14% de jóvenes de la GAM estaría en riesgo de bulimia o anorexia
Vivir

Estudio del Instituto de Investigaciones Psicológicas

14% de jóvenes de la GAM estaría en riesgo de bulimia o anorexia

Actualizado el 05 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

6% de estos adolescentes sufre de esos males aún sin diagnóstico

El 20% de los muchachos tiene sobrepeso y al 36% no le gusta su físico

Vivir

14% de jóvenes de la GAM estaría en riesgo de bulimia o anorexia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Los desórdenes alimentarios matan. Melissa Avrin, de Totowa, Nueva Jersey, cuando tenía 16 años, tres años antes de morir. Su madre quiso difundir su historia para alertar a otras personas sobre el problema. | NYT PARA LN
ampliar
Los desórdenes alimentarios matan. Melissa Avrin, de Totowa, Nueva Jersey, cuando tenía 16 años, tres años antes de morir. Su madre quiso difundir su historia para alertar a otras personas sobre el problema. | NYT PARA LN

Dietas tan fuertes que llevan a consumir los requerimientos de nutrientes de un solo día a lo largo de una semana completa; atracones en los que más bien sucede lo contrario y comen en un solo día lo que deberían comer en siete, para luego sentirse culpables y vomitar o tomar laxantes para “liberarse”.

Realidades con nombres definidos: anorexia y bulimia, problemas que no son ajenos a jóvenes de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Un estudio del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad de Costa Rica destaca que el 6% de los colegiales de la zona tiene un trastorno alimentario no diagnosticado y que el 14% está en riesgo de sufrir uno.

A esto se une un 36% de jóvenes que no está satisfecho con su aspecto físico y un 47,5% que quisiera pesar menos. Ellos le dan una nota de 7,8 a su apariencia.

“Es preocupante; los hábitos alimentarios son trascendentales en un adolescente. Esta es una época de muchos cambios pues el cuerpo no ha terminado de crecer y el cerebro continúa su desarrollo”, comentó Zaida Salazar, autora del estudio.

“La mala alimentación va a traer consecuencias a la autoestima y la salud”, agregó.

¿Cómo se hizo? Esta investigación constó de varias partes. Primero, Salazar revisó estudios internacionales sobre el tema. Posteriormente, entrevistó a jóvenes a quienes ya se les diagnosticó algún trastorno en los hospitales Calderón Guardia, Nacional Psiquiátrico y en la Clínica del Adolescente del Hospital de Niños.

Luego reclutó a 594 estudiantes de colegios públicos y privados.

A todos ellos se les pesó, se les midió y se les pasó un cuestionario en el que se evaluó la imagen de los jóvenes sobre su apariencia, autoestima y vinculación con los medios de comunicación, especialmente la televisión.

Allí fue cuando se vio que el 6% tenía anorexia o bulimia y no estaban diagnosticados, y que un 14% estaba en riesgo de estos males.

“Esta información nos sirve para ayudar a las personas a salir del trastorno o a no caer en él, así podemos evitar daños serios a la salud”, dijo Salazar.

El estudio revela datos que sospechaba la Clínica del Adolescente del Hospital de Niños. Este centro recibe cada mes al menos a tres pacientes nuevos con males por desórdenes alimentarios.

PUBLICIDAD

Alberto Morales, coordinador de esta clínica, señaló que las secuelas de esos trastornos son graves: en la mujer, la pérdida significativa de peso la deja sin menstruación y pone en riesgo su capacidad para concebir, y los hombres dejan de producir testosterona.

En ambos géneros aparecen problemas en el desarrollo óseo, cardiovascular y mental.

  • Comparta este artículo
Vivir

14% de jóvenes de la GAM estaría en riesgo de bulimia o anorexia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota