Nacional

Tecnología de incineración o gasificación lo que persigue es generar calor

Actualizado el 30 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Nacional

Tecnología de incineración o gasificación lo que persigue es generar calor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los desechos como combustible (WILLIAM SÁNCHEZ Y MICHELLE SOTO)

Para generar electricidad a partir de residuos existen varias tecnologías, pero en el país se habla de dos: incineración y gasificación.

“La incineración es la más conocida, más estandarizada y puede manejar una mayor cantidad de desechos. La gasificación es más delicada y exigente en el tipo de desechos que puede aceptar”, explicó Orlando Barrios, ingeniero del Departamento de Investigación y Desarrollo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

1.000

Las toneladas de basura que, en promedio, se necesitarían diariamente para que la actividad de una planta sea rentable, según la Femetrom.

400 Kw/h

Una tonelada de residuos sólidos podría generar entre 400 y 600 Kw/h, según cálculos del ICE.

2 a 3

Una producción entre 400 y 600 Kw/h bastaría para dar energía eléctrica a dos o tres viviendas de tamaño promedio.

9.000

La GAM genera, diariamente, unas 4.500 toneladas de desechos. Eso permitiría dar electricidad a más de 9.000 viviendas a través de la red de distribución nacional del ICE.

Ambas tecnologías conciben los desechos como combustible para sus procesos termoquímicos, cuya finalidad es generar suficiente calor para evaporar el agua contenida en los tubos. Ese vapor moverá la turbina que producirá energía eléctrica.

Como su fin es producir calor, estos materiales deben ser ricos en carbono. Los plásticos, el papel y el cartón constituyen una buena materia prima.

Aunque los residuos orgánicos también son ricos en carbono, el alto porcentaje de humedad que tienen demanda un tratamiento previo para secarlos.

“Si ingresan tal cual al sistema, lo que hacen es bajar su eficiencia porque no va a producir calor aprovechable, sino que se usaría ese calor para secarse”, explicó Barrios.

Aunque aún no se conoce cuanta energía podría generar una planta de termocombustión, Barrios calculó que una tonelada de desechos podría satisfacer una demanda de consumo entre 400 y 600 kilovatios (kWh).

Una casa promedio consume unos 200 kWh; es decir, una tonelada de basura permitiría iluminar entre dos y tres casas.

“Aunque eso dependerá de la composición calórica que tenga la basura”, aclaró Gilberto de la Cruz, director del Centro Nacional de Planificación Eléctrica del ICE.

“No todas las regiones en un país producen el mismo tipo de basura. San José produce más plásticos, papel o cartón mientras que Limón genera más residuos orgánicos”, agregó Barrios.

En ese sentido, cada empresa será responsable de caracterizar la basura que será su combustible. Depende de la materia prima que las municipalidades estén en capacidad de proveerle después del manejo previo.

La Gran Área Metropolitana (GAM) produce 4.500 toneladas diarias de desechos. Toda esa basura podría iluminar entre 9.000 y 13.500 viviendas.

La electricidad que esa planta genere se inyectará a la red de distribución del ICE para ser consumido en todo el territorio nacional.

PUBLICIDAD

Según Juan José Vargas, director de la Federación Metropolitana de Municipalidades (Femetrom), se requieren, al menos, 1.000 toneladas diarias de residuos para que la actividad sea rentable.

Sobrantes. Durante este proceso termoquímico se da una reducción de los desechos. Según la eficiencia de la tecnología, del 100% de los que entran a la planta puede quedar entre 5% y 10%.

“Siempre hay que darles disposición final a esos residuos, pero se reducen en un 95%”, comentó De la Cruz, y agregó: “Como no habría lixiviados (líquido maloliente que se desprende de la basura) y el volumen es menor, los rellenos sanitarios tendrían una vida útil más larga”.

Esos residuos sólidos serían cenizas y escorias que puede reutilizar la industria cementera como aditivo para endurecer el cemento, según Barrios.

En cuanto a los humos, la empresa deberá prever el tratamiento de los gases para que, idealmente, solo se libere a la atmósfera aire caliente y vapor de agua.

“Lo ideal sería que todas las sustancias tóxicas en los humos se puedan capturar y limpiar”, comentó Barrios.

Según Eugenio Androvetto, director de Protección al Ambiente Humano, del Ministerio de Salud, esto se regularía a partir del reglamento de control de emisiones, que estará listo en el 2014.

  • Comparta este artículo
Nacional

Tecnología de incineración o gasificación lo que persigue es generar calor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota