Jerarca advierte de riesgo cambiario y poca experiencia con préstamos en divisas

Por: Óscar Rodríguez 7 octubre, 2015
Las financieras y las cooperativas tienen un 23% y 45%, respectivamente, de su cartera de consumo en moneda extranjera otorgada en clientes que tienen ingresos en colones, según Sugef. Los préstamos para comprar carro tienden a darse en dólares. Foto ilustrativa | EYLEEN VARGAS/ARCHIVO
Las financieras y las cooperativas tienen un 23% y 45%, respectivamente, de su cartera de consumo en moneda extranjera otorgada en clientes que tienen ingresos en colones, según Sugef. Los préstamos para comprar carro tienden a darse en dólares. Foto ilustrativa | EYLEEN VARGAS/ARCHIVO

El auge de las operaciones de crédito en dólares en el segmento de cooperativas y financieras tiene en alerta a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

En los últimos cuatro años, el número de préstamos en moneda extranjera a hogares y empresas se triplicó.

Los datos de la Superintendencia, entregados por solicitud de La Nación , muestran que en diciembre del 2010 había 10.262 operaciones activas y se pasó a 30.115 a final del año pasado.

El incremento está explicado, en buena parte, por las financieras. Este sector tiene el 60% de su cartera colocada en clientes con ingresos en colones.

Precisamente, uno de los puntos que preocupa a Sugef es el crecimiento de los préstamos en moneda extranjera a no generadores de divisas, pues esto expone más al deudor a las variaciones en el tipo de cambio.

Además, le inquieta que este tipo de entidades financieras tienen acceso más limitado al fondeo en dólares.

Javier Cascante, jerarca de la Sugef, dijo que su preocupación con el tema de los préstamos no generadores de divisas abarca a todo el sistema financiero, pero sí vigilan la evolución en las financieras y cooperativas.

“Son entidades que no tienen una experiencia en otorgamiento en crédito en dólares, por tanto, es importante fortalecer la gestión de riesgo porque no es lo mismo prestar en colones que en dólares”, aseguró Cascante.

El funcionario recordó que en setiembre anterior, propusieron ampliar la provisión para los créditos en dólares para mitigar el riesgo. Desde el 2013 , la entidad es más rigurosa con quienes prestan en dólares.

Origen. Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras, explicó que las bajas tasas de interés en dólares, el exceso de liquidez en esta moneda y la estabilidad cambiaria impulsaron dichos préstamos.

infografia
Pese al aumento del crédito en moneda extranjera, los indicadores de morosidad están dentro del rango de normalidad. No obstante, Sugef vigila la mora a 90 días de atraso en los préstamos a clientes de cooperativas y financieras, dado que pasó de 560 operaciones, en el 2010, a 820 el año anterior.

Ortega descartó que haya una amenaza, pues este aumento obedece a un mayor otorgamiento de operaciones en moneda extranjera, en los últimos años.

Manuel Bolaños, presidente de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito, enfatizó que pese al aumento en las operaciones en dólares, el saldo de mora de la cartera es de menos del 1%.

Características. Tanto en financieras como en cooperativas, la mayoría de los préstamos en dólares a no generadores de esta moneda, se destina a operaciones de consumo y vivienda.

En las financieras, la colocación es cercana a 20% en ambos sectores, mientras que en las cooperativas es del 45% en el caso de consumo y el 30% en vivienda, según datos de la Superintendencia con corte a diciembre pasado.

José Eduardo Alvarado, gerente de Coopenae, comentó que la cartera en dólares pasó de $3,2 millones en el 2010 a $16,3 millones a setiembre anterior.

“Solo un 9% de la cartera está otorgada a no generadores. En los pocos casos donde se otorga, se mitiga con políticas de crédito más estrictas en porcentajes de deuda, garantía y escenarios de estrés”, enfatizó Alvarado.

Manfred Lacayo, gerente Financiero de Desyfin, dijo que someten a los clientes a análisis de variaciones cambiarias y tasas de interés para determinar si su ingreso neto soporta una cambio de 30% en la cuota del crédito.