Vivir

En un espacio más delgado que un cabello humano

Científicos ‘pintan’ la Mona Lisa más pequeña del mundo

Actualizado el 08 de agosto de 2013 a las 12:00 am

La obra fue llamada por sus creadores la ‘Mini-Lisa’ y se trató de un experimento

Ejercicio muestra avances y potencial de la llamada nanomanufactura

Vivir

Científicos ‘pintan’ la Mona Lisa más pequeña del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo se las hubiera arreglado el maestro Leonardo da Vinci para pintar a su famosa Mona Lisa en un lienzo más delgado que un cabello humano?

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos logró reproducir la pintura más famosa del mundo en un espacio microscópico: una superficie de 30 micrómetros de ancho. Un micrómetro equivale a la millonésima parte de un metro, esto quiere decir que la pequeñísima réplica mide un tercio del ancho de una hebra de cabello.

La pintura está en una superficie de 30 micrómetros de ancho. Un micrómetro equivale a la millonésima parte de un metro. |  GEORGIA INSTITUTE OF TECHNOLOGY.
ampliar
La pintura está en una superficie de 30 micrómetros de ancho. Un micrómetro equivale a la millonésima parte de un metro. | GEORGIA INSTITUTE OF TECHNOLOGY.

La obra –que fue llamada por sus creadores la “Mini-Lisa”– es un experimento para demostrar los avances en el campo de la nanomanufactura, pues los expertos lograron variar la concentración de moléculas a una escala tan pequeña.

En vez de pinceles y pinturas, los creadores utilizaron un microscopio de fuerza atómica y un proceso denominado nanolitografía termoquímica (TCNL, por sus siglas en inglés). Esta técnica consiste en ir aplicando calor, píxel por píxel, en la superficie para crear reacciones químicas nanométricas.

Con solo variar la temperatura en cada ubicación fue posible controlar el número de nuevas moléculas que fueron creadas de modo que a mayor cantidad de calor, mayor la concentración de esas moléculas.

La obra final quedó en blanco y negro y los grados de coloración se obtuvieron también a partir de las variaciones de temperatura. De este modo, a mayor cantidad de calor se lograron las tonalidades más claros que se observan en las frente y en las manos de la Mini Lisa mientras que una disminución en la temperatura dio como resultado las sombras más oscuras de su cabello y vestido.

“Al ir ajustando la temperatura, nuestro equipo manipuló reacciones químicas para producir variaciones en las concentraciones moleculares a escala nanométrica”, explicó Jennifer Curtis, profesora asociada de la Escuela de Física y principal autora del estudio.

La científica explicó que esas reacciones presentan un confinamiento espacial, es decir, están delimitadas en el espacio y eso es lo que permite lograr la precisión para crear imágenes químicas complejas como la Mini-Lisa.

Curtis agregó que la técnica de nanolitografía termoquímica hará posibles una amplia gama de experimentos y aplicaciones en campos que antes eran inaccesibles como la Nanoelectrónica, la Optoelectrónica y la Bioingeniería. Otra de las ventajas es que los microscopios de fuerza atómica son bastante comunes y el control térmico es relativamente sencillo, por lo que estaría al alcance para los laboratorios académicos e industriales.

  • Comparta este artículo
Vivir

Científicos ‘pintan’ la Mona Lisa más pequeña del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota