En una carta fecha el 17 de julio, directores adscritos a la Gerencia Médica aseguran que no han sido consultados y advierten de que el proceso podría afectar la calidad de los servicio a los asegurados

Por: Ángela Ávalos 24 julio
El IVM trasladará los edificios Laureano Echandi y Jenaro Valverde, que albergan las oficinas centrales de la Caja en San José, para pagar parte de la millonaria deuda con el seguro de salud.
El IVM trasladará los edificios Laureano Echandi y Jenaro Valverde, que albergan las oficinas centrales de la Caja en San José, para pagar parte de la millonaria deuda con el seguro de salud.

El proceso de reestructuración que intenta echar a andar la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en su enorme aparato administrativo ya levantó reclamos.

Siete directores y la gerenta médica de la Caja, María Eugenia Villalta, exigen a la Junta Directiva más claridad, información y participación en el proceso, cuyos primeros resultados se anunciaron hace una semana, con la decisión de revivir la figura del gerente general.

En una carta dirigida al máximo órgano de la CCSS, el 17 de julio, el grupo manifestó su preocupación porque desconocen el documento elaborado por el Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública (Cicap), de la Universidad de Costa Rica (UCR), y solicitan que se presente la propuesta al Consejo de Directores de la Gerencia.

"(...) no somos opositores a dicha propuesta pero sí sentimos que se hace estrictamente necesario conocerla, con el fin –de ser procedente– de generar la retroalimentación correspondiente", menciona el oficio GM-AJD-25849-2017, del cual tiene copia este diario.

El documento lo encabeza María Eugenia Villalta Bonilla, gerenta médica de la Caja. Lo firman también Eduardo Cambronero Hernández, director de Red de Servicios de Salud; Raúl Sánchez Alfaro, director de Desarrollo de Servicios de Salud; Ana Guzmán Hidalgo, directora de Compras, y Albin Chaves Matamoros, director de Farmacoepidemiología.

Además, Julio Calderón Serrano, director de Centros Especializados; Tricia Penniencook Sawyers, directora del Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss); y María Gutiérrez Brenes, directora de Proyección de Servicios de Salud.

Para Renato Alvarado Rivera, representante patronal en la Directiva de la Caja y uno de los miembros de la comisión que ha seguido este plan de reestructuración, la carta resultó "desafortunada".

"Lo que hemos estado tratando de hacer es arrancar un proceso más científico, basado en criterios técnicos del Cicap, que tiene alta información sobre el tema para esbozar una estructura administrativa distinta para hacer más eficiente la prestación de los servicios.

"Desafortunadamente, hay intereses creados, feudos en la Caja que no quieren perder su fuerza y su poder y están dinamitando los puentes necesarios para hacer una transformación y una transición tranquila. Los gerentes son quienes han levantado la voz aterrorizados porque se les quita el poder que tienen". Renato Alvarado.

"Lo que hay es una propuesta de modificación del esquema administrativo de la institución, fundamentalmente de las oficinas centrales. Soy partícipe del diálogo, pero no se puede construir nada si todo el mundo quiere participar. Aquí lo que hicimos fue un proceso de integrar a la gente del Cicap para tener una propuesta que ahora será llevada a las bases", explicó Alvarado.

Agregó que "desafortunadamente hay intereses creados, feudos en la Caja, que no quieren perder su fuerza y su poder y están dinamitando los puentes necesarios para hacer una transformación y una transición tranquila. Los gerentes son quienes han levantado la voz, aterrorizados porque se les quita el poder que tienen", afirmó el director.

Alvarado aseguró haber sido testigo de intentos infructuosos de reestructuración en los últimos 15 años. Recordó, además, que la gente reclama una Caja más eficiente y eficaz, pero esta es difícil de lograr con un aparato tan grande como el administrativo, "que solo llena papeles".

"Los procesos en la Caja no se terminan. Para esto se requiere de voluntad, de mentalidad joven, y no de gente anquilosada que tienen beneficios que no quieren cambiar. Alguien va a tener que tomar la decisión", advirtió.

Incertidumbre

Gerenta y directores manifiestan su preocupación porque la propuesta resulte "muy teórica o académica" y no se apegue a la realidad institucional.

También reclaman no haber sido llamados a consulta durante la elaboración de la propuesta, y aseguran de que solo en una ocasión se les dio información que, a su juicio, fue "totalmente omisa en la propuesta concreta de reestructuración".

El 13 de julio, la Junta Directiva dio a conocer algunos resultados de ese proceso con el Cicap, que se inició en el 2015.

Una de las principales consecuencias fue la reaparición de la figura de gerente general, que funcionará como enlace entre los nueve directivos y los seis gerentes de la institución.

Según mencionó en ese momento el presidente ejecutivo de la CCSS, Fernando Llorca Castro, el proceso tiene el propósito de hacer más eficiente a la institución.

Actualmente la Caja tiene seis gerencias: Administrativa, Médica, Financiera, Logística, Pensiones y de Infraestructura y Tecnología. La coordinación recae en el presidente ejecutivo, situación que ha sido cuestionada.

Llorca confirmó, la tarde de este lunes, vía telefónica, que si bien los gerentes no conocen el detalle del proceso, estaban informados de la reestructuración. "Soy un convencido absoluto de que en todos estos procesos de cambio tienen que participar las estructuras existentes en la institución. De momento, me voy a dedicar al tema de la gerencia (general), y voy a propiciar el análisis y el estudio con participación de gerencias y directores", dijo el presidente ejecutivo.

Llorca tiene tres meses para formar una terna que servirá como base para la elección del gerente general.

El tema, por ahora, sigue en discusión en Junta Directiva.

La Caja tiene alrededor de 52.000 funcionarios. De ellos, solo en el nivel central hay 3.500 administrativos.