Costarricense cursa el cuarto grado en la escuela La Trinidad de Moravia

Por: Manuel Herrera 5 mayo

Andrey Ramírez camina con pasos de gigante para conquistar sus sueños. Apenas tiene nueve años, pero su edad no es obstáculo para demarcar una ruta al éxito.

El rostro de Andrey, de La Trinidad de Moravia, dejó el anonimato el domingo, día en que apareció en el programa de talentos Little Big Shots, que transmite la cadena estadounidense NBC.

Ramírez fue seleccionado para mostrar sus habilidades como cantante y guitarrista en la segunda temporada de ese show, que conduce el comediante Steve Harvey.

Más que un golpe de suerte, su participación en el programa representó un premio a esa disciplina de la que hoy habla, la misma con la que espera llegar a los principales escenarios internacionales.

Toda la corta vida de Andrey Ramírez ha sido influenciada por la música: su madre, Andrea López, es maestra de música; y su padrastro, Nelson Álvarez, es productor musical y pianista del músico argentino Adrián Goizueta.

"Durante toda la vida mi mamá me ha enseñado música, y a los cuatro años le pedí que me comprara una guitarra. Ella me la compró y me empezó a ensañar. Cantar a mí nadie me enseñó antes, pero ahora sí estoy en clases de canto con una muchacha que se llama Katherine Brown. Ella viene a mi casa y me da clases", cuenta Ramírez.

Andrey es guitarrista desde los cuatro años de edad. Él tiene nueve años.
Andrey es guitarrista desde los cuatro años de edad. Él tiene nueve años.

En el proceso también contribuye Álvarez, quien le ayuda en las grabaciones de estudio. De hecho la familia tiene acondicionado y equipado un espacio de la casa para que funcione como un estudio de grabación.

En la industria mundial, el niño admira a cantantes como Bruno Mars y Michael Jackson o a bandas como los Beatles, The Who y The Police.

"La música está en todo y me hace feliz", afirma Andrey Ramírez, quien se describe como un gran soñador que además de músico quiere ser programador de videojuegos y chef.

De la mano. La afición que Andrey tiene por la música no lo ha llevado a sacrificar ni sus gustos de niño ni sus responsabilidades como estudiante de cuarto grado de la escuela La Trinidad de Moravia. Incluso su madre destaca que Andrey es un alumno de "puros cienes".

Por eso luego de ir a la escuela, Andrey tiene tiempo para practicar música, jugar videojuegos, basquetbol y armar el cubo de Rubik, aunque en esto último solo tarde minuto y medio porque así se lo enseñó YouTube. También es aficionado a la tecnología y hace cosplay con su tío.

"Uno tiene tiempo para todo. A mí me va bien en la escuela y me da tiempo de hacer todo lo que tengo que hacer en mi día. Juego, practico música y estudio. Nada más tengo que medir mi tiempo", destaca.

Andrey Ramírez ahora busca impulsar a los niños a cumplir sus sueños, en ese sentido, él y su familia trabajarán en un proyecto que buscará poner en el ojo público el talento de los pequeños, con el propósito de potenciarlos y encaminarlos a un eventual éxito.

De ese proyecto se conocerá en los próximos meses, pero buscará exactamente lo mismo que logró Andrey tras su aparición en el programa de NBC.

Ahí, Andrey Ramírez llegó impulsado por una amiga suya y de la familia: la cantante de animé Jade. "Ella nos dijo que hiciéramos un casting para ir al programa, mandamos un video casero y nos aceptaron", recuerda Andrey.

El talentoso niño acepta que en un principio él y su familia estaban escépticos con la escogencia, pero cuando les notificaron de que sí participaría, aquello "fue una locura".

"Yo no podía creer que estaría en un programa con una producción tan grande y que fuera en Estados Unidos. Little Big Shots no es un concurso, es un show que busca seleccionar talentos mundiales para resaltarlos ahí", dice.

A pesar de los meses que han pasado desde aquella aparición (el programa se grabó en junio de 2016), los momentos que vivió antes, durante y después de la producción permanecen intactos en él.

"El programa me encantó. La entrevista (con Steve Harvey) fue divertidísima. Además hice muchos amigos como Jonathan y Jacob que son hermanos de la India y que ahora son amigos. Estaba súper alegre representando allá a Costa Rica y que todo la gente pudiera ver lo que yo hago y lo disfrutaran. Espero que les haya gustado", dice en medio de una risa simpática y contagiosa.

Con esos mismos ánimos, invita a niños y adultos a acompañarlo en su primer concierto en vivo con su banda (integrada por su madre, en la guitarra; y su padrastro, en el piano. Además de Alejandro Castro, en el bajo, y Kin Rivera Jr., en la batería). En los coros los acompañarán las cantantes Laura Naranjo y Katherine Brown.

Andrey Ramírez comparte su afición por la música con su madre Andrea López.
Andrey Ramírez comparte su afición por la música con su madre Andrea López.

La presentación será el miércoles 17 de mayo a las 8 p. m. en el Jazz Café de San Pedro y durante el show, Andrey se acompañará de algunos cantantes nacionales que "serán sorpresa".

Durante el concierto, Andrey se presentará con música de The Beatles, Queen, Police, Bob Marley, Extreme, Oasis, Coldplay, Maroon 5, Pharrel Williams y presentará su primera canción original.

La entrada costará ¢4.000 y puede solicitar la compra a través de las páginas de Facebook de la estrella infantil.

Andrey dice que planifica su tiempo para poder cumplir con sus responsabilidades en el escuela, con la música y dedicarle tiempo a su entretenimiento como niño.
Andrey dice que planifica su tiempo para poder cumplir con sus responsabilidades en el escuela, con la música y dedicarle tiempo a su entretenimiento como niño.