Vivir

Estudio global de la OMS

La mitad de los costarricenses dice no tomar alcohol

Actualizado el 13 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Las que menos beben son ellas: así lo afirma casi un 60% en promedio

Al año, tico ingiere 5,4 litros de alcohol puro; cerveza es el 59% de preferencias

Vivir

La mitad de los costarricenses dice no tomar alcohol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Para muchos es difícil de creer, pero un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la forma en que se toman bebidas alcohólicas en 194 países, reveló que el 49% de los costarricenses mayores de 15 años no consumen licor, ni siquiera ocasionalmente.

Este número está conformado por un 27,6% de ticos que dice nunca haber tomado, más otro 21% que asegura no haber ingerido alcohol en el último año o más.

Así lo destaca el Reporte global de consumo de alcohol y salud 2014 , difundido este lunes.

El informe indica que abstenerse del licor es más común en las mujeres que en los hombres.

Entre ellas, un 38,8% afirma que nunca ha tomado y 20,7% que no lo han hecho en el último año, contra el 16,8% de hombres que dicen nunca haber probado este tipo de bebidas y 21,2% que dejó de hacerlo hace más de 12 meses. La tendencia es similar al promedio mundial, de un 48%.

“En el país es poca la gente que tiene un consumo agresivo del alcohol. Entre el 40% y 50% de la gente no ha consumido en el último año; nunca ha tomado, no le interesa, no le gusta”, explicó a La Nación Gerardo Sánchez, estadístico del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA).

“Tal vez solo la cuarta parte de los que toman lo hizo en el último mes. La gran mayoría no tiene siquiera un patrón de consumo y, si lo tiene, no es excesivo. Es más, una persona que tenga un consumo excesivo por una noche no implica un problema de alcoholismo”, indicó.

Radiografía local. En Costa Rica –y considerando a toda la población– cada tico consumiría 5,4 litros de alcohol puro como promedio anual. Este número surge tras eliminar los otros componentes de una bebida alcohólica. Así, una cerveza de 355 mL con un 5% de alcohol, tiene 1,78 mL de alcohol puro.

La cifra es casi igual a la del 2010 (5,5 litros) y está por debajo de la ingesta mundial actual (6,2) y de la del continente americano (8,4 litros).

Entre el 51,4% de los ticos que sí consumen licor, la OMS detectó un claro favoritismo por la cerveza, con un 59%, tendencia que aumentó cuatro puntos en cuatro años, pues en el 2010 era del 55%.

Con un 36%, el segundo grupo de licores más consumidos en el país son los llamados destilados. Entre ellos figuran el whisky, el ron, el vodka y el tequila. La ingesta de estos decayó cinco puntos porcentuales con respecto al 2010.

Completan el tercer y último rubro el consumo de vino (5% de preferencia) y otras bebidas ( 1%).

El reporte alertó de que la cultura juega un rol en la forma de tomar. Así, en un país de tradición vinícola como Chile, una persona bebe 9,6 litros de alcohol puro por año y, sin embargo, los chilenos reportan menos episodios de consumo masivo o borracheras en el último mes, con 4,9 %. Al contrario, el dato para Costa Rica se ubicó en 7,6%.

“Hay lugares en donde se toma menos, pero se emborrachan más y esto puede ser más peligroso”, dijo el psicólogo Jaime Ardón.

Los especialistas señalan que el alcohol sigue siendo la droga más consumida en el país y por eso se debe luchar contra su abuso. “El consumo continuo causa daños en el hígado, el corazón y la presión arterial. Y un solo día de mucho consumo puede traer problemas en los reflejos, en el equilibrio y en la forma en la que se actúa”, concluyó Sebastián Marín, médico del IAFA.

  • Comparta este artículo
Vivir

La mitad de los costarricenses dice no tomar alcohol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota