Archivo

letras de cambio

Actualizado el 02 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esta semana asistí a tres eventos. En dos de ellos, organizados por la Academia de Centroamérica y por Ecoanálisis, se discutía acerca de los efectos de las entradas de capitales sobre la economía. En el otro, se celebraba el Día Nacional de la Empresa Privada. La principal conclusión que saco de estos eventos es la misma que escribí hace dos semanas en esta columna: si bien la entrada de una gran cantidad de capitales financieros en un plazo muy corto afecta significativamente a la economía, los verdaderos problemas del país están en otro lado.

Está claro que la gran cantidad de capitales que han ingresado en los últimos meses al país tiene un efecto sobre los precios dentro de la economía. El tipo de cambio y las tasas de interés se han visto afectados. Los precios de todos los bienes y servicios también se afectan. Esto se refleja a través de la inflación actual, y la posibilidad de una mayor inflación a futuro.

Como consecuencia de esos cambios en precios relativos, la producción nacional ha tendido a ser menos competitiva. Tanto los exportadores como los productores nacionales que compiten contra productos importados están sufriendo aumentos de costos más altos que los productores de otros países. Por eso es importante analizar las causas por las que la inflación de precios y las tasas de interés son más altas en Costa Rica que en la mayoría de los países con los que competimos. Ahí es donde caemos, de nuevo, en que hay que resolver el problema de las finanzas públicas.

Pero la competitividad de la producción nacional no sólo depende del tipo de cambio y de la inflación. También depende, y mucho, de lo que hagan los empresarios y el Gobierno. Los primeros deben enfocarse más intensamente en buscar la innovación. Tienen que pensar en hacer las cosas de una manera diferente. Tanto desde el punto de vista productivo (mayor eficiencia), como del producto final (nuevos productos diferenciados). La mentalidad del productor debe evolucionar hacia uno con mayor carácter empresarial, y no quedarse como un simple transformador de materias primas en bienes finales. Eso es fundamental para seguir siendo competitivos a nivel internacional.

PUBLICIDAD

Por su parte, el Gobierno debe ayudar a crear el ambiente propicio que permita a las empresas producir con la máxima eficiencia posible. En ese sentido, el gobierno de doña Laura ha venido trabajando en tres aspectos fundamentales para lograr ese objetivo: mejorar la seguridad ciudadana, reducir la tramitomanía y mejorar la infraestructura. Aunque a veces quisiéramos ver avances más rápidos, la buena noticia es que al menos se empieza a notar algo de progreso en esos tres aspectos.

  • Comparta este artículo
Archivo

letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota