Sucesos

La primera llamada de auxilio que salvó a decenas

Actualizado el 09 de enero de 2015 a las 12:00 am

Sucesos

La primera llamada de auxilio que salvó a decenas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Tatiana López (con 7 meses de embarazo), Aracelio García y su hijo de 5 años lograron sobrevivir a la tragedia. | GRACIELA SOLÍS

La celebración de su cumpleaños número 41, junto con su esposa embarazada y su hijo de cinco años, se convirtió en minutos en una desgracia para el estadounidense –quien reside aquí– Aracelio García.

El agua empezó a inundar el barco en el que se dirigía con su familia y decenas de personas a pasar un día tranquilo en la isla Tortuga. “Supuestamente, tenían las ventanas del cuarto de máquinas abiertas y como el agua estaba muy picada, empezó a entrar”, declaró.

Mientras la embarcación se hundía, Aracelio pudo tomar su teléfono celular y pedir auxilio a un empleado, con quien labora en una marina.

“Le digo: ‘¡Pablo, necesito que llames a la marina y vengan todos los botes que puedan porque nos estamos hundiendo¡’”.

Al otro lado de la línea, Pablo Sandino le pidió a su jefe que no bromeara, pero García le respondió: “¡No, la cosa es en serio!”, y la llamada se cortó.

Tres muertos en naufragio de catamarán en Pacífico costarricense (Kenneth Barrantes)

El capitán del barco, de apellido Tenorio, y la tripulación pidieron por primera vez a los pasajeros que se pusieran los chalecos salvavidas y que se movieran hacia la izquierda pues la nave se hundía hacia el costado derecho.

La imagen quedó grabada en la memoria de Tatiana López, la esposa de García.

“Fue inmediato, el bote se viró. A algunos nos dio tiempo de ponernos los chalecos, pero a otros no”, recordó ella.

Luego, los tripulantes dieron la indicación de que mujeres y niños subieran a las balsas.

García seguía tratando de poner a salvo a su familia.

“Yo no pude ponerme un life jacket (chaleco). Lo tenía agarrado a él (al hijo) y a la señora mía. También tenía a un niño en el hombro que estaba perdido llamando a la mamá. Logré ponerlos en la balsa y yo me quedé guindando de la balsa”.

Dieciséis minutos después de aquella llamada, Sandino llegó con el primer bote de ayuda.

“Encontramos como a 40 o 50 personas flotando. Como yo tengo años de experiencia, les dije a los marineros: ‘Bueno, vamos a tirar una cuerda y a tratar de sacar a la gente, pero fue complicadísimo porque las olas allá son de seis pies. Hice hasta lo imposible, todo el mundo quería ayuda”, recordó ayer Sandino, luego de llevar a tierra firme a decenas de náufragos.

“Con el inglés que uno ha practicado, hablé con la gente y los fui acomodando para que fueran subiendo a la lancha. El capitán (Tenorio) me dijo que tenía a dos heridos en la balsa, pero cuando me subí a la balsa comprobé que estaban fallecidos”, agregó en su relato.

Un bote mercante pasó por la zona y dio la señal de Mayday con la posición exacta.

Las naves de Guardacostas se dirigieron al sitio del percance. También acudieron dos helicópteros del Ministerio de Seguridad Pública, así como miembros de la Cruz Roja Costarricense y del Cuerpo de Bomberos.

  • Comparta este artículo
Sucesos

La primera llamada de auxilio que salvó a decenas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota