Vivir

Según un hallazgo de la Universidad de Bonn

Un gen ‘hace olvidar’ las llaves a menudo

Actualizado el 24 de marzo de 2014 a las 12:00 am

El gen DRD2 dirige el envío de las señales de dopamina en el cerebro

La sección del ADN también controla la atención y la concentración

Vivir

Un gen ‘hace olvidar’ las llaves a menudo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Olvida usted donde dejó sus llaves? ¿No recuerda el nombre de quien acaba de saludar? ¿Tal vez se le pierde la cartera con frecuencia? Esos despistes mentales podrían tener un origen genético.

Científicos de la Universidad de Bonn, en Alemania, vincularon un gen a la frecuencia con que la gente suele olvidar cosas sencillas. Una variante particular de este gen hace que se distraigan con más facilidad, causando los deslices en la memoria por la falta de atención.

“La ocurrencia frecuente de estos lapsus sugiere que son efectos de la genética”, dijo Sebastian Markett, autor principal del estudio, que se publicará en mayo en la revista Neuroscience Letters .

El gen receptor de dopamina D2 (DRD2) desempeña un papel importante en el olvido pues es esencial en el proceso de transmisión de señales dentro de los lóbulos frontales.

Si el cerebro fuese una orquesta, el gen DRD2 sería la batuta del director pues es esencial en dar indicaciones (de dopamina , en este caso) para el conjunto. Si la batuta pierde el compás, la orquesta se confunde.

Tener un lugar fijo para las llaves y apuntar los datos importantes,  ayudan a controlar los efectos del gen, afirma el autor del estudio. | SXC.HU/PARA LN
ampliar
Tener un lugar fijo para las llaves y apuntar los datos importantes, ayudan a controlar los efectos del gen, afirma el autor del estudio. | SXC.HU/PARA LN

Variantes. Los investigadores hallaron dos variantes del DRD2 en 500 personas. Un 25% de ellas tenía la molécula citosina ( uno de los pilares que conforman el ADN ) en el gen. Para el 75% restante, al menos una molécula de citosina se había sustituido por la molécula timina, otra pieza fundamental del ADN.

Una encuesta de autoevaluación también midió cuán a menudo los participantes olvidaban asuntos simples, cuán fácil se distraían de sus quehaceres, y cuán difícil les era concentrarse.

El uso de métodos estadísticos luego verificó que es posible vincular parcialmente la variante con timina del DRD2 con los síntomas de la mala memoria.

Según Markett, en vez de usar este hallazgo como excusa al olvidar nombres o perder las cosas a menudo, es mejor apuntar las ideas importantes y dejar las cosas en un mismo lugar.

  • Comparta este artículo
Vivir

Un gen ‘hace olvidar’ las llaves a menudo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota