Mundo

Apatzingán, bastión de los Caballeros Templarios

Narcos mexicanos atacan en ciudad del estado de Michoacán

Actualizado el 12 de enero de 2014 a las 12:00 am

Enfrentaron al Ejército y quemaron la alcaldía y otros edificios y vehículos

Autodefensas de civiles han querido ingresar para quitar control a ese cartel

Mundo

Narcos mexicanos atacan en ciudad del estado de Michoacán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un grupo de autodefensas controlaba el viernes los accesos al municipio de Parácuaro, Michoacán. | EFE

Morelia, México.AFP. La ciudad de Apatzingán, una importante zona económica del estado mexicano de Michoacán (oeste) que se halla bajo las garras del cartel de los Caballeros Templarios , vivió el viernes una jornada de choques armados que culminó con la quema de la alcaldía y de varios establecimientos y vehículos.

Una fuente del Gobierno de Michoacán, que pidió el anonimato informó de que los Templarios “prendieron fuego a la biblioteca pública Benito Juárez, ubicada (...) a una cuadra del palacio Municipal (de Apatzingán), que también fue incendiado”, al igual que dos comercios y ocho vehículos, incluyendo autobuses de pasajeros y camiones repartidores de mercancías.

Poco antes de perpetrar los incendios, los narcos se enfrentaron a tiros con miembros del Ejército en pleno centro de la ciudad, añadió la misma fuente, la cual dijo no tener datos sobre heridos o muertos aunque “los cuerpos de auxilio no se dan abasto y ya no quieren apoyar por temor”,

Por medio de su cuenta en Twitter, el Gobierno de Michoacán aseguró que las autoridades “contuvieron (el) fuego” y que la “situación de conflicto (...) se encuentra focalizada en ciertas áreas” de Apatzingán.

Esta población, ubicada en la violenta subregión de Tierra Caliente, es una ciudad en la que floreció la industria alimentaria, maderera y ganadera, y donde convergen los productores y distribuidores de limón, papaya, mango, pepino, chiles y otros cultivos.

No obstante, Apatzingán se considera el bastión de los Caballeros Templarios, un cartel que además de controlar la producción local de marihuana y los laboratorios clandestinos de drogas sintéticas, se financia con secuestros, extorsiones a pobladores, campesinos y empresarios, e incluso con la explotación ilegal de minas de hierro.

La ciudad se ha convertido en un objetivo prioritario para las autodefensas, grupos de civiles armados que se levantaron en armas desde hace un año contra el crimen organizado, argumentando la inacción de las autoridades.

En el municipio vecino de Parácuaro , que fue tomado ayer por esos grupos irregulares, siete vehículos fueron incendiados este viernes mientras civiles armados se enfrentaban contra los Caballeros Templarios.

  • Comparta este artículo
Mundo

Narcos mexicanos atacan en ciudad del estado de Michoacán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota