Vivir

Impacto es mayor en madres que en padres

Preocupación por crianza de hijos afecta la vida sexual

Actualizado el 27 de mayo de 2016 a las 12:00 am

El estrés tiene más peso que el desgaste físico, el sueño y la falta de tiempo

Vivir

Preocupación por crianza de hijos afecta la vida sexual

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El estrés pareciera causar mayor impacto en la vida sexual de la pareja cuando el bebé tiene entre seis y 12 meses de edad. En esta época las madres se muestran más preocupadas que los padres. | ISTOCK

Las preocupaciones y estrés por la crianza de los hijos tienen un impacto mayor en la vida sexual de la pareja que el propio cansancio físico que pueda suponer el cuidar y alimentar al bebé en sus primeros meses de vida.

Estas son las conclusiones de un estudio de la Universidad Penn State, en Estados Unidos. Los resultados fueron publicados en la revista Sex Roles.

“Sabemos que la satisfacción sexual es un elemento importante en las relaciones de pareja, pero no se había estudiado tan directamente la forma en que el estrés de los primeros años de ser padre afecta la vida sexual”, afirmó en un comunicado de prensa Chelom E. Leavitt, autor del estudio.

“Hay investigaciones que exploraban ese impacto por falta de tiempo, cansancio, sueño, cambio en los roles y hasta las rutinas de trabajo, pero el estrés en sí mismo, no”, añadió.

La investigación. Para analizar este tema, los científicos reclutaron a 170 parejas que esperaban un hijo y les preguntaron por su vida sexual. Luego volvieron a verlos cada seis meses durante los primeros tres años de la vida del menor y se les preguntó lo mismo, pero también se indagó sobre los niveles de tensión por la crianza de los niños.

Los científicos notaron que, aunque ambos padres experimentaban estrés, en las mujeres este tenía un mayor impacto en la vida sexual, no solo en frecuencia, sino también en satisfacción. Esto ocurría especialmente cuando el bebé tenía entre seis y 12 meses de edad.

“Cuando la criatura está recién nacida, depende más de ambos padres y, entonces, eso hace que la sexualidad (de los dos) pase a un segundo plano. Para los seis meses, ya el niño no depende exclusivamente del pecho de su madre y otras personas de la familia se involucran más en el cuido, por lo que la sexualidad vuelve a recuperar protagonismo. Sin embargo, es ahí cuando el estrés en alguno de los dos de la pareja se hace más notable”, dijo Leavitt.

Para cuando el menor cumple un año, las mujeres parecieran estar menos estresadas. El 69% manifestó sentirse muy satisfechas con su vida sexual, mientras que el 55% de los hombres respondió estar “algo satisfecho”.

Los investigadores señalan que se requieren más análisis para determinar por qué el estrés ligado con la crianza de los menores impacta en la vida sexual.

Las próximas fases del estudio incluirán edades de los padres, situación socioeconómica, diferencias étnicas y orientaciones sexuales de las parejas.

  • Comparta este artículo
Vivir

Preocupación por crianza de hijos afecta la vida sexual

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota