Vivir

El órgano tubular, rey de los instrumentos, se niega a ceder su trono

Actualizado el 30 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Vivir

El órgano tubular, rey de los instrumentos, se niega a ceder su trono

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los órganos tubulares empezaron a llegar a Costa Rica desde mediados del siglo XIX, procedentes de las casas fabricantes más prestigiosas de Europa.

El investigador Bosco Ramírez explicó que en Costa Rica “sobreviven” 19 órganos tubulares de las casas E. F. Walcker (Alemania), Pierre Schyven (Bélgica), Cavaillé-Coll (Francia) y Nuestra Señora de Begoña, (España).El primer órgano tubular se trajo para la inauguración del Teatro Nacional (1897), importado de la Casa Locatelli, de Bérgamo, Italia. El de la iglesia de La Soledad procede de la casa organera francesa Mutin Cavaillé Coll. “El dueño de esa compañía fue Charles Mutin , sucesor de Aristide Cavaillé-Coll fundador de una de las fábricas de órganos más prestigiosas del siglo XIX”, dijo Ramírez.

La Catedral Metropolitana, la basílica de los Ángeles (Cartago) el santuario nacional Santo Cristo de Esquipulas (Alajuelita), la parroquia Nuestra Señora del Carmen (San José) y la parroquia de Santo Domingo de Heredia son algunos de los templos costarricenses que atesoran algunos de estos instrumentos.

Por su parte, la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, en Palmares, resguarda el órgano más antiguo de Costa Rica, que data de 1881. Le sigue en antigüedad el de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, en Grecia, que además es el que ostenta el mejor estado de conservación y eso lo convierte en un gran favorito para conciertos.

Según la época en que fueron fabricados, los órganos tubulares pueden tener un funcionamiento mecánico, neumático o eléctrico.

El organista José Antonio Mora forma parte del equipo de restauradores y está involucrado con los órganos desde muy joven. “Mi papá era trompetista y organista, pero, además, tenía un piano en la casa y yo me ponía a travesearlo. Ya más adelante, me profesionalicé en la música y entré de lleno a tocar órgano”, dijo.

Su colega, Kevin Alvarado, es un joven estudiante de Arquitectura, que también desarrolló el amor por la música desde temprana edad. “Para mí, el órgano tubular es un instrumento muy completo y con un sonido único.

” Es importante hacer un esfuerzo por restaurar los que quedan en el país, pues son patrimonio de la música”, opinó .

  • Comparta este artículo
Vivir

El órgano tubular, rey de los instrumentos, se niega a ceder su trono

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota