Opinión

EDITORIAL

Ante la invitación de don José María Figueres

Actualizado el 12 de diciembre de 2016 a las 03:43 pm

Este diario no organiza espectáculos públicos ni reuniones políticas, pero gustoso acepta la oferta de entrevistar en extenso al exmandatario

Una entrevista de esa naturaleza sería más útil que una serie de preguntas inconexas, propias de los foros promovidos por el expresidente

Opinión

Ante la invitación de don José María Figueres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Don José María Figueres enfrenta los cuestionamientos surgidos de nuestras informaciones con argumentos ensayados hace décadas, en circunstancias muy diferentes. La invocación de supuestas confrontaciones ideológicas con este diario procura tender una cortina de humo sobre hechos prácticos, para todos evidentes.

Las radicales distancias de pensamiento entre don José María y La Nación no existen, por lo menos para los críticos de ambos, y no encontramos en los planteamientos del exmandatario roces de importancia con nuestra línea editorial. Las distancias que el expresidente procura elevar a la categoría de confrontación ideológica surgen de actuaciones concretas de don José María, no de insignificantes diferencias de criterio sobre temas de política pública.

La ronda de presentaciones públicas del exmandatario (los llamados "contestatones") no ha servido para despejar dudas que él mismo propuso esclarecer en un principio. Las preguntas, con pocas salvedades, resultaron inocuas. Cuando surgió alguna referida a los temas álgidos, las respuestas fueron vagas.

LEA: José María Figueres oculta contrato con firma ligada a Alcatel

Al anunciar los "contestatones", don José María hizo un listado de gruesos epítetos utilizados en su contra, generalmente en las redes sociales. A nadie le dicen las barbaridades inventariadas por don José María porque tenga pensado poner o no poner impuestos a las zonas francas. Los calificativos nacen del caso Alcatel, el pago recibido de HF Desarrollos Interdisciplinarios, la permanencia del expresidente en Europa mientras se esclarecía el caso, su remoción del Foro Económico Mundial y otros cuestionamientos.

Don José María lo sabe y, cuando anunció el inicio de los "contestatones", hizo claras referencias a su deseo de responder a esos cuestionamientos, no tanto a preguntas sobre política pública. Ahora, cuando La Nación señala la ausencia del caso Alcatel en los “contestatones”, el precandidato dice que la gente está más preocupada por otros temas, como el tributario.

Ausentes los temas clave de los "contestatones", La Nación preguntó al expresidente por el contrato con HF Desarrollos Interdisciplinarios. Nadie ha visto jamás ese documento ni cualquier otro relacionado con la contratación. Según don José María, quizá exista el contrato, pero él no lo tiene y su participación en una asesoría de $906.000 se produjo en el marco de una relación de confianza con su exasesor Roberto Hidalgo, cabeza de HF Desarrollos Interdisciplinarios.

ADEMÁS: Persisten las ambigüedades en explicación de José María Figueres sobre dinero de Alcatel

Pero el exmandatario había ofrecido publicar, en su sitio de Internet, todos los documentos relacionados con hechos polémicos de su vida pública. La Nación ha insistido en conocer el contrato, elemento esencial del caso Alcatel en lo que a don José María se refiere, mas no ha habido esfuerzo alguno por darle publicidad. Hasta la fecha, el exmandatario solo ha dicho que la existencia del documento es posible.

La Nación informó de eso, como de la inocuidad de los "contestatones". Es una obligación periodística someter a comprobación las afirmaciones de quienes aspiran a cargos de elección popular. En ningún país del mundo carece de relevancia periodística el resultado de una serie de comparecencias anunciadas por un aspirante presidencial como ejercicio de transparencia. La prensa también está obligada a pedir explicaciones sobre la no materialización de la promesa de dar publicidad a los documentos.

En respuesta a esas publicaciones, don José María invoca debates ideológicos de la Guerra Fría y acusa a este diario de favorecer la candidatura de don Antonio Álvarez. En consecuencia, nos reta a organizar un "contestatón". La Nación no organiza espectáculos públicos ni reuniones políticas, pero gustosa acepta la oferta de entrevistar en extenso al exmandatario, con la promesa de publicar íntegro el diálogo en nuestra página de Internet, quizá por capítulos, porque será una entrevista inevitablemente larga.

Una entrevista de esa naturaleza sería más útil que una serie de preguntas inconexas, propias de los foros promovidos por el exmandatario, y nos permitiría contribuir con la materialización de los deseos de transparencia inicialmente expresados por don José María, cuyas respuestas llegarán a gran cantidad de ciudadanos. De inmediato comenzaremos a concertar la cita.

  • Comparta este artículo
Opinión

Ante la invitación de don José María Figueres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota