Vivir

Lanza libro en EE. UU. con diez años de investigación científica que da bases científicas para dejar ‘jugar con tierra’

Microbióloga tica: Obsesión por limpieza en niños más bien atrae enfermedades

Actualizado el 16 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Desarrollarse en ambiente ‘muy puro’ sube riesgo de asma, diabetes y obesidad

Microbios son necesarios en el organismo para potenciar defensas

Vivir

Microbióloga tica: Obsesión por limpieza en niños más bien atrae enfermedades

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Jugar con tierra, lejos de enfermar a los niños, les ayuda a formar un mejor sistema inmunitario. Una vez terminado el juego, se lavan las manos (o las partes del cuerpo sucias) pero solo con agua y jabón, el alcohol podría matar más bacterias de necesarias, según científica. | ISTOCK PHOTOS

Tenían razón las abuelitas que decían: “dejen a los chiquitos jugar con tierra para que críen defensas”, solo que ahora, detrás de sus consejos, hay fundamentos científicos.

La doctora costarricense en Microbiología, Marie Claire Arrieta, defiende esa tesis.

Junto con Brett Finlay, ella condensó varios años de investigación en el libroLet them eat dirt (“Déjelos comer tierra”), que saldrá a la luz este 20 de setiembre en Estados Unidos, y próximamente se espera una edición en español para ser distribuida en varios países (incluido Costa Rica).

“Durante años estudiamos los microbios como agentes enemigos y quisimos hacer todo por evitarlos. Pero en los últimos 10 años, la ciencia se ha dedicado a estudiarlos y ha visto lo contrario. Sí, claro que hay microbios peligrosos para la salud, pero, por ejemplo, el 99% de los que viven en el intestino no solo no son dañinos, si no que nos benefician. El matarlos más bien nos hace enfermar más”, advirtió la especialista.

De acuerdo con las pruebas realizadas por Arrieta en distintos laboratorios y la revisión de varias obras sobre el tema, encontró que los niños que presentan un desequilibrio en esos microbios internos, debido a esa obsesión por la limpieza, más bien están más propensos a sufrir enpadecimientos como asma, alergias, sobrepeso y diabetes tipo 2, entre otros males crónicos.

Rol protagónico. El conjunto de bacterias y otros microbios que habitan dentro de nuestro organismo, especialmente en el intestino, es llamado microbiota y es vital para la formación del sistema inmunitario.

Obsesión por limpieza en niños más bien atrae enfermedades

“Los tres primeros años de vida son clave en la formación de esa microbiota. Es el momento en el que el cuerpo está más sensible a la formación de defensas, por lo que estas bacterias y otros microorganismos son necesarios para que el niño forme su sistema inmunitario y su metabolismo funcione correctamente”, dijo.

Según ella, en esta etapa lo que entra por la boca, es decir, la dieta, también es relevante. En los primeros seis meses, lo ideal es alimentarse exclusivamente con leche materna, no solo por sus nutrientes, si no porque el bebé entra en contacto con las bacterias de su madre, las cuales le ayudan a formar su propia microbiota.

Ahora bien, cuando el niño empieza a comer sólidos, las frutas, las verduras, las proteínas y los granos integrales son indispensables en la mesa.

“Lo que comemos nos alimenta no solo a nosotros, sino también a nuestras bacterias”, recalcó la experta.

Usar lógica. ¿Cuándo es necesario extremar medidas higiénicas? La respuesta está en usar el sentido común. Por tanto, Arrieta aclara que no es lo mismo un ambiente controlado, como en la casa, que uno masivo, donde se está en contacto con más gérmenes, como un centro comercial, una guardería o un aeropuerto.

“En una guardería, siempre va a haber chiquitos enfermitos. Ahí el concepto es distinto. Ahí sí es mejor mantener una limpieza más a conciencia y lavarse las manos más seguido con agua y jabón”, dijo la autora.

La costarricense escribió el libro Let them eat dirt cuando se desempeñaba como investigadora de la Universidad de British Columbia, en Canadá. En la actualidad desarrolla sus indagaciones en la Universidad de Calgary, en ese mismo país.

Entrevista: ¡Deje que se meta los dedos a la boca!

Entrevista con investigadora: ‘¡Déjelo meterse los dedos en la boca!’

¿Cuál es el rol de los microbios en el intestino?

-Cuando nacemos, el sistema inmune está inmaduro y las bacterias nos ayudan a formarlo. En el nacimiento nos damos el primer 'baño de microbios', incluso los microbios son diferentes si el nacimiento es vía vaginal o por cesárea.

"El tracto vaginal es muy rico en bacterias beneficiosas. Luego, con la leche materna hay más intercambio de microbios y así se va reforzando más. Los primeros tres años son clave en la formación de la microbiota".

¿Cómo saber si uno está exagerando en limpieza?

-Depende de la edad. A las 2, 3, 4 semanas tampoco es que los vas a tirar al piso (a los niños), pero no hay que obsesionarse con la limpieza y la desinfección. No hay que estar limpiando con alcohol todas las superficies. Con agua y jabón es suficiente.

"Cuando el niño tiene dos meses, ¡deje que se meta los dedos a la boca! Cuando comience a gatear ¡déjelo gatear!

"Los juguetes de los niños solo deben lavarse si están sucios, y se lavan, que sea con agua y jabón, no con alcohol ni cloro".

¿Hay lugares en donde se debe ser más cuidadoso?

-Sí. Donde hay aglomeraciones de personas.

"Si se le cae una chupeta en su casa, no necesita lavarla, si se le cae en un mall sí, lo mismo en las guarderías o el kinder".

¿Otras recomendaciones?

-No abuse de los geles antibacteriales; eliminan más bacterias de la cuenta. Solo se usan si no hay agua y jabón.

"Tampoco es bueno que menores de tres años tomen antibióticos, a no ser que el pediatra vea una razón muy calificada, porque pueden matar las bacterias beneficiosas".

  • Comparta este artículo
Vivir

Microbióloga tica: Obsesión por limpieza en niños más bien atrae enfermedades

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota