Vivir

Sidi Ifni, un reducto del idioma español en Marruecos

Actualizado el 26 de diciembre de 2013 a las 09:08 am

El legado colonial se multiplica en las calles de la ciudad que fue posesión española entre 1934 y 1969

Vivir

Sidi Ifni, un reducto del idioma español en Marruecos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Vista general de la ciudad costera marroquí de Sidi Ifni, la cual estuvo bajo el protectorado español entre 1934 y 1969. (AFP)

Sidi Ifni

"Correos - Avión - Ordinario". Un enorme buzón azul, descolorido por el paso del tiempo e incrustado en un edificio de la época colonial, recuerda el pasado de Sidi Ifni, una ciudad al sur de Marruecos que fue posesión española entre 1934 y 1969.

Aunque el árabe se ha impuesto entre las nuevas generaciones, los mayores hablan un perfecto español.

"Yo aprendí a leer y escribir en castellano con las cartillas españolas", cuenta Bolan Jama, de 62 años, sentado en un café de la Avenue Hassan II, que antes se llamaba Calle Teniente Coronel Oro.

Una mujer marroquí camina delante de un restaurante con un nombre español, en la ciudad costera de Sidi Ifni.
ampliar
Una mujer marroquí camina delante de un restaurante con un nombre español, en la ciudad costera de Sidi Ifni. (AFP)
Muchas placas de calles de la época española, a menudo con nomenclatura militar, siguen en su sitio, aunque hayan cambiado de apelación. Así se puede leer "Calle del General Mola", una figura prominente del levantamiento de Francisco Franco contra la República Española en 1936, o "Calle del Teniente General Portillo".

"Lahsen Rubio", responde un ciudadano cuando se le pregunta por su nombre. "A mi padre los españoles le llamaban rubio. En el registro marroquí de habitantes posterior a 1969 había que poner un apellido y se quedó con ese", explica este hombre de 61 años, en un excelente castellano.

"Muchos habitantes de Sidi Ifni, que trabajaban con el ejército, se llamaban Mohamed, por lo que los españoles los llamaban por el número del uniforme. De esta forma uno era noventa, otro sesenta. Y esos números han quedado en muchos casos como apellidos ahora", añade Lahsen Rubio.

El curioso buzón del antiguo edificio de Correos, en la Avenue Mohamed V, antes llamada Calle 6 de Abril (en referencia a la fecha de 1934 en que se hizo efectiva la posesión del enclave por España), no es el único testimonio del reciente pasado colonial en la ciudad costera, rodeada de playas con enormes olas que atraen a surfistas de todo el mundo, siendo muy conocida la de Legzira.

En esta ciudad de casas blanquiazules permanecen muchos edificios coloniales, los principales en la Place Hassan II, antigua Plaza de España. La iglesia de Santa Cruz ha pasado a ser el Palacio de Justicia, el antiguo Gobierno General se ha convertido en Palacio Real y el Hotel España se llama Belle Vue.

PUBLICIDAD

En la misma plaza se erige lo que era la Pagaduría, ahora cerrada, con un enorme águila, el escudo de la España franquista, encima de la puerta de entrada.

Una fuente y azulejos de estilo andaluz, con escudos de regiones españolas, delatan el pasado de la ciudad en medio de la plaza, desde donde se accede a una vista panorámica de la amplia playa.

El legado colonial se multiplica en las calles adyacentes. "En ese local veíamos películas españolas y americanas", explica Jamal Bolan, señalando un edificio vacío en el que se lee "Cine Avenida".

Entre la plaza de España y una explanada en desuso, que antes era el aeropuerto, siguen en pie lo que era el Club Deportivo, el casino y una escuela femenina de la época.

Una mujer marroquí se arrecuesta a un buzón que se remonta a la época del protectorado español en Marruecos.
ampliar
Una mujer marroquí se arrecuesta a un buzón que se remonta a la época del protectorado español en Marruecos. (AFP)
"Nosotros, los chicos, íbamos a otro colegio, que se llamaba Grupo Escolar Niños Alcázar de Toledo", señala Abdelhad Nebir, otro hombre que ha superado los sesenta, que era un adolescente cuando vio marcharse de Sidi Ifni a los españoles.

Unas calles más abajo se encuentra el Museo de la Resistencia y del Ejército de Liberación de Sidi Ifni.

"Contamos con miles de documentos de la época de la administración española", cuenta Taufiq Benacer, responsable del museo.

En sus salas se exponen uniformes de miembros de la resistencia de Sidi Ifni y del ejército español, además de una enorme rotativa en la que se imprimía la Revista Ilustrada del África Occidental Española.

El enclave está situado a unos 400 km al noreste del antiguo Sáhara Occidental Español, una colonia de Madrid hasta 1975.

El reino de Castilla fundó un establecimiento en Sidi Ifni en 1476 y lo abandonó en 1524. El Sultán de Marruecos reconoció en 1860 ese antiguo asentamiento, aunque España no lo ocupó de forma efectiva hasta 1934.

"Cada 18 meses venían 6.000 reclutas españoles a hacer el servicio militar aquí", recuerda Lahsen Rubio.

Marruecos se independizó de Francia en 1956 y tras una guerra contra España en 1957 y 1958 recuperó la provincia, aunque no la ciudad de Sidi Ifni.

Una resolución de la ONU y un acuerdo bilateral llevaron a Madrid a cederla, el 30 de junio de 1969.

"Tras bajar la bandera, la banda de música del ejército español hizo ese día el camino entre la Plaza de España y el aeropuerto, dejando Sidi Ifni", evoca Bolan Jama.

PUBLICIDAD

La librería Viodre, el café Madrid o el bar La Cordobesa eran algunos de los establecimientos de la época colonial.

"Una vez, el famoso torero El Cordobés vino a ver a un amigo suyo, que se llamaba José Mari y tenía el bar Sevilla", recuerda Bolan Jama.

En las calles de Sidi Ifni se esparcen los letreros en castellano. Y en las conversaciones de la Avenue Hassan II, los mayores, sentados en los cafés, intercambian recuerdos sobre la presencia española y los cuentan a quien los quiere escuchar. Muchos buenos, y otros no tanto.

  • Comparta este artículo
Vivir

Sidi Ifni, un reducto del idioma español en Marruecos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota