Vivir

‘El principito’: un libro que no pasa de moda

Actualizado el 01 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Obra escrita por el francés Antoine de Saint-Exupéry, se publicó en 1943

Es uno de los textos más leídos por público de todas las edades en el mundo

Vivir

‘El principito’: un libro que no pasa de moda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Han pasado 72 años desde que el mundo conoció, por medio de un libro, a un niño de cabellera dorada que vivía en un asteroide con una rosa y dos volcanes como únicas posesiones.

Aquel pequeño príncipe visitó seis planetas antes de llegar a la Tierra, para conocer el extraño mundo de los adultos.

El principito , novela del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), es hoy uno de los libros favoritos entre lectores de las más diversas edades en todo el planeta.

Una película homónima, inspirada en el libro, se estrenará, el próximo 3 de setiembre, en las salas de cine de Costa Rica.

Hasta la fecha, esta obra ha sido traducida a más de 200 idiomas. ¿Por qué un libro escrito por un piloto francés y publicado en Nueva York, en 1943, sigue siendo tan popular en todo el mundo?

La Nación consultó a varios especialistas sobre las características que hacen de El principito un clásico de la literatura que trasciende el tiempo y el espacio.

Libro para chicos y grandes. La historia fantástica sobre un niño “caído del cielo” que es amigo de una rosa, habla con los animales y viaja por los planetas, apela a un público infantil. El texto está acompañado de bellas ilustraciones que, sin duda, atraen la atención de los más pequeños.

No obstante, el contenido de la obra es profundo, filosófico e invita a la introspección, por lo que no puede catalogarse como un libro exclusivamente infantil.

El propio autor se disculpa con los niños por dedicar el libro a “una persona mayor”, pero aclara que este libro es para un adulto (León Weth) cuando era niño.

“Es una obra muy bien escrita. Tiene un estilo ágil y ameno, pero el mensaje es un llamado al ser humano. Nos plantea que, en el camino de la vida, no hay que perder la esencia de ser niño. Es una historia hermosa, con personajes que nos cautivan y con los cuales nos identificamos”, opinó Alma Aguilar, profesora e investigadora de Literatura.

Para Nacer Wabeau, escritor, catedrático y profesor de Literatura Francesa de la Escuela de Lenguas Modernas de la Universidad de Costa Rica, este libro le habla al niño que todos llevamos dentro. “ El principito encarna la ingenuidad, la inocencia y la curiosidad. La visión de los niños es disfrutar de la vida sin complicaciones, simplemente jugar. Sin embargo, los adultos reprimen esa inocencia infantil para lograr un comportamiento socialmente correcto”, destacó Wabeau.

El principito

Humanos ante todo. Los expertos consultados coinciden en que la obra plantea, de una manera poética, un abanico de valores y sentimientos universales: el amor, la amistad, la solidaridad y la fraternidad. Cuando el niño aterriza en nuestro planeta, tiene un encuentro insólito con un piloto que se detuvo en el desierto para arreglar su avión averiado.

“En ese capítulo aparece mi ilustración favorita: la que presenta al principito tratando de extraer agua de un pozo. Para mí, es símbolo de la esperanza pensar que, en la inmensidad y desolación del desierto, siempre es posible hallar agua bajo la tierra”, agregó Wabeau.

El libro también enfrenta al ser humano con rasgos de su lado menos amable: avaricia, vanidad, abuso de poder, consumismo, falta de comunicación y soledad.

En su viaje de exploración por los planetas, el pequeño se topa con una serie de personajes ricos en simbolismo que son habitantes únicos de esos mundos.

“Al niño le parece muy extraño el mundo de las personas mayores, porque solo entienden de números, pero no ven la importancia de una flor, de un volcán, de las estrellas, de una sonrisa”, opinó Francisco Guevara, coordinador de la maestría en Literatura Francesa de la Universidad de Costa Rica. Para el académico, la necesidad de cultivar la amistad es uno de los temas centrales de la obra. Similar opinión expresó la escritora Floria Jiménez, autora de varias obras infantiles.

“Este libro es un canto a la amistad verdadera, esa que solo se ve con el corazón y es capaz de ver un cordero a través de una caja pintada en un papel, esa que no cuantifica en función de lo material, que es desinteresada y que impulsa a buscar el bien del otro, antes que el de sí mismo”, manifestó Jiménez.

"El Principito" llega a los cines y el libro sigue vigente (Paramount Pictures)

Los expertos afirman que uno de los episodios más poderosos de la novela es el encuentro del protagonista con un zorro en la Tierra. “Uno de los temas centrales de este libro es la importancia de cultivar la amistad. El zorro le dice al principito apprivoise-moi, una palabra que fue traducida al español como ‘domesticar’, pero lo que significa es ‘crear vínculos’”, aclaró Guevara.

El principito accede a la petición del zorro y acepta “domesticarlo” y convertirlo en su amigo.

“El zorro es el personaje que desencadena toda la reflexión filosófica, pues conduce a la introspección, representa la sabiduría y nos recuerda que el amor hace que una persona sea distinta y sobresalga de entre las demás”, destacó el docente.

La frase en la que el zorro le revela su secreto al principito es una de las más famosas de la literatura y encierra un poderoso mensaje: “Solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

El profesor Wabeau destaca que esta obra tiene varias lecturas. “Cada vez que uno la lee, encuentra algo que aprender”.

  • Comparta este artículo
Vivir

‘El principito’: un libro que no pasa de moda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota