Mundo

Informe de programa de la ONU

Crecimiento y violencia, la paradoja en América Latina

Actualizado el 14 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

ONU reconoce avances, pero resalta que región es la más desigual e insegura

10 de los 15 países más desiguales del mundo se encuentran en Latinoamérica

Mundo

Crecimiento y violencia, la paradoja en América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Nueva York. Nadie discute el éxito de América Latina al sacar a millones de personas de la pobreza, un esfuerzo que elogian el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y que está permitiendo emerger a una nueva clase media que aspira y exige más a sus gobernantes. Sin embargo, pese a los avances económicos y sociales, es la región más desigual e insegura del mundo.

De acuerdo con los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) , más de 30% de los latinoamericanos se las tiene que ingeniar para vivir con menos de cuatro dólares al día, o sea, están por debajo del umbral de la pobreza. Un 16% de la población vive en la extrema pobreza, con menos de 2,5 dólares diarios. Un 30% es parte de la clase media y un 2% son ricos.

Es cierto que la brecha de la desigualdad en los ingresos se redujo durante la última década en 16 de los 18 países de la región. Pero de los 15 países con más desigualdad del mundo, 10 se encuentran en América Latina. Y hay, además, una paradoja: en la última década la región no solo fue escenario de una gran expansión económica, también de una expansión delictiva.

La inseguridad, insiste la ONU, es un reto compartido y un obstáculo para el desarrollo social y económico en todos los países de América Latina. El último informe de desarrollo humano refleja con nuevos datos cómo el crimen y la violencia impactan en la región. Hay un dato que visualiza la dimensión de un problema en aumento: más de 100.000 asesinatos al año.

 Agentes revisaban el martes el sitio donde supuestos mareros  perpetraron  un crimen en Ciudad de Guatemala.  | AFP.
ampliar
Agentes revisaban el martes el sitio donde supuestos mareros perpetraron un crimen en Ciudad de Guatemala. | AFP.

Percepción creciente. Es decir, mientras que la región fue un motor del crecimiento mundial, más de un millón de personas murieron asesinadas entre el 2000 y el 2010. El PNUD denuncia que en más de la mitad de los países analizados la tasa de homicidio aumentó, incluso en los que tienen menores niveles de pobreza. En 11 países se superan los 10 asesinatos por 100.000 habitantes, un nivel “epidémico”.

El informe muestra que cinco de cada diez ciudadanos percibe un deterioro de la seguridad en su país. Los casos de robo, por ejemplo, se triplicaron durante las últimas dos décadas y media. Es el delito que más afecta a los latinoamericanos.

PUBLICIDAD

Además, uno de cada tres latinoamericanos señaló haber sido víctima de un delito con violencia en el 2012. Esta percepción creciente de la inseguridad explica, por ejemplo, que en América Latina haya 3,8 millones de vigilantes privados, un 50% más que agentes de policía. Son los más armados del mundo. El crecimiento de la contratación de guardas de seguridad es del 10% anual.

La creciente inseguridad, como dice el PNUD, provoca que los ciudadanos tengan que cambiar su rutina para evitar ser víctimas del delito, lo que restringe sus libertades. Entre el 45% y el 65% de los encuestados, dependiendo del país, dejó de salir de noche y un 13% habla de la necesidad de cambiar su residencia, lo que equivale a 58,8 millones de personas aproximadamente.

El reto, explica Rafael Fernández de Castro, supervisor del informe, es mayor porque las amenazas a la seguridad se entrecruzan. Suele referirse al narcotráfico para explicar el actual nivel de inseguridad en América Latina. Pero como indica el experto del PNUD, las dinámicas regionales, nacionales y locales son mucho más diversas. También señala que la política de la “mano dura” no funciona.

Quizás el primer paso que se puede dar en este sentido es acabar con la politización que sufre el problema de la inseguridad, estableciendo cada país un acuerdo nacional por la seguridad ciudadana entre gobierno, partidos políticos y sociedad civil. Como manifiesta el embajador, se trata de “transformar” la seguridad en una política de Estado.

La ONU hace otras recomendaciones, que van más allá de las medidas de control del delito. Para lograr una reducción duradera de la inseguridad, además de impulsar un crecimiento “incluyente y equitativo”, se aboga por reducir la impunidad fortaleciendo la eficacia de las instituciones de seguridad y justicia y por políticas públicas que estimulen la convivencia.

  • Comparta este artículo
Mundo

Crecimiento y violencia, la paradoja en América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota