Vivir

No todos los lugares que reciben animales son centros de rescate

Actualizado el 20 de julio de 2013 a las 01:08 pm

Especies silvestres requieren cuidados especiales y no pueden ser tratadas como domésticas

Algunos establecimientos aducen ser centros de rescate para tener colecciones de animales

Vivir

No todos los lugares que reciben animales son centros de rescate

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El cuido de estos cuatro tiburones gata, decomisados en playas de El Coco en Guanacaste, requieren de infraestructura especial así como personal especializado para su atención. (Mayela López)

Todo centro de rescate, zoocriadero y zoológico debe estar inscrito en el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), institución que les demanda un plan de manejo así como contar con un biólogo y veterinario ya que la atención de vida silvestre es compleja.

Aunque el país cuenta con 253 establecimientos -entre centros de rescate, zoocriaderos y zoológicos- que están debidamente inscritos, muchos otros funcionan bajo la etiqueta sin regulación alguna.

"Hemos notado la existencia de lugares que tienen vida silvestre pero no están reportados", declaró José Joaquín Calvo, gerente de Vida Silvestre del Sinac, y agregó: "Algunos hoteles crean centros de rescate pequeños a la par y muchas veces hacen cosas que no están dentro de lo correcto".

Según Calvo, esto también propicia la extración y tráfico de vida silvestre, ya que algunas personas ven una oportunidad de ingreso económico si venden animales a estos hoteles o centros turísticos.

"Nos hemos enterado que la gente está llevando animales sanos a centros de rescate clandentinos y el problema con eso es que, animales que pueden ser liberados, se quedan en exhibición. A nosotros nos llegan animales enfermos o heridos que ellos no reciben. Eso lo hemos estado viendo desde hace un año", comentó Joseph González de Zoo Ave.

"Desgraciadamente esta gente se hace llamar centro de rescate y las personas llevan al animal que encuentran herido o golpeado a esos lugares, pero estos establecimientos no cuentan con infraestructura, no tienen personal especializado y muchas veces esperan que el animal no se muera para tenerlo cautivo. Ese es uno de los grandes problemas con que estamos lidiando", manifestó Marta Cordero, veterinaria del centro de rescate Las Pumas.

También existen los establecimientos que, aunque con buenas intenciones, atienden animales pues no cuentan con el conocimiento necesario para manejar vida silvestre y esto pone en peligro tanto a la persona como al animal.

"Hay gente que dice que ama los animales y se meten a tener un centro de rescate. Ahí es donde viene el problema porque una cosa son los animales domésticos y otra es vida silvestre, la cual en cualquier momento puede morder, aruñar y picar. Una animal silvestre se maneja muy diferente a uno doméstico", destacó Calvo.

PUBLICIDAD
Por más tiempo que haya pasado un animal silvestre con la persona, estos son impredecibles y pueden reaccionar con rasguños o mordiscos.
ampliar
Por más tiempo que haya pasado un animal silvestre con la persona, estos son impredecibles y pueden reaccionar con rasguños o mordiscos. (Mayela López)
"Ahora se está dando que personas con refugios de perros y gatos, aunque aprecio mucho el trabajo que hacen, se están metiendo a cuidar animales silvestres. Entonces, un perro o un gato no lo diferencian de una lora o un felino y lo quieren tener igual de mimado. Un animal doméstico se puede chinear, un animal silvestre requiere otro manejo", señaló Cordero.

Diagnóstico. Dada esta situación, el Sinac unió esfuerzos con la organización Humane Society International (HSI), la Escuela de Medicina Veterinaria y el Instituto Internacional en Manejo de Vida Silvestre de la Universidad Nacional (UNA) para desarrollar una estrategia para el manejo de fauna silvestre en cautiverio.

"Actualmente no se cuenta con un registro nacional actualizado de los lugares que mantienen y manejan fauna en cautiverio. Se conoce de la existencia de decenas de lugares que manejan animales, pero se desconoce la situación particular de cada sitio o de las especies que manejan y el número de individuos por cada una", señaló el Sinac en un comunicado de prensa.

En una primera fase, se realizará un diagnóstico para identificar y conocer los establecimientos que manejan animales silvestres tantos los que se encuentran inscritos como aquellos en manos particulares. Se categorizarían los sitios según lo que establece la legislación vigente.

Para una segunda fase, la idea es evaluar las condiciones de manejo en que operan estos establecimientos, sus programas y aspectos de medicina veterinaria.

"Una gran cantidad de zoológicos, zoocriaderos y centros de rescate, han sido utilizados tradicionalmente para ubicar a los animales decomisados o rescatados. Desde hace algunos años se ha dado un auge en el establecimiento lugares dedicados al manejo de animales rescatados o decomisados. La cantidad de individuos que se encuentran en cautiverio en estos establecimientos realmente es importante: hace 10 años habían en cautiverio, solamente en cerca de 30 lugares, más de 400 lapas rojas, más de 100 lapas verdes, más de 80 felinos (de seis especies), además de 100 monos de las cuatro especies que existen en el país", detalló el Sinac en el comunicado.

  • Comparta este artículo
Vivir

No todos los lugares que reciben animales son centros de rescate

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota