En los primeros cinco meses del 2012, Costa Rica exportó $621 millones en esos productos y este año llegó a $1.140 millones

Por: Marvin Barquero 23 junio

San José.

Las exportaciones nacionales de equipos de precisión y médicos ratificaron en los primeros cinco meses del 2017 el excelente comportamiento de los últimos cuatro años, y se colocaron muy cerca del valor aportado por las colocaciones del sector agropecuario.

Con un crecimiento de 12% en el acumulado de enero a mayo, respecto a igual periodo del 2016, el valor de las ventas de ese sector alcanzó los $1.140 millones, según datos obtenidos del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

Las ventas pasaron de $621 millones entre enero y mayo del 2012 hasta los $1.140 millones alcanzados en los primeros cinco meses de este año, para un incremento del 83%.

Los dispositivos médicos sostienen nuevamente el dinamismo de las exportaciones de Costa Rica. En los primeros ocho meses de este 2017, el valor de las ventas de este sector creció un 14%, según las cifras de Procomer.
Los dispositivos médicos sostienen nuevamente el dinamismo de las exportaciones de Costa Rica. En los primeros ocho meses de este 2017, el valor de las ventas de este sector creció un 14%, según las cifras de Procomer.

La cifra acumulada en cinco meses del 2017 por ese sector de manufactura está ya muy cerca de los $1.257 millones generados por las exportaciones del sector agrícola, el principal actualmente dentro de las exportaciones totales de Costa Rica.

Además, una comparación del acumulado de los cuatro principales sectores de exportación del país (agrícola, equipo de precisión y médico, industria alimentaria e industria eléctrica y electrónica) reveló que el crecimiento de las ventas de equipo medico resultó fundamental para evitar una mayor caída general de las exportaciones nacionales, consecuencia de la salida de la parte de manufactura de Intel. Esto último se reflejó en la industria electrónica.

Actualmente, hay 70 compañías multinacionales de renombre en el consorcio o cluster de ciencias de la vida. Dentro de ellas, siete figuran entre las principales a nivel mundial del subsector cardiovascular, de acuerdo con datos solicitados a la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo ( Cinde).

Equipo médico al aza
Equipo médico al aza

El empleo generado por este sector llega ya a 21.436 plazas (corte al 2016), con puestos en áreas como operarios que han sido capacitados en las tecnologías de cada caso, técnicos en diversas especialidades y profesionales de ingeniería. Específicamente, requieren de técnicos de calidad, cuartos limpios, mecánica, electromecánica, metrología, mantenimiento, ingenieros de calidad, industriales, mecánicos, de sistemas, y especialistas en dispositivos médicos.

Desde Costa Rica se exportan válvulas cardíacas, espirales de platino para atención de aneurismas, prótesis e implantes, dispositivos para la salud de la mujer, asas para la extracción de pólipos y lentes de contacto, entre otros productos de esa industria.

Buenas perspectivas

Pilar Madrigal, gerente de Promoción de Inversión de Cinde, y Karina López, coordinadora de Investigación de Mercados de Procomer, coincidieron por separado en que el futuro de este tipo de exportaciones en Costa Rica es muy prometedor.

"Dado el envejecimiento de la población mundial, cada vez más hay demanda de implementos médicos que atiendan las necesidades de primer orden de las personas, quienes privilegian la atención de salud ante cualquier otro gasto o consumo", declaró Madrigal.

Hasta ahora, el crecimiento ha sido muy fuerte en Costa Rica. De acuerdo con Cinde, en el 2000 había unos 1.500 empleos en el consorcio o conglomerado de ciencias de la la vida, y al cierre del 2016 ya eran 21.436 plazas. La cantidad de empresas de ese tipo instaladas en Costa Rica pasó de ocho en el 2000 a las 70 registradas actualmente.

Geográficamente, el país cuenta con tres centros o polos de mayor atracción de compañías de esa área: Coyol de Alajuela, Cartago y Barreal de Heredia.

Las cifras, según Cinde, colocan a Costa Rica en este momento como el segundo mayor exportador de dispositivos médicos de Latinoamérica.

Consultada acerca de hasta dónde puede llegar esa industria en el territorio nacional, Madrigal señaló que el potencial del sector es claro. Hacia el futuro, visualiza un aumento del valor agregado de los dispositivos que se producen aquí, con líneas de mayor sofisticación e innovación.

Asimismo, agregó, el reto es lograr posicionar al país como una sede de investigación y desarrollo para estas empresas. "Ya contamos con los primeros pasos dados en esta dirección, con ejemplos como los de las compañías Boston Scientific y Establishment Labs", mencionó Madrigal.

"Hay gran oportunidad de insertarnos en el mundo de dispositivos médicos electrónicos y conectados con la informática. Esta es una intersección cada vez más clara en esta industria y donde el país puede sacar provecho de su camino recorrido y evolución", estimó la especialista de Cinde.

Entre las firmas de más reciente instalación en Costa Rica se encuentran ITEK (2017), Pharma-Bio Serv (2016) y Boston Scientific R&D (2014). También están en el conglomerado Abbot Vascular, St. Jude Medical, Baxter y Hospira.