Archivo

Una clínica ubicada en la arena, con el mar de fondo

Actualizado el 09 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

Una clínica ubicada en la arena, con el mar de fondo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El biólogo José David Palacios toma las medidas a un delfín que encalló. | FUNDACIÓN KETO PARA LN.
ampliar
El biólogo José David Palacios toma las medidas a un delfín que encalló. | FUNDACIÓN KETO PARA LN.

Cuando un delfín encalla, la playa se convierte en una clínica.

“Los delfines son animales silvestres; si ya salen de su hábitat es porque tienen problemas”, comentó Gabriela Hernández, veterinaria de la Fundación Keto.

Al llegar al lugar, biólogos y veterinarios evalúan el estado del animal y toman muestras de sangre para ver si tiene la bacteria del género Brucella .

Luego, realizan un diagnóstico y toman decisiones. “En campo se tienen tres opciones: se devuelve, se rehabilita o se le brindan cuidados paliativos”, dijo Hernández.

Paralelo a este proceso, los investigadores toman datos como tamaño, sexo, especie, edad (juvenil o adulto), condiciones ambientales y mareas, así como otras indicaciones como lesiones o cambios de pigmentación.

Si el animal llega muerto a la playa o fallece en el proceso, se recolectan tejidos de los órganos. Si es posible, se traslada el cuerpo del delfín a la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional (UNA) para realizarle una necropsia (procedimiento equivalente a la autopsia en seres humanos).

Para Hernández, todos los delfines que encallan –ya sea que vivan o mueran– contribuyen a la ciencia.

“Todas las muestras cuentan. Eso nos va a permitir conocer la enfermedad y qué está pasando en las poblaciones”, destacó Hernández.

  • Comparta este artículo
Archivo

Una clínica ubicada en la arena, con el mar de fondo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota