Juan Carlos Bolaños empezó a tramitar su crédito tras reunión con gerente general

Por: Óscar Rodríguez, Esteban Oviedo 24 octubre
Mario Barrenechea cumple tres meses de suspensión mientras el BCR investiga el crédito al cemento chino.
Mario Barrenechea cumple tres meses de suspensión mientras el BCR investiga el crédito al cemento chino.

Dentro de un ascensor, en la primera mitad del 2015, el diputado Víctor Morales Zapata le consultó al gerente general del BCR, Mario Barrenechea, cómo avanzaba el análisis del crédito que el Banco de Costa Rica (BCR) finalmente le otorgó a la empresa Sinocem Costa Rica, del empresario Juan Carlos Bolaños, para importar cemento chino. Y esa no fue la única vez que se lo consultó, reveló el funcionario bancario actualmente suspendido.

Barrenechea, quien sostiene que el crédito fue bien tramitado, afirmó que el legislador le tocó el tema en reuniones de banqueros en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El congresista, que en aquella época era uno de los más cercanos al presidente Luis Guillermo Solís, afirmó el viernes bajo juramento, en el Congreso, que él no tuvo nada que ver con los préstamos: "Yo tengo una gran ventaja en esto, en el marco de todo lo que se está investigando, nunca tuve ningún tipo de incidencia, solicitud o interferencia, o de algún contacto relacionado con el crédito (del BCR) ni de los demás. Eso yo se lo adelanto y lo diré cuando comparezca".

En entrevista, por su parte, Barrenechea también reveló cómo conoció a Bolaños y cómo lo refirió al área de Banca Mayorista del BCR para que tramitara su financiamiento, el cual se materializó mediante dos líneas de crédito, con un tope de endedamiento de $30 millones, las cuales hoy están bajo la lupa de una comisión investigadora de la Asamblea Legislativa, la Fiscalía y la Superitendencia General de Entidades Financieras (Sugef):

-¿Cuál es la primera vez que usted escucha el nombre Sinocem, Juan Carlos Bolaños o el Grupo JCB?

-La primera referencia, porque yo entonces lo busqué, vino del secretario general del sindicato (del BCR). Estaba yo recién nombrado, yo no tenía ni idea del cemento, del tema del cemento, esto era a finales del 2014, en los últimos días de diciembre. El secretario general del sindicato me llama un día, me dice que yo tengo que saber una cosa que está ocurriendo, que le parece muy anómala y es que Guillermo Quesada (entonces subgerente del BCR) está filtrando información de clientes del banco a la Comisión de Gasto Público, lo cual es romper el secreto bancario, porque está en campaña contra Mario Rivera, que era el anterior gerente general, que quería reelegirse, pero Guillermo Quesada, que era subgerente, quería ser gerente.

-Pero para esa época no se había aprobado ningún crédito a Sinocem.

-No, no, no, pero estoy hablando de cómo me llega a mí el nombre de Juan Carlos Bolaños por primera vez en mi vida. Finalmente, todo de alguna manera está hilado. La cosa es que me dice de estas acciones de Guillermo en contra de Mario Rivera, para desestabilizarlo. Mario Rivera era el jefe de él. Ya suficientemente raro es que, si el jefe quiere seguir, que él se postule, pero digamos que hasta ahí sería medianamente aceptable, pero ya hacer campaña sucia... Y me dijo que había un empresario, cliente del banco, testigo de estos manipuleos, obviamente amigo de Guillermo Quesada o conocido. En ese momento Guillermo Quesada iba a ser parte del equipo ejecutivo mío...

-Tal vez hay un dato que no me encaja,y es que, cuando usted, llega ya Mario Rivera no estaba, ya lo habían puesto a usted en vez de a Mario Rivera, y el crédito a Sinocem no existía, se aprueba un año después, a finales del 2015. ¿Qué información bancaria tenía Guillermo Quesada sobre Sinocem?

-JCB, el grupo, era cliente del banco desde hacía varios años. El grupo son tres o cuatro empresas, una inmobiliaria, una constructora... que no sé cuál de ellas o varias eran clientes del banco. Además, aparte de eso, yo supe mucho después que el crédito del cemento ya se había planteado en el banco en el 2014, en la oficina o con la gente de Guillermo Quesada. En ese momento, el crédito no progresó porque los cambios al reglamento para importar cemento a Costa Rica iban muy entrabados o muy lentos o lo que sea, entonces eso quedó ahí congelado. Guillermo Quesada sí conocía a Juan Carlos Bolaños desde el Banco Crédito Agrícola de Cartago.

"A raíz de ese evento, que no tiene nada que ver con el cemento, yo me puse a buscar a este empresario y di con él (con Bolaños). Yo no lo conocía ni había oído hablar de él. Y la primera conversación que tuvimos, recién nombrado yo, a principios del 2015, fue en mi oficina. Yo lo cito. Yo quería saber qué estaba ocurriendo con eso tan grave, me parecía a mí, de un ejecutivo mío.

-¿Él qué le dice?

-Él me confirma la mala actuación de Guillermo Quesada, yo le pido que me diera las pruebas que él me enseñó. Él me enseñó unas listas de créditos, que estaban siendo pasadas a terceros, y él las tenía.

-¿Cómo tenía él evidencia de que Guillermo Quesada le estaba pasando información al secretario general (del sindicato)?

-No, no al secretario general. Esa información iba para la Comisión de Gasto Público de la Asamblea Legislativa, para algunos diputados.

¿Y efectivamente llegó a ser parte de un expediente en la comisión?

-No sé si llegó a ser parte, lo que sé es que algunas de esas listas sí fueron a dar a diputados. ¿Por qué Bolaños tenía que ver con el asunto? Porque tenía amistad con algunos de esos diputados, entonces sirvió de ligamen de alguna manera.

-¿Pero era información comprometedora, que comprometía a Mario Rivera?

-Yo creo que sesgada porque la tesis de Guillermo Quesada era que Mario Rivera, con los créditos, había favorecido a empresarios liberacionistas. Entonces, las listas pretendían demostrar eso. A mí me parece que esto no tenía ni pies ni cabeza. Pero eso es lo que pretendía.

-¿El hecho de decir que alguien tiene un crédito con el BCR es violación del secreto bancario?

Decir montos y términos sí. Decir que tiene un crédito, no. Pero eran listas con montos, era información que es totalmente confidencial.

-El subgerente de Banca Mayorista, Andrés Víquez, dijo bajo juramento que, apenas usted asumió la gerencia, llegó con la idea de que se analizara de nuevo el crédito del cemento chino, cemento. ¿Es eso cierto?

-Vamos a ver, yo creo que ahí depende de qué es lo que él quería decir, porque no recuerdo las palabras textuales. La realidad es esta: después de que yo conocí a Juan Carlos Bolaños, varios meses después, no recuerdo si fue en marzo o por ahí, Bolaños me pidió una cita, para hablarme del cemento. Ahí fue la primera vez que yo oí hablar del tema del cemento. Andrés no entró al mismo tiempo que entré yo, entró como dos o tres meses después. Simplemente, me expuso sus ideas con respecto al cemento, me contó toda la historia en el banco, que lo había presentado pero que los reglamentos del MEIC se habían entrabado y que ahora, ese es un punto que él enfatizaba mucho, ahora citó por ahí de marzo o abril, no recuerdo la fecha exacta, se iban a mover.

-¿Esa fue la palabra que usó? ¿Qué se iban a mover?

-Bueno, no recuerdo la palabra textual que usó, pero que iban a caminar, los cambios.

-¿Estaban hechos los cambios?

No, en ese momento no estaban hechos. Este tipo de reunión, con un empresario que tiene algún proyecto, no son inusuales. Muchos empiezan por la cabeza, le piden a uno una cita. Y yo siempre hago lo mismo: lo oigo, hago algunas preguntas inteligentes y lo traslado al área comercial, nada más tranquilamente, así lo hice con Andrés.

-¿De qué manera lo trasladó? Quiero decir, hay dos maneras, una es "gracias, vaya a la ventanilla"...

-O le dije a Bolaños que llamara a Andrés y que yo iba a decirle a Andrés que lo iba a llamar, o le le dije a Andrés que lo llamara. Yo hago una de esas dos. No por razones especiales una u otra, pero fue una de esas dos, sin duda.

-¿Y en ese momento él habló de qué garantías para el crédito?

-No, no, no hablamos de detalles, me habló del cemento en general, yo de cemento no sé, entonces hacía muchas preguntas, a mí me llamaba la atención por la situación tan peculiar tica en el tema del cemento. No hablamos de garantías, pero hay una cosa que es importante, y tengo que tomar unos minutos para explicarlo: el crédito de commodities (productos).

"En el banco, una de las cosas que yo hice fue intentar innovar en un montón de áreas. Una de las cosas que conversamos fue crédito para commodities porque es uno de los tipos que yo conocí en Boston, y conozco muy bien. Es el más viejo en banca, era cuando los ingleses financiaban seda u otras cosas que venían de Asia. El crédito de commodities tiene varias ventajas: es muy rentable y es uno de los más seguros del mundo por el tipo de garantía, los commodities son la mejor garantía que existe porque es de altísima liquidez y su valor no está sujeto a que peritos digan... Aquí en Costa Rica hay un error conceptual, que es que la garantía real, que los inmuebles son la mejor garantía del mundo; eso no es cierto, porque los valores, la liquidez normalmente no existe".

"Commodities tiene la gran ventaja de que son terriblemente líquidos. ¿Qué hace un banco con un comoditie? Se hace una subasta. Los commodities van a una bodega de doble candado, una para el cliente y otra para el banco, y de ahí no sale nada sin autorización de ambas partes".

"Yo había hablado con Andrés de entrarle a commodities. Entonces, a mí me hizo click la conversación con Bolaños porque había posibilidad de un primer intento en el tema de commodities. Entonces me hizo click. Como sé de ese negocio, no hablé de detalles con Bolaños de garantías y eso; ya se vería después. Así empezó".

-Después de esa conversación, en que usted lo refiere con Banca Mayorista, ¿usted volvió a tener otro encuentro con él?

-En estos dos años, como cuatro (veces) si mal no recuerdo.

-¿Y tuvo reuniones durante el trámite del crédito?

-No durante el trámite del crédito, las otras fueron con posterioridad.

-¿Contactos telefónicos?

-Vamos a ver. Bolaños es una persona bien incómoda, insistente. A mí no me extraña en lo poco que lo conozco todo esto que ha armado, que es espectacular, porque es insistente. Él lo que sí recuerdo son whatsapps con un mensajito y copia de algo, de algo del reglamento. Yo ni los veía, ni le contestaba, si acaso alguna vez le dije 'gracias', porque yo sabía que eran copias de cosas que le estaba enviando a Andrés, o a la gente de Andrés.

"El contacto con él fue muy poco, fue más intenso, de hecho el único que hubo fue, una vez que el crédito estuvo aprobado, y tenía problemas de desembolsos o de condiciones, entonces, él reclama mucho, todo lo reclama, y en algunos momentos los reclamos ya eran de un nivel de ruido importante, entonces me reuní con él, pero no a solas, esas reuniones fueron con gente del Comité de Crédito, algunas con Andrés, al menos dos, para ver por qué el reclamo tan airado que tenía, entonces eran más bien durante la ejecución".

-Usted dijo en la comisión legislativa que los reglamentos eran dinámicos, usted dijo que no era extraño que un reglamento ilegal fuese modificado con ocasión de un crédito. ¿El reglamento de caución fue modificado con ocasión de este crédito?

-Yo no le puedo decir con certeza que sí, pero yo estoy casi seguro que sí, por la coincidencia de fechas. Ocurre muchas veces lo siguiente: viene un crédito y el cliente ofrece las garantías, entonces los analistas que tienen que ver extremos legales, reglamentarios, descubren que hay un problema y, cuando ese problema no debía estar, porque las leyes cambiaron, entonces se cambia. ¿Y cómo? Ellos mismos hacen el trámite, piden la opinión legal y se lleva a junta y se cambia...

-¿Y a usted le informaron de que se iba a cambiar?

No recuerdo si me informaron o no. El reglamento es bastante dinámico, tiene cambios, se ven en Comité de Crédito y se suben a junta directiva casi con parte sin novedad. Alguien del comité ejecutivo lo pidió, yo en lo personal no, creo que no. Yo creo que le han dado demasiada importancia a ese cambio en el sentido de tomarlo como un indicio de que ahí hay juego sucio o un favorecimiento deliberado a un cliente específico, eso no es así del todo. Por supuesto que esos cambios terminan favoreciendo a los siguientes clientes.

"En este caso, además, había un tema muy importante y es que la frase era ilegal, porque la ley había cambiado".

-Alguna figura política se puso en contacto con usted para hablarle de la solicitud de Bolaños?

-No, ninguno, nadie. Lo único que ocurrió, absolutamente no, y eso es parte del... La leyenda urbana que anda ahí y que ya está aceptada, como si solo fuera cosa de obtener las pruebas, es que todo eso del cemento, del negocio del cemento, es un negocio donde está involucrada gente de la Casa Presidencial desde antes de que yo llegara al banco y que, luego, yo llego al banco llevado por ellos, como un peón de este plan urdido en las noches oscuras de Casa Presidencial, que yo soy un mero peón, que llega ahí para ejecutar el plan, y que de la Casa Presidencial hay presiones y seguimiento muy cercano a si el crédito está caminando o no.

"Yo puedo decir una cosa, si hubiera habido presiones de la Casa Presidencial hubieran pasado por mí con total certeza y eso no ocurrió. Lo único que ocurrió es lo siguiente: en ese tiempo, en los primeros seis meses, tal vez un poco más, del 2015, había un grupo bancario que nos juntábamos en el BCIE todas las semanas, a hablar de reformas financieras necesarias para la banca en general. A esas reuniones asistía Morales Zapata y recuerdo que un par de veces, puede haber sido solo una, pero tengo la sensación de que fue un poco más de una, y recuerdo una en el ascensor, me preguntó que cómo iba el crédito de Sinocem.

-¿Y cómo él sabía que estaba ese crédito?

-Diay yo qué sé, ¿no es que es amigo de Bolaños?

-¿Y usted qué le dijo?

-Lo que respondo cuando me preguntan ese tipo de cosas, que yo no estoy metido en los detalles, de los análisis del crédito, que ahí iba siguiendo su trámite.

-Conste que yo no usé la palabra presión, uno decide si cede a una presión. Usé la palabra contactos, consultas.

-Eso sí, y yo no lo interpreté como una presión del todo, me parecía una pregunta de...

-¿Le parece normal que un tercero que no tiene nada que ver con el banco...?

-Ocurre muchísimo en el caso de diputados, que andan consultando cosas y políticos anda preguntando cosas de trámites o cosas que están ocurriendo en el banco. A mí no me llamó la atención ni lo tomé... Uno, recuerdo que fue en el ascensor, mientras íbamos bajando, creo que había otra gente.

-¿Las dos veces fue antes de la aprobación?

-Esas dos veces fue antes de la aprobación.

-Con la explicación que nos dio de los commodities, no entiendo cómo el BCR aceptó girar los recursos contra órdenes de compra y no contra cartas de crédito, y cómo si el cemento a favor del BCR es la garantía, se giraron $39 millones y entraron $10 millones, ¿entonces dónde está la garantía. ¿Cómo pasó eso?

-En este crédito, hubo un momento en el que carta de crédito no podía ser el instrumento que es lo usual en commodities, donde no hay desembolso hasta que el cemento está en el buque y consignado a favor del banco. En este caso, por alguna razón, algo tiene que ver con el exportador chino o fabricantes que no aceptaban cartas de crédito, en ese momento recuerdo que alguien me comentó que con carta de crédito no se podía. No recuerdo la razón. Yo dije entonces no se puede hacer.

"Creo que fue a Andrés Víquez que se le ocurrió sustituyamos la carta de crédito. ¿Cuál es el problema si se gira contra órdenes de compra? Que el exportador puede tener la plata, contra orden de compra, y qué pasa si no embarca. A alguien se le ocurrió, creo que fue Andrés que estuvo muy activo en este tema, Andrés viene del INS, que pidiéramos garantía bancaria para cubrir el momento entre el giro de la plata y el cemento en el barco, Una garantía bancaria, el seguro de caución es un tipo de garantía bancaria".

"A mí me pareció ingenioso, porque efectivamente es una manera de cubrir el riesgo, es más, en cierto modo es mejor que solo la carta de crédito. Si tengo el cemento y además una garantía bancaria, entonces es mejor. Que aportara un seguro de un banco de seguros, que es la de Oceánica".

"¿Oceánica era aceptable? No, no era aceptable, se hizo con dos reaseguros de compañía clase A internacionales. Es una mentira que es un crédito sin garantías durante un buen periodo, tiene garantías bancarias detrás, es tendencioso el que diga eso".

-Sugef dijo que cada desembolso debía tener el seguro de garantía, pero hubo unos en que se hizo el desembolso y el seguro no había salido, por lo menos en dos ocasiones y eran giros por $9 millones.

-Yo no tengo ese informe. Lo que ustedes no dicen es que ese es el informe preliminar. Ese informe contiene errores graves, que estoy seguro que el banco contestó contundentemente. Hay afirmaciones que son erróneas. No es posible la mora, porque el cemento que llegaba se vendía y no se habían vencido los giros, pero ocultar mora en el BCR...

-El informe de Sugef no dice que ocultaron, pero sí dice que no se informó. El banco dijo que el crédito no se formalizó en octubre, sino en enero, pero Sugef dice que el informe se hizo con información del banco.

-El banco es grande y tiene un montón de operaciones y en los reportes sobre mora interviene un montón de gente. Ocultar mora implicaría enviar una directriz a un montón de gente que a uno ni se le ocurre. También está confundiendo el plazo de los créditos con el plazo de la línea como tal, que puede ser uno, dos tres años.

-¿En este caso el plazo era de 18 meses?

-Al inicio era de seis meses.