasado 14 de julio, dicha sonda realizó un acercamiento histórico a 12.500 kilómetros de Plutón y a 28.800 kilómetros de Caronte, la más grande de sus cinco lunas.

“El evento más relevante son los hallazgos ‘planetológicos’ sobre el planeta enano Plutón y su enorme satélite natural Caronte.

”La variedad de su geología es extraordinaria. Todo esto fue posible gracias al magnífico trabajo de los ingenieros y científicos que diseñaron el equipo, el cual permitió tomar fotografías como nunca antes”, opinó el físico costarricense José Alberto Villalobos.

El investigador principal de la misión, Alan Stern , fue incluido en la lista de personajes más destacados del 2015, según la revista Nature .

“Lo más fascinante de Plutón es que su geología sigue activa 4.500 millones de años después”, afirmó Stern en una entrevista, vía correo electrónico, concedida a este medio en octubre.

Mundos pequeños. Meses antes de que New Horizons se acercara a Plutón, la misión Dawn ya había hecho historia al convertirse en la primera sonda en orbitar un planeta enano: Ceres.

“Dawn fue lanzada en setiembre del 2007 y en marzo del 2015 obtuvo los datos morfológicos de la superficie de Ceres”, explicó Lela Taliashvili, directora del Centro de Investigaciones Espaciales de la Universidad de Costa Rica (Cinespa).

Para José Alberto Villalobos esa misión hizo un significativo aporte a la ciencia planetaria.

“Antes del 2006, Ceres era conocido como el asteroide de mayor tamaño en la banda de asteroides entre Marte y Júpiter. Dawn descubrió interesantes montañas y un salar (desierto de sal), que posiblemente esté encima de un extenso océano, quizás con alguna posibilidad de albergar algún tipo de vida primitiva”, declaró el especialista.

La misión Dawn fue la primera en estudiar un planeta enano:Ceres | NASA NASA/JPL-CALTECH
ampliar
La misión Dawn fue la primera en estudiar un planeta enano:Ceres | NASA NASA/JPL-CALTECH

Rumbo a Marte. El Planeta Rojo alcanzó este año un protagonismo digno de una estrella de Hollywood. Incluso la meca del cine dedicó una película – The Martian – al tema de la exploración marciana. En setiembre pasado, la NASA informó sobre los hallazgos más recientes de la misión Mars Reconnaissance Orbiter (MRO): ríos de agua salobre que tienen forma de vetas oscuras y angostas. Esas franjas son la evidencia más contundente hasta la fecha de que existe agua líquida fluyendo, intermitentemente, en ese planeta.

En noviembre, la misión MAVEN – reveló que la atmósfera de Marte, hoy delgada y tenue, se volatilizó por acción de los vientos solares. Esto no sucede en la Tierra, pues nuestro planeta cuenta con campo magnético que la protege de la acción solar.

La información recabada por dicha sonda reveló, además, que Marte posee auroras .

En nuestro planeta, tales espectáculos luminosos se aprecian en los cielos de las zonas polares, pero en Marte presentan un patrón disperso.

Para la NASA, el programa de exploración a Marte es una prioridad y en octubre dio a conocer un documento en el que expone cuáles son los próximos pasos en su viaje al Planeta Rojo.

Asteroide. La Agencia Espacial Europea (ESA) también dio de qué hablar con la nueva información recopilada por la sonda Rosetta , que “persigue” al cometa 67/P Churyomov-Gerasimenko.

En noviembre del 2014, el robot espacial Philae –a bordo de la sonda Rosetta– se posó, por primera vez sobre la superficie de un cometa. Debido a que estos cuerpos son los residuos de la formación del sistema solar, la información que ofrecen es muy útil para entender cómo se formaron los planetas, incluida la Tierra.

“Los datos enviados por esa sonda sobre los gases y polvo del cometa sugieren una diferencia particular entre el agua de la Tierra y el agua de este cometa. Esto hace pensar que el agua de la Tierra no necesariamente se originó por las colisiones de antiguos cometas, sino que también hay un significativo aporte de la Tierra misma, a través de la contribución de gases expelidos por volcanes”, analizó Villalobos.

  • Comparta este artículo
Vivir

Plutón y Marte revelaron sus secretos en el 2015

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota