Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Steve Jobs’ es un relato por el cuello

Actualizado el 15 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Enorme la dupla de guionista y director en filme biográfico que es joya del cine

Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Steve Jobs’ es un relato por el cuello

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Rostros. La discutida personalidad de Steve Jobs en cine excelente. Romaly para LN.

En el 2013 se estrenó en el país la película Jobs , dirigida por Joshua Michael Stern y con actuación de Ashton Kutcher. Dicha “peli” no fue éxito del todo, ni en calidad ni en boleterías. Sucede que la figura de Steve Jobs no es imán para llevar mucha gente a las salas de cine.

Por eso, el trance de volver a narrar la vida de Steve Jobs, como parte de la revolución tecnológica con la compañía Apple, no dejaba de ser un riesgo. Igual lo es el traer este nuevo filme a Costa Rica. Por dicha lo trajeron.

LEA MÁS: ‘Steve Jobs’: un retrato sin máscaras sobre el magnate de Apple

Este filme viene con nombre y apellido del personaje: Steve Jobs (2015), y llega de la mano de un director de verdad: el británico Danny Boyle, quien exhibe ese estilo sin pausas, conciso, fuerte y tan necesario para la historia que aquí se narra desde el texto de otro muy bueno como guionista: Aaron Sorkin.

La verdad es que Sorkin es un escritor de lujo, ya sea para la televisión o para el cine. El guion para la película Steve Jobs proviene de la biografía de dicho personaje, escrita por Walter Isaacson.

Con su dirección, Danny Boyle no solo ha respetado el estilo de Aaron Sorkin, sino que lo ha enriquecido. ¿Cómo? Con el intenso tratamiento dado a todas las secuencias que justifican la conducta frenética del Jobs de la manzanita Apple.

Por eso tenemos un filme bastante verbalizado. Pero no son palabras inútiles las que corren por la pantalla. La película está hilada con diálogos muy inteligentes, a manera de pespunte, donde la ironía adquiere el valor y la dureza de la sátira social. No se le puede perder atención en ningún momento.

Guionista y director hacen volcánica esta película con ese arte narrativo de “caminar y hablar”: los acontecimientos se ovillan con las palabras en atención recíproca y exigen una respuesta inteligente del espectador ahí en la butaca, convertido en algo más que testigo presencial.

Los personajes entran y salen a escena sin que se pierda el eje articulador: la presencia, plano a plano, del personaje Steve Jobs. De ahí la importancia de esa inagotable y gran actuación de Michael Fassbender, actor superlativo quien, como se dice de manera popular, está solo en el medio.

PUBLICIDAD

No hay duda que Fassbender encuentra en la actriz Kate Winslet también una estupenda buena actuación (¿la mejor de su carrera?). Igual, tenemos brillante dirección histriónica en la importante cantidad de secundarios.

El montaje es acelerador de sucesos, la música toma del cuello a las imágenes y estas se reproducen a sí mismas en encadenamiento cimbreante. Excelente. No hay de otra: cada detalle nos hace saber que estamos ante una película que es obra maestra.

Eso se logra desde los entretelones de distintos eventos bien amarrados con imágenes de dramáticas a cáusticas: son las presentaciones de las clásicas Macintosh, NeXT y de la iMac.

Es posible que el nicho de esta película no sea tan amplio (está en pocas salas). También es posible que haya quienes se pierdan esta imperdible alhaja del cine. Usted y usted, sí, deben verla pronto, pero en cine, por favor (puede que no esté mucho en cartelera).

Ficha técnica

Título original: Steve Jobs

País y año: Estados Unidos, 2015

Género: Biopic

Dirección: Danny Boyle

Elenco: Michael Fassbender, Kate Winslet

Duración: 121 minutos

Cines: Cinépolis, Cinemark, Nova, Magaly

Calificación: Cinco estrellas

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Steve Jobs’ es un relato por el cuello

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota