Vivir

Carlos Hiller: un argentino que hizo hogar en Guanacaste

Actualizado el 04 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Vivir

Carlos Hiller: un argentino que hizo hogar en Guanacaste

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Las pasiones de Carlos Hiller: la pintura y los paisajes marinos. | ALONSO TENORIO/ ARCHIVO

“Por ahí de 1991, salí de Argentina a hacer un recorrido por tierra. Primero, estuve por todo mi país y luego pasé por otros lugares de Suramérica. Hubo naciones en las que me quedé poco tiempo porque eran inseguros, había problemas políticos o con la guerrilla. Pero con solo cruzar la frontera con Costa Rica, el ambiente era otro, invitaba a quedarse”, rememora el artista y ambientalista Carlos Hiller.

Al poco tiempo, decidió regresar a su patria, solo para decirles a sus padres: “Me voy a vivir a Costa Rica”.

LEA: Calidez y amistad de ticos motiva a extranjeros a quedarse

Ha estado por todo el país, pero asegura que Guanacaste terminó de atrapar su corazón. Así, se afincó primero en Liberia y ahora entre Playa Hermosa y playas del Coco. Ya han pasado casi 25 años.

“Costa Rica tiene algo que le arruina a uno las ganas de salir a conocer otros países. Aquí yo sigo descubriendo todo tipo de cosas y lugares. También encontré el lugar que me permite desarrollar la pasión de bucear, estar en contacto con el ambiente marino y hacer arte”, sostiene.

Aunque afirma que muchas cosas han cambiado, dice que siempre hay personas comprometidas con el cuidado y la defensa de la naturaleza.

  • Comparta este artículo
Vivir

Carlos Hiller: un argentino que hizo hogar en Guanacaste

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota