Entretenimiento

Intérprete tiene 59 años y acaba de ganar su primer Goya

Ricardo Darín: los ojos azules de la Argentina

Actualizado el 11 de abril de 2016 a las 12:00 am

La historia del cine argentino está llena de figuras, pero la estrella que deslumbra en estos tiempos es sin duda el gran Darín. El protagonista de filmes como El secretos de sus ojos (2010) y Truman (2015) es el che del que todos hablan

Entretenimiento

Ricardo Darín: los ojos azules de la Argentina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Ricardo Darím y el perro Truman, los protagonistas de la nueva cinta de Ricardo Darín. Archivo

Si Argentina fuera un maniquí, hoy Ricardo Darín sería su perfilado, elegante y prominente rostro.

Al menos así lo deja ver el cine, desde el ventanal de las butacas.

Sabemos de él por aquí y por allá y cada vez que una cinta argentina cruza las fronteras con claras intenciones de conquistar el mundo, sus ojos azules son lo primero que podemos reconocer.

Darín, quien recientemente ganó el Goya a mejor intérprete por su trabajo en Truman (2015), puede “rajar” de haber inyectado con su talento a las cintas más emblemáticas del cine che en los últimos años.

‘El secreto de sus ojos’, la cinta argentina que ganó el Óscar, gracias al aporte de Ricardo Darín. Archivo
ampliar
‘El secreto de sus ojos’, la cinta argentina que ganó el Óscar, gracias al aporte de Ricardo Darín. Archivo

¿Le suena El secreto de sus ojos ? Pues sí, Darín fue pieza clave para que esta joya de Juan José Campanella ganara el último premio Óscar para su país y lo mejor de todo es que su cosecha fílmica no estaría ni cerca de acabarse.

Estamos hablando del gran Darín: “el buena gente”, según la prensa que lo ha entrevistado; “el polémico”, según unas declaraciones que se atrevió a hacer sobre el mandato de Cristina Kirchner, y “el camaleónico portento del plató”, según sus propias destrezas en la pantalla grande.

Darín es uno de los pocos genios en pasar de la comedia al drama y de la galantería juvenil a la oscuridad del cine negro. Todo, al parecer, sin mucho esfuerzo.

“Con el tiempo, Darín ha ganado capacidad interpretativa y ha mejorado en intensidad. Está para mucho más. En Truman demuestra un crecimiento, no es el mismo Darín”, aseguró María Lourdes Cortés, historiadora del cine latinoamericano y quien ha seguido muy de cerca la carrera del actor.

Darín, quien actualmente tiene 59 años, nació en Buenos Aires un 16 de enero de 1957. Hijo de los también histriones Ricardo Darín (padre) y Renée Roxana, la carrera del artista parecía estar destinada a no alejarse nunca de las artes dramáticas.

De hecho, siendo apenas un niño, su primer trabajo lo hizo en el teatro, un espacio que a la fecha no ha abandonado y que, según Cortés, “lo mantiene siempre en gran forma”.

Darín tenía 10 años cuando protagonizó su primera obra junto a sus padres. Desde las tablas se enamoró de la profesión al punto de que en los años 80, con unos 20 años, participó en las series del productor argentino Alberto Migré, cuyas adaptaciones al teatro representaron un gran éxito en la nación albiceleste.

PUBLICIDAD

Pero para Darín, su debut en la pantalla grande había llegado varios años antes. A los 15, el incipiente actor participó en la película He nacido de la ribera (1972), de Catrano Catrani.

En la comedia musical Darín dio vida a Miguel Notari, un jovencito que soñaba con ser jugador de fútbol.

LEA MÁS: 'Truman' arrasó en los Goya con cinco premios

Sin abandonar su incursión en el teatro y en el cine, – sobre todo en películas destinadas al público adolescente–, en los años 90 Darín dio su primer golpe a la fama: protagonizó la comedia televisiva Mi cuñado , y a partir de ahí ya nadie pudo fingir que no lo conocía.

Tanto fue su éxito, que en el 2012 Telefé de Argentina reprogramó la serie en su programación regular, algo que, sin embargo, no agradó mucho al actor.

“Hubiera preferido que no lo hicieran porque ese programa significó mucho para mí. Dejé la piel trabajando ahí y no quiero que quede una imagen distorsionada”, opinó Darín a la revista argentinaPerfil.

“Nos metieron en un paquete con El superagente 86 y La Pantera Rosa . Es un combo de caricaturas (se ríe)”, agregó el actor, que si algo lo caracteriza es que no tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa.

El caso es que Mi cuñado marcó un antes y un después en la carrera del intérprete: ser estrella de cine era el próximo paso, pues era claro que tenía pasta para trascender la pantalla chica y ser algo más que un actor de relleno en el celuloide.

Uno de sus primeros protagónicos en el cine fue Perdido por perdido (1993), una cinta en la que el artista encarna un hombre en quiebra, dispuesto a todo por no perder el lugar donde vive.

Pasaron seis años hasta que llegó El mismo amor, la misma lluvia (1999), la primera actuación bajo el mando de Juan José Campanella y el inicio de un vuelo actoral que aún no se detiene y no parece tener boleto de retorno.

El filme lo dotó con el premio a mejor actor de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, el famoso Cóndor de Plata. Fue el primero de cinco galardones del mismo tipo, o por decirlo así, el primer espaldarazo de su patria.

PUBLICIDAD
¡Feliz! Así celebró Ricardo Darín su primer premio Goya, el cual consiguió por su trabajo en  Truman .  AFP
ampliar
¡Feliz! Así celebró Ricardo Darín su primer premio Goya, el cual consiguió por su trabajo en Truman . AFP

Conquistar el mundo. Cuando Argentina se rendía a sus pies, Darín hizo una jugada maestra: se quitó por completo la imagen de galán y se metió de lleno en una cosa muy seria: Nueve reinas (2000), un thriller de intriga dirigido por Fabián Bielinsky.

En la cinta hacía de Marcos, un “estafador de poca monta” a punto de dar un golpe millonario.

Ya para ese entonces, Darín había cambiado. Su discurso era respetado, su imagen adorada, su trabajo agasajado. Era tiempo de seguir conquistando al mundo y no desfallecer en el intento.

Lo hizo protagonizando filmes como El hijo de la novia (2002), con que Argentina optó por un Óscar de la Academia de la mano del propio Campanella, o El aura (2005), con la que Darín volvió a ganar el Cóndor de Plata.

Pero el filme que lo terminó de encumbrar, sin duda, fue El secreto de sus ojos (2010), la flamante ganadora del Óscar en la rama de mejor filme extranjero.

“Fue casi un milagro... porque nuestra cinta se abrió camino entre filmes realmente buenos”, dijo Darín en aquel entonces, destilando humildad.

Además, nunca se echó flores por su trabajo y se limitó a decir: “Me parece que es un gran premio para Campanella”, con quien sumaba su cuarta película.

El no se echó los méritos, pero no hacía falta. El planeta entero reconoció su trabajo y Argentina su gran valía. Ya no solo era un actor, era una personalidad pública con gran peso de opinión e influencia.

Tanto así que un día se atrevió a criticar a Cristina Kirchner –presidenta de su país en aquel entonces– y su palabra llegó hasta los oídos incómodos de la mandataria.

“Quisiera que alguien me explicara el crecimiento patrimonial de los Kirchner”, dijo Darín, entre otras cosas, a la revistaBrando .

La respuesta de la presidenta fue casi inmediata, por medio de una carta abierta.

LEA MÁS: ‘Relatos salvajes’: una película a lo bestia

“¿No sé si sabe que soy una cinéfila total? Pero bueno, como usted imaginará no le envío la presente solo para comentarle la cartelera cinematográfica”, escribió Kirchner con tono irónico, para luego refutar todo lo que habría dicho el actor.

Rebelde de oro. A Darín le preguntaron sobre Hollywood y dejo claro que la meca del cine simplemente le vale un bledo.

“¿Para qué?, no me interesa”, dijo el intérprete sin reparos al programa argentino Animales sueltos .

Confesó, incluso, que rechazó al cineasta Tony Scott cuando este le hizo una oferta para trabajar en Hombre en llamas , junto a Denzel Washington.

“Me jodía que el director dijera que no aceptaba un no por respuesta”, añadió en el programa argentino Animales sueltos .

Lo que para muchos podría parecer una desfachatez, para Darín la respuesta a Scott fue algo salido del corazón.

“Me molestó que dijeran que quería más dinero. ¿Mejor de lo que yo vivo? Yo me pego dos duchas calientes por día. La ambición te puede llevar a un lugar muy oscuro. Tengo mucho más de lo que necesito”, argumentó.

Y por eso Darín continúa engrandeciendo el cine latinoamericano y escribiendo con letras de oro su exitosa carrera.

Aunque solo es protagonista de una  de las  seis  narraciones de ‘Relatos salvajes’, es innegable el aporte que Darín le hace a la cinta. Archivo
ampliar
Aunque solo es protagonista de una de las seis narraciones de ‘Relatos salvajes’, es innegable el aporte que Darín le hace a la cinta. Archivo

Como si fuera poco, en el 2011 Darín volvió a sorprender a todos. En cuestión de dos años los hizo reír con Un cuento chino (2011) y los compungió luego con Tesis sobre un homicidio (2013), un thriller psicológico de gran peso.

Y su aporte sigue creciendo. El año pasado, con Relatos salvajes , colaboró para que Argentina volviera estar nominado a un premio Óscar.

Además, con Truman –filme que se estrenó este fin de semana en los cines ticos– hizo que España cayera rendida literalmente a sus pies. La cinta conquistó cinco premios Goya, incluyendo mejor actor y mejor película.

LEA MÁS: Truman , el filme con el que Ricardo Darín conquistó España

Actualmente, disfrutamos del Darín que evolucionó sin freno. Del galán juvenil de regular peso al rufián de Nueve reinas , y del vengador obsesionado de El secreto de sus ojos al irónico y risible moribundo de Truman.

He aquí al rostro de Argentina. La estrella que brilla alto y de la que todavía se desconoce el techo. De su futuro, ya veremos.

 Para no perderse. Repase diez películas que marcaron la carrera de Ricardo Darín.

1)  He nacido en la ribera  (1972)

-Una de las primeras cintas del actor. Tenía tan solo 15 años cuando el intérprete encarnó en el cine Miguel Notari, un niño que se prepara para ser futbolista.

Sinopsis: Miguel Notari es un joven que se prepara para ser jugador de fútbol. La acción se sitúa en el porteño barrio de La Boca a principios de los años '70. Notari llega a ser profesional y juega en Primera División en el club "Del Plata". Tomado de Filmaffinity

 

2) El mismo amor, la misma lluvia  (2000) 

-Un drama romántico es la película en la que Darín logra su primer Cóndor de Plata, premio al mejor actor que entrega la Asociación de Cronistas de Argentina.

Sinopsis: Argentina, años 80. La represión del gobierno militar, la guerra de las Malvinas, el retorno de la democracia, la crisis económica y la llegada de Menem al poder son el telón de fondo de la historia de Jorge y Laura. Él (Ricardo Darín) es una joven promesa de la literatura argentina, pero vive de los cuentos románticos que escribe para una revista de actualidad. Ella (Soledad Villamil) es una camarera que espera el regreso de su novio, un artista que ha montando una exposición en Uruguay y del que hace tiempo que no tiene noticias. Una noche se conocen y no tardan en irse a vivir juntos, pero la convivencia se deteriora y la relación se rompe. Tomado de Filmaffinity.com

3) Nueve reinas  (2001)

-Segundo Cóndor de Plata de su carrera. La cinta trata de Juan y Marcos (Darín), dos estafadores de poca monta que se ven envueltos en un asunto que los puede hacer millonarios.

Sinopsis: Buenos Aires. Juan y Marcos son dos estafadores de poca monta, uno joven y un veterano en el arte del timpo, que casualmente se ven envueltos en un asunto que les puede hacer millonarios: tienen menos de un día para hacer una estafa que no puede fallar.  Tomado de Filmaffinity.com 

 

4)El hijo de la novia (2002)

-Además de ganar nuevamente el Cóndor de Plata, con esta película Argentina optó por un Óscar de la Academia: el de mejor película de habla no inglesa.

Sinopsis: Rafael dedica 24 horas al día a su restaurante, está divorciado, ve muy poco a su hija, no tiene amigos y elude comprometerse con su novia. Además, desde hace mucho tiempo no visita a su madre, internada en un geriátrico porque sufre el mal de Alzheimer. Una serie de acontecimientos inesperados le obligan a replantearse su vida. Entre ellos, la intención que tiene su padre de cumplir el viejo sueño de su madre: casarse por la Iglesia.. Tomado de Filmaffinity.com

5) El aura (2005)

-En un oscuro thriller Darín vuelve a sorprender con su versátil trabajo. Ahora da vida a un taxidermista que guarda una extraña obsesión. Cuarto Cóndor de Plata.

Sinopsis: Esteban Espinosa (Ricardo Darín) es un hombre honrado, aunque taciturno y hosco. Es un taxidermista que, aislado en su taller, dedica el tiempo a dar apariencia de vida a la materia muerta. Pero, detrás de sus ojos fríos, arde un deseo oculto, una extraña obsesión en un hombre honrado: durante los últimos años, una y otra vez, ha imaginado y planeado los golpes más perfectos y brillantes, fruto de una inteligencia que, según él, lo diferencia de los demás. Lo que ocurre fuera de su taller: la lucha de "tontos contra tontos", policías y ladrones no tiene nada que ver con él..Tomado de Filmaffinity.com

 

 

6) XXY (2007)

-Dirigido por Lucía Puenzo, Darín saca las garras como el padre de una joven conflictuada  por una  particular niñez.  La cinta, que ganó el Goya a mejor filme extranjero, se las trae.

Sinopsis: Álex (Inés Efron) es una singular adolescente de quince años que esconde un secreto. Poco después de su nacimiento, sus padres, Kraken (Ricardo Darín) y Suli (Valeria Bertuccelli), decidieron dejar Buenos Aires para vivir, aislados del mundo, en una cabaña de madera a orillas del mar. Lo que pretendían era que su hija creciera libre de cualquier tipo de prejuicios, protegida y feliz, hasta que llegara el momento de decidir qué camino debía seguir.Tomado de Filmaffinity.com

 

 

7) El secreto de sus ojos (2010)

-La cinta que ganó el premio Óscar a mejor filme extranjero tuvo como estrella a Darín. Como un oficial obsesionado con un violento crimen, volvió a ganar el Cóndor de Plata.

Sinopsis: Argentina. Benjamín Espósito es oficial de un Juzgado de Instrucción de Buenos Aires recién retirado. Obsesionado por un brutal asesinato ocurrido veinticinco años antes, en 1974, decide escribir una novela sobre el caso, del cual fue testigo y protagonista. Reviviendo el pasado, viene también a su memoria el recuerdo de una mujer, a quien ha amado en silencio durante todos esos años.Tomado de Filmaffinity.com

 

8) Un cuento chino (2011)

-La comedia ganó el Goya a mejor filme Iberomericano y Darín volvió a brillar. En ella dio vida a Roberto, un ostinado ferretero a quien un oriental caído del cielo le cambia la vida

Sinopsis: Roberto, un hombre marcado por un duro revés que arruinó y paralizó su vida hace más de veinte años, vive atrincherado frente al mundo y en completa soledad en su ferretería. Sin embargo, un día, un extraño acontecimiento logra sacarlo de su aislamiento y ponerlo de nuevo en contacto con la realidad: en su vida aparece un chino que no sabe una palabra de español, y Roberto desea devolver al joven con los suyos..Tomado de Filmaffinity.com

 

 

9) Relatos salvajes (2015)

-Como un hombre enfurecido  con las autoridades de tránsito de su país, Darín colaboró para el gran éxito de la cinta, que estuvo nominada al Óscar y ganó el Bafta..

Sinopsis: La película consta de seis episodios que alternan la intriga, la comedia y la violencia. Sus personajes se verán empujados hacia el abismo y hacia el innegable placer de perder el control, cruzando la delgada línea que separa la civilización de la barbarie.Tomado de Filmaffinity.com

 

 

10) Truman (2015)

-Es la última joya de Darín y le ha deparado un premio Goya a mejor actor. Ahora se mete en la piel de Julián, quien vivirá intensos momentos con un amigo que no veía hace años.

Sinopsis: Julián y Tomás, dos amigos de la infancia que han llegado a la madurez, se reúnen después de muchos años y pasan juntos unos días inolvidables, sobre todo porque éste será su último encuentro, su despedida..Tomado de Filmaffinity.com

 

 

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ricardo Darín: los ojos azules de la Argentina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota