Vivir

Iniciativa de la fundación Cientec

Celulares se transforman en ‘microscopios caseros’

Actualizado el 13 de mayo de 2017 a las 06:00 am

Teléfonos inteligentes conectados a un dispositivo permiten ver objetos diminutos

Plan piloto acerca la ciencia a vecinos de San Carlos, Liberia y Puntarenas

Vivir

Celulares se transforman en ‘microscopios caseros’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El celular o la tableta se colocan sobre el miniscopio, un aparato portátil que cuenta con un lente objetivo. (Jorge Navarro)

Observar en detalle un diminuto zancudo, al punto de ver perfectamente cada parte de su cuerpo, ya no se limita solo a quienes tienen un microscopio a mano.

Si usted tiene un celular inteligente o una tableta, estos pueden convertirse en un instrumento científico casero, capaz de proyectar en su pantalla hasta las fracciones más pequeñas de un ser u objeto.

Esto es posible gracias al 'miniscopio', una estructura portátil sobre la cual se coloca el dispositivo móvil y, por medio de un lente objetivo, transmite la imagen en grande del cuerpo observado.

El cuerpo estudiado se sitúa en el lente objetivo y este transmite la imagen en la pantalla del dispositivo móvil. (Jorge Navarro)

Promover la ciencia ciudadana

Se trata de un producto impulsado por la Fundación para el Centro Nacional de la Ciencia y la Tecnología (Cientec), cuyo objetivo es llevar la ciencia a la ciudadanía.

¿Cómo? Poniendo al alcance de todas las personas el miniscopio y educándolas en su uso.

"Es un aparato que debería ser accesible para llevarlo a los centros educativos, a las familias, de manera que podamos promover la curiosidad científica ciudadana", aseguró Alejandra León, directora de la fundación.

Según Pedro León, biólogo molecular de Cientec, una de las principales ventajas del miniscopio es que, gracias a que echa mano del celular y de las tabletas, permite tomar fotos y videos.

Asimismo, el experto destacó que el aparato es fácil de usar y comprender para las personas.

"¿Cómo lograr que los muchachos se interesen en el mundo que el ojo humano no ve? Pues bueno, se les reta a usar un instrumento de uso cotidiano como es el celular", afirmó León.

Con solo envolver el insecto en un trozo de cinta adhesiva, este puede colocarse en el miniscopio y ser estudiado. En la imagen, una tableta proyecta la pata del zancudo Aedes aegypti. (Jorge Navarro)

El miniscopio permite apreciar mejor las cosas, seres o sustancias que tienen un tamaño de entre un milímetro y un micrómetro (equivale a la milésima parte de un milímetro). O sea, que por medio de este dispositivo es posible ver en grande y examinar la composición de insectos, hormigas, cristales de azúcar y de sal, larvas, flores diminutas, entre otros.

"Hasta puede volverse un asunto de arte, porque al explorar tejidos, formas y colores que normalmente no vemos, se logran imágenes hermosas", comentó Luz María Moya, física de Cientec.

En favor de la salud

Firme en su finalidad de acercar la ciencia a la población, Cientec emprendió un plan piloto para capacitar a 240 personas de tres cantones, para un equivalente de 80 beneficiarios por cantón.

Los talleres para aprender a usar el miniscopio se impartirán en San Carlos (Alajuela), Liberia (Guanacaste) y la ciudad de Puntarenas, todas zonas vulnerables a enfermedades como el dengue, el zika o el chikunguña, transmitidas por la picadura del mosquito Aedes aegypti.

Los favorecidos serán, principalmente, maestros, profesores, padres de familia y personas quienes laboren en el área de salud, pero el cupo también se extiende a los demás habitantes.

Además de un miniscopio para que lo utilicen con su propio celular inteligente o tableta, cada participante recibirá el libro Guía de artrópodos de importancia médica y veterinaria.

Si está interesado en participar en los talleres o en adquirir un miniscopio, comuníquese a los teléfonos 2280-4561 y 2225-5910, de Cientec. El dispositivo cuesta ¢12.000.

LEA: Nuevo libro explora relación de insectos con enfermedades.

El gran objetivo de las capacitaciones es que los participantes aprendan a identificar al zancudo Aedes aegypti usando el miniscopio y sirvan como agentes multiplicadores de conocimiento en sus poblados.

Inicialmente, el proyecto habilitará un grupo en Facebook para que, cuando alguien haya confirmado la presencia de dicho mosquito en su hogar, centro de estudio, trabajo o cualquier otro sitio de su comunidad, reporte su hallazgo en esa red social.

Sin embargo, se trabaja en el desarrollo de una aplicación móvil que recolecte esa información.

La apuesta futura de Cientec es consolidar una base de datos sobre la presencia del Aedes aegypti en Costa Rica para que sirva al Estado y a las comunidades a estar alerta.

Como se hace en un celular o en una tableta, el miniscopio da la opción de acercar y alejar la imagen. (Jorge Navarro)

Respaldo multidisciplinario

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la fundación Crusa, que financia el plan piloto.

Asimismo, es apoyada por el Parque Marino del Pacífico, ubicado en Puntarenas, la sede del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) en San Carlos, y la Universidad Nacional (UNA) de Liberia. En las instalaciones de esas entidades es donde se impartirán las clases.

El Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET) de la Universidad de Costa Rica (UCR) también hace su aporte al proyecto como asesor científico, mientras que la universidad Cenfotec desarrolla la aplicación móvil.

Las capacitaciones se llevarán a cabo el 18 y 19 de mayo en San Carlos; el 15 y 16 de junio en Puntarenas, y el 29 y 30 de junio en Liberia. Todavía quedan espacios en todas.

Si está interesado en participar o en adquirir un miniscopio, comuníquese a los teléfonos 2280-4561 y 2225-5910, de Cientec. El dispositivo cuesta ¢12.000.

  • Comparta este artículo
Vivir

Celulares se transforman en ‘microscopios caseros’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota