Mundo

Habitantes se enfrentan con el narco en Michoacán

Civiles armados extienden poder en convulso estado de México

Actualizado el 07 de enero de 2014 a las 12:00 am

Alegan inacción de autoridades contra crímenes del narcotráfico

Grupo disputa terrenos con cartel de los Caballeros Templarios

Mundo

Civiles armados extienden poder en convulso estado de México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Morelia. AFP. Las autodefensas del estado mexicano de Michoacán arrebataron territorios al cartel local de Los Caballeros Templarios , durante un violento fin de semana en el que el líder de estas fuerzas civiles resultó herido en un accidente aéreo y dos militares perecieron en una emboscada.

Las autodefensas son grupos de civiles que se han levantado en armas desde hace un año en pueblos de Michoacán. Denuncian la inacción de las autoridades ante los secuestros, las extorsiones y los asesinatos de los Caballeros Templarios. En la actualidad, aseguran que una veintena de los 113 municipios de Michoacán se encuentran bajo el resguardo de algún grupo de autodefensa.

El sábado tomaron Parácuaro, un municipio de unos 25.000 habitantes, rodeado de montañas y manantiales, pese a que el fiscal general de México, Jesús Murillo Karam, aseguró, en noviembre, que el Gobierno no toleraría la expansión de estas fuerzas civiles.

Pese a estas advertencias, las autodefensas “van a continuar” su avance . La mira está puesta en Apatzingán, el centro económico de la subregión michoacana de Tierra Caliente y bastión de los Templarios, aseguró Hipólito Mora, líder de las autodefensas de la comunidad de La Ruana.

Las autodefensas ya intentaron apoderarse de Apatzingán (123.000 habitantes) en octubre, pero el Ejército los obligó a entrar al pueblo desarmados y después tuvieron que huir del lugar al ser recibidos a balazos.

Además de controlar la producción local de marihuana y los laboratorios clandestinos de drogas sintéticas, los Caballeros Templarios se financian a través de secuestros, extorsiones a pobladores y empresarios y, recientemente, la explotación ilegal de minas de hierro. Existen denuncias de que gozan de la protección de funcionarios y policías.

Tras los primeros choques entre las autodefensas y los Templarios, el Gobierno federal envió en mayo a la zona un refuerzo suplementario de miles de soldados y policías , que no han podido frenar los episodios de violencia.

Los últimos hechos. Tras la toma de Parácuaro, dos militares murieron el domingo durante un patrullaje por una carretera hacia Apatzingán. “Fueron atacados por un grupo armado del que se desconoce su paradero”, informó Marco Vinicio Aguilera, fiscal de Michoacán.

Hipólito Mora atribuye ese ataque a los Templarios, que “no quieren que avancen los grupos de autodefensa porque se habían acostumbrado a tener el dominio de todo”.

PUBLICIDAD

Además, la carretera que conduce a Parácuaro fue bloqueada con dos camiones incendiados. Aguilera aseguró que fue una acción de las autodefensas, pero estos lo niegan.

Michoacán se encuentra en un “estado de tensión muy grave”, recalcó Raúl Benítez Manaut, investigador en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “El Gobierno de Michoacán critica a las autodefensas, pero no hace nada para que su policía sea efectiva (...)”, dijo el experto.

En este convulso fin de semana las autodefensas también estuvieron cerca de perder a su líder. El sábado, la avioneta en la que viajaba José Manuel Mireles Valverde tuvo que realizar un aterrizaje forzoso cuando se desplazaba a la comunidad michoacana de Tepalcatepec, donde reside.

En el incidente murió un hombre y otras cuatro personas resultaron heridas, entre ellas Mireles, quien, según las autoridades, se encuentra estable.

  • Comparta este artículo
Mundo

Civiles armados extienden poder en convulso estado de México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota