Vivir

Niños que duermen fuera de casa son menos apegados a sus padres, según un estudio

Actualizado el 30 de julio de 2013 a las 01:09 pm

No importa si es el padre o la madre el “cuidador principal”; lo importante es que el niño pase todas las noches con esta persona en el primer año de vida

Vivir

Niños que duermen fuera de casa son menos apegados a sus padres, según un estudio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.

San José (Redacción).

Los hijos de divorciados con custodia compartida son menos apegados al progenitor con el que viven.

Es la conclusión de un estudio de la Universidad de Virginia, que encontró que el 43% de los niños que pasaban al menos una noche por semana lejos de sus madres (con las que vivían) tenían menos apego a ella, en comparación con los que sólo compartían con su padre durante el día.

Los hallazgos fueron más claros con los niños de entre 3 y 5 años que con los de otras edades, afirman en las conclusiones de la investigación, que se publicó en la revista Journal of Marriage and Family.

Para los investigadores, el apego se define como una profunda conexión emocional perdurable entre un bebé y el cuidador. Este apego se desarrolla durante el primer año y es la base para tener relaciones saludables más tarde en la vida, incluida la adultez, explicó en el sitio de la universidad Samantha Tornello, autora principal del estudio.

En una sociedad donde aumentan los divorcios, las separaciones los nacimientos fuera del matrimonio, es común que el sistema jurídico determine arreglos de custodia compartida.

Es importante que el niño pase todas las noches con su cuidador principal durante el primer año. Luego, conforme crezca, podrían incrementarse las pernoctaciones e incluso que lleguen a dormir tanto donde la mamá como donde el papá a partir de la etapa preescolar

"Los jueces a menudo toman decisiones relativas a la custodia sin saber lo que en realidad puede estar en el mejor interés del niño. Nuestro estudio plantea la pregunta: ‘¿Será mejor que el niño pase sus noches con una sola persona, o que al menos duerma con menos frecuencia en otra casa?’”, sostuvo.

En su opinión, no importa si es el padre o la madre el “cuidador principal”. Lo importante, asegura, es que el niño pase todas las noches con esta persona para que tenga “por lo menos un buen apego seguro”, en los primeros años de vida.

Posteriormente, conforme crezca, podrían incrementarse las pernoctaciones e incluso que lleguen a dormir tanto donde la mamá como donde el papá a partir de la etapa preescolar.

Para realizar la investigación, Tornello y sus co-autores revisaron los datos de un estudio longitudinal nacional de alrededor de 5.000 niños nacidos en las grandes ciudades de Estados Unidos desde 1998 hasta 2000.

  • Comparta este artículo
Vivir

Niños que duermen fuera de casa son menos apegados a sus padres, según un estudio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota