Nacional

Viceministra de Salud: ‘La iglesia que no cumpla... se cierra’

Actualizado el 27 de julio de 2014 a las 12:00 am

Nacional

Viceministra de Salud: ‘La iglesia que no cumpla... se cierra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En julio del 2006 el entonces presidente de la República, Óscar Arias, emitió un reglamento para, en teoría, poner las reglas del funcionamiento de los templos en el país. El documento, firmado por la ministra de Salud, María Luisa Ávila, estableció las normas mínimas para abrir un centro de oración.

De forma paralela se estableció una comisión exclusiva y sin carácter administrativo para evaluar la aplicación del reglamento por parte del Ministerio de Salud. Esa comisión atendía las quejas de los pastores y líderes religiosos que alegaban un trato discriminatorio o de persecución.

La comisión estaba conformada por un viceministro de Salud, el director jurídico de esa cartera y un representante evangélico.

La comisión funcionó durante los gobiernos de Arias (2006-2010) y de Laura Chinchilla (2010-2014). Sin embargo, a dos meses y medio de haberse iniciado la administración de Luis Guillermo Solís, la comisión no se ha reactivado. Los diputados evangélicos se quejan de la lejanía del Gobierno para con ellos.

Esa lejanía quedó ratificada con las declaraciones de la viceministra de Salud, María Esther Anchía a La Nación , donde la funcionaria dejó claro que esa comisión no se reactivará.

En la Alianza Evangélica hacen esfuerzos para reactivar una comisión que funcionó en los gobiernos de Arias y Chinchilla para evitar el cierre de iglesias. ¿Este Gobierno va a mantener activa comisión?

Aquí no van a haber comisiones ni grupos paralelos trabajando. No. El Ministerio de Salud tiene una dirección general de Salud que es la parte técnica que vela por la acción de rectoría y un despacho ministerial que dicta las políticas y la ruta del Ministerio de Salud.

¿No se va a reactivar la comisión de iglesias?

No. No se va a reactivar. La política de este ministerio es dar acompañamiento a la gente, las empresas e instituciones para que cumplan con el reglamento. Sí creemos que el acompañamiento es necesario para orientar a la gente.

Sin embargo, los evangélicos aseguran que hay una persecución, y que sin esta comisión para mediar, se dan atropellos desde las direcciones regionales.

Aquí el gobierno de don Luis Guillermo Solís no está persiguiendo a nadie, más bien es un Gobierno democrático de respeto a las minorías, y mucho menos lo hará este Ministerio de Salud. Lo único que pedimos es que la gente cumpla y no vamos a renunciar a nuestro rol regulador. La diferencia es que estamos acompañando a la gente, los estamos orientando y les estamos dando un espacio para que digan por qué no han cumplido, pero tienen que cumplir. En el caso de las iglesias, las denuncias que hay son por contaminación sónica, fundamentalmente, pero también tienen otros requisitos como cumplir con la ley 7600 (de igualdad para personas discapacitadas), las baterías de servicios sanitarios...

PUBLICIDAD

¿Cuáles son los problemas que enfrentarían las iglesias evangélicas que no cumplan?

El cierre. Una iglesia que no cumpla... se le aplica el cierre igual que otro establecimiento. Pero la diferencia es que no somos tan tajantes, no decimos se cierra ya. Estamos trabajando en una estandarización de requisitos en todas las regiones.

Ese es uno de los problemas que apuntan los líderes religiosos, que los requisitos son antojadizos, que no hay estandarización.

Le aclaro que nosotros nos encontramos con un Ministerio de Salud que tuvimos que empezar a ordenar, porque no tiene estandarizados los requisitos. Esto es necesario para que la gente sienta igualdad de trato, para que no haya requisitos antojadizos.

¿A usted le hablaron de esta comisión de iglesias?

No y no estamos de acuerdo en crear esa comisión. Si existió, en este momento no va a funcionar porque no creemos en organismos paralelos.

¿Qué pasará con las iglesias que uno ve en barrios, abiertas en casas o cocheras?

Se le aplica el reglamento y si no cumple se cierra. El hecho de que sean lugares para alabar a Dios, no implica que no tiene que haber orden y sana convivencia.

”No podemos permitir que estas iglesias estén afectando a la población por contaminación sónica o que pongan en riesgo a las mismas personas que llegan allí porque no hay condiciones para una emergencia y no tengan como ser evacuados”.

  • Comparta este artículo
Nacional

Viceministra de Salud: ‘La iglesia que no cumpla... se cierra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota