A lo largo de los últimos tres meses, surgieron en la investigación legislativa tres historias contradictorias entre ellas

Por: Aarón Sequeira, Esteban Oviedo 10 noviembre


¿Cómo se conocieron el empresario Juan Carlos Bolaños y el gerente general del BCR, Mario Barrenechea? ¿Hace más de 20 años? ¿Hace tres años? ¿O no se conocen? ¿Son como padre e hijo o tienen cero amistad?

A lo largo de los últimos tres meses, han surgido tres versiones, muy distintas entre ellas, sobre cómo se conocieron estas dos personas que hoy están bajo arresto por un supuesto peculado en el manejo de las líneas de crédito que el Banco de Costa Rica (BCR) le otorgó a una empresa de Bolaños para financiar la importación de cemento chino.

El financiamiento, aprobado a finales del 2015, tenía un tope de endeudamiento de $30 millones, de los cuales la firma del importador aún debe $25 millones.

'Como un padre'

La más reciente de las versiones surgió la noche de este jueves, ante los diputados que investigan los créditos bancarios, de boca del empresario David Patey.

Según el presidente del Club Sport Herediano, Bolaños le dijo que Mario Barrenechea era como un padre para él.

“Juan Carlos Bolaños me dijo que él vivió en la casa de Mario Barrenechea, como joven, en sus años adolescentes, yo entendí que Juan Carlos era como un miembro más de la familia Barrenechea. Me dijo que era como su papá, así se lo entendí claramente”, dijo.

Patey conoció al polémico importador por asuntos de negocios, pues él vendía su cemento.

Un hijo de Mario Barrenechea, de nombre Javier, a su vez participa en una empresa que también distribuía del cemento que vendía Juan Carlos Bolaños.

Según el relato de Patey, también era claro que Javier Barrenechea y Juan Carlos Bolaños se conocían bien.

En el banco, en busca de un testigo

La segunda versión la ofreció el propio gerente suspendido del BCR el 29 de setiembre ante los diputados.

Barrenechea dijo que no era amigo de Bolaños y que lo conoció hace unos tres años.

“Lo conocí después de ser nombrado en el Banco (a finales del 2014). Me he reunido en mi oficina únicamente cuatro veces con él en total (...). El primer encuentro fue recién nombrado en el Banco, unos empleados del Banco hicieron unas denuncias sobre un alto funcionario del Banco y me mencionaron que había un cliente del Banco que era testigo de algunos de esos hechos graves”.

”Él era testigo de unos hechos que unos empleados del Banco me denunciaron, hemos graves y que él era testigo. Entonces, quise buscarlo… Nos juntamos esa primera vez y de lo que conversamos fue de eso. Yo qué iba a saber por qué él era testigo”.

Ese funcionario al que hacía referencia era Guillermo Quesada, ex subgerente del BCR.

Cero amistad entre ellos

La tercera versión surgió en el audio de una supuesta conversación que sostuvieron Guillermo Quesada y Juan Carlos Bolaños, el cual fue reproducido en la comisión legislativa el 25 de agosto.

En el audio, Bolaños le habría dicho al ex subgerente: “Si llegamos a ese acuerdo yo tengo la espada y el escudo… Mae y te lo digo con toda la sinceridad… Yo no tengo mae, tengo muchísimo más amistad con vos que con Mario Barrenechea. Yo no tengo amistad con Mario. Nada. Cero Memo. Nada. Cero. Solamente que yo soy como un pulpito. ¿Qué es lo que pasa? ¿Vos no te acordás hace poco que, mae? Antes que me metieran a mí en esta mierda mae, ¿no te acordás que todos los medios de comunicación le pedían la renuncia a ese mae?”.

Luego, añade: “Eso es lo que se ha plasmado o me han contado que efectivamente (Alberto Raven, directivo suspendido del BCR) es ‘así’ de Mario Barrenechea, es ‘así’, pero es lo que yo te vengo y te he venido a explicar. Yo no soy amigo de Mario Barrenechea”.