Acceso a información de pacientes de manera digital es posible en primer nivel de salud; en centros médicos implica mayores desafíos

Por: Patricia Recio 2 septiembre
En el Ebáis de la Unión el EDUS se empezó a usar hace unos tres años, sin embargo aún hay datos que se deben consultar en los expedientes de papel.
En el Ebáis de la Unión el EDUS se empezó a usar hace unos tres años, sin embargo aún hay datos que se deben consultar en los expedientes de papel.

Elizabeth Solís Díaz acudió a una cita de rutina para el control de la presión y tiroides, a finales de julio, en el Área de Salud de La Unión Cartago.

Para ver sus datos y antecedentes, la médica Marion Camacho accedió al Expediente Digital Único en Salud (EDUS), pues ahí se estrenó el sistema hace tres años, aunque aún no está completo y a veces falla.

Hospitales.
Hospitales.

La doctora tuvo a mano casi toda la información de su paciente en la computadora, solo faltaron los resultados de los exámenes de laboratorio que aún se entregan en papel.

Según Camacho, el EDUS resulta muy útil, pero si funcionara siempre al 100% les permitiría ahorrar mucho tiempo. En esta ocasión, le ayudó a la profesional a diagnosticarle prediabetes a su paciente de 56 años.

En el servicio de Emergencias del Hospital México, el escenario es otro. Ahí el personal apenas está aprendiendo a usar el sistema, al que pueden acceder desde computadoras ubicadas en los pasillos para ver el historial del paciente que ingresa.

En el servicio de Emergencias del Hospital México se instalaron computadoras en los pasillos para que los médicos accedan al expediente digital de los pacientes que ingresan.
En el servicio de Emergencias del Hospital México se instalaron computadoras en los pasillos para que los médicos accedan al expediente digital de los pacientes que ingresan.

Enfermeras y médicos se detienen en medio ajetreo en esta área para consultar cuántas personas están en espera y el orden de atención que se establece de acuerdo con su hora de llegada y grado de complicación, pues se se les diferencia con colores (rojo, amarillo o verde), según la gravedad.

La situación en estos niveles de atención en salud muestran las dos caras del proceso del EDUS.

En el primero, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) prácticamente lo considera completo porque el EDUS opera en los 1.042 Equipos Básicos de Atención en Salud (Ebáis) del país, pese a que como en La Unión aún faltan por incluir los exámenes de laboratorio y farmacia, pero en los hospitales todavía es un gran desafío para el cual tienen poco más de un año.

La promesa es que todo el sistema del expediente digital esté listo antes del 31 de diciembre del 2018. Para entonces deberá ser posible que el personal de la Caja acceda a la información de cada asegurado en cualquier centro de salud. Es decir, si un paciente es visto en un Ebáis y de ahí pasa a un hospital regional y luego a uno nacional, no tendrá tres expedientes sino uno solo con todos los datos sobre su condición de salud, padecimientos, medicamentos prescritos y exámenes realizados.

No obstante, para lograrlo todavía quedan por superar muchos y distintos retos, que van desde la condición de los edificios hasta la capacitación, afirma Gabriela Murillo Jenkins, gerenta de Infraestructura yTecnologías de la Caja.

En el vetusto Hospital San Juan de Dios, por ejemplo, es necesario cambiar redes eléctricas completas pues los cableados ya no soportan nuevas instalaciones.

Además, en ese y los demás centros médicos grandes –México, Calderón Guardia o Nacional de Niños– tienen que instalar redes inalámbricas que faciliten a médicos y enfermeras conectarse desde computadoras portátiles o tabletas mientras realizan las rondas de los pacientes hospitalizados.

"En la parte de hospitales como es más complejo, hicimos paquetes de software. Se decidió que el primer bloque fuera Admisión y Egresos porque permitía visualizar el tema de (disponibilidad de) camas, luego el Quirúrgico para ver listas de espera y el de Urgencias", explicó la gerenta.

Por tratarse de una mayor cantidad de especialidades y personal también la capacitación ha sido más lenta.

Avance por módulos

El avance ha sido por módulos o servicios. En admisión y egresos ya funciona en los 29 hospitales del país, mientras que el quirúrgico y de urgencias, en 25 centros médicos.

Al finalizar este año deberían quedar listos los módulos de agendas y citas y el Sistema Integrado de Expediente de Salud.

Murillo indicó que cuando se habla de conexión implica que por ejemplo desde el Ebáis el médico puede ver las consultas que el paciente realizó en el hospital y viceversa.

"Ocurrió un caso en Alta Talamanca con una atención de un indígena que llegó al Ebáis con un dolor en el pecho y no hablaba español, al acceder a su expediente el médico vio que lo habían atendido por un balazo en el Hospital Tony Facio y eso permitió al doctor abordarlo de mejor forma", recordó la gerenta.

En otro hecho similar, también se detectó a una asegurada que acudió a Emergencias en el CAIS de Siquirres, alegando que no la habían atendido en el Ebáis. Tras consultar los datos los médicos pudieron constatar que ya había sido atendida y además le habían prescrito medicamentos y hasta fue incapacitado por su dolencia.

Actualmente ya se han adquirido unos 23.000 equipos. La estimación de la Caja es que se requieran unos 10.000 adicionales.

Esa inversión en infraestructura, redes inalámbricas y equipos de mayor tecnología le costaría a la Caja unos $150 millones adicionales a lo que ya ha gastado.

Dentro de esos equipos se incluyen por ejemplo brazaletes con chips escaneables, desde donde un doctor o enfermero podría acceder a información como las dosis de un medicamento que se le deben aplicar al paciente.

De acuerdo con Manuel Rodríguez, director del proyecto EDUS, precisamente por ser el servicio que requiere mayor despliegue de tecnología, el área de los salones será el último bloque en donde entrará el EDUS.

Como los pacientes

La gerenta Gabriela Murillo asegura que el EDUS ingresó por donde "ingresan los pacientes" al sistema de salud: los Ebáis.

Por tamaño, infraestructura y características del personal esa era la parte más fácil.

Muchos Ebáis cuentan con edificios construidos hace poco tiempo y su diseño facilita la instalación de redes. Además el personal lo integran profesionales jóvenes que están más familiarizados con los recursos tecnológicos, lo que facilita los procesos de capacitación.

Sin embargo, en esta etapa el principal reto fue llevar Internet a sitios donde ni siquiera se contaba con electricidad.

Ese fue el caso del Ebáis de Grano de Oro en Turrialba, donde además de la red de fibra óptica se debió instalar los postes. Esta conexión representó una inversión de unos ¢40 millones.

El siguiente paso fue interconectar los Ebáis con las áreas de salud y hospitales periféricos, para luego continuar hacia los regionales y de estos a los nacionales.

La doctora Julia Aburto ingresó al sistema los datos de doña Luz María Cortez, quien llegó a Emergencias del Hospital México con una dolencia en su rodilla.
La doctora Julia Aburto ingresó al sistema los datos de doña Luz María Cortez, quien llegó a Emergencias del Hospital México con una dolencia en su rodilla.

"En en el primer nivel hubo que comprar más de 6.000 equipos (computadoras e impresoras) y tirar 600 kilómetros de fibra óptica", indicó Manuel Rodríguez, director de EDUS.

Esa primera etapa representó para la institución una inversión de $12 millones.

Un camino de casi dos décadas

El EDUS es un tema viejo en la Caja. Los primeros intentos de ingresar los datos de los pacientes en computadoras bajo un único sistema de registro se vienen dando desde hace más de 17 años y las distintas alternativas y pruebas no han sido pocas.

La intención es que la información de un paciente se pueda acceder desde cualquier centro de salud de la CCSS, sea el Ebáis que está cerca de su casa, el hospital regional o bien el centro médico nacional que es el último nivel de atención.

El EDUS no siempre se llamó así, al principio se hablaba de expediente electrónico y se incluyó dentro de un proyecto llamado Plan de Automatización de los Servicios de Salud (PASS), iniciativa que prácticamente nació muerta.

Otro intento de expediente digital se dio cuando la Caja pretendió aprovechar mediante un convenio los datos que el Instituto Nacional de Seguros (INS) ingresaba en sus sistemas tras las atenciones de accidentes. Aquel plan tampoco resultó.

Fueron una orden de la Sala Constitucional y una ley aprobada en el 2014 las que finalmente pusieron plazo a la CCSS para completar un sistema que albergue y permita interconectar los datos de más de cinco millones de asegurados, entre Ebáis, clínicas y hospitales.

El plazo vence el próximo año y de acuerdo con las autoridades de la CCSS, estará listo a tiempo.

Actualmente, ya se completó su implementación en todos los Ebáis y áreas de salud y avanza con los distintos módulos en hospitales regionales y nacionales.

Etiquetado como: