Vivir

Alerta sobre uso de información personal

Redes sociales y tecnología ponen en riesgo la privacidad

Actualizado el 15 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Publicaciones en Facebook, así como cada tuit, son parte de los datos que quedan archivados

Vivir

Redes sociales y tecnología ponen en riesgo la privacidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La alabada tecnología, que permitiría usar nuestra voz como una contraseña única y segura, también podría tener su lado negativo. | ARCHIVO

Santiago, Chile. El Mercurio/GDA. Nunca antes nuestra privacidad ha estado tan expuesta.

De hecho, en poco tiempo, los programas de reconocimiento facial nos podrán identificar en cualquier foto, sin importar el ángulo en que fue tomada.

En ese camino avanzan varios proyectos, incluyendo algunos de Facebook, Google y agencias gubernamentales en distintos países, reportó la revista Science en enero pasado.

Así, cualquier persona podrá buscarnos a través de la web o de cámaras de seguridad, sin siquiera pedirnos permiso.

Ya los celulares están señalando constantemente nuestra posición geográfica para que el respectivo proveedor de Internet nos dé un mejor servicio.

Además, esos datos son compartidos con terceros, interesados en los patrones de movimiento con fines comerciales.

El próximo salto en la vigilancia del ciudadano de la calle vendría por el lado de los drones, estima Samuel Parra, abogado español fundador de ePrivacidad, empresa especializada en el tema del derecho al olvido.

“¿Se imaginan una ciudad vigilada por los drones? Cientos de drones sobrevolando las calles, grabando y vigilando todos los movimientos?, cuestionó.

Puede parecer ciencia ficción, pero también lo era hace unos años imaginarnos una cámara de videovigilancia en cada esquina, interconectada a Internet o una red global de vigilancia.

Estos drones, unidos a los sistemas de reconocimiento facial, permitirán seguir los movimientos de millones de personas de forma simultánea, así como conocer sus hábitos de consumo.

Bases de datos. Sin embargo, la adulada tecnología, que permitiría utilizar nuestra voz como una contraseña única y muy segura, también podría tener su lado adverso y negativo.

“Las compañías de seguridad y gobiernos podrían identificar nuestra voz en cualquier conversación sensible y, eventualmente, usarla en nuestra contra. Y todavía no estamos en la peor época”, reconoció el analista de seguridad de la firma Kaspersky Lab, Dmitry Bestuzhev.

“Cuando lleguemos al punto en que todos seamos portadores de chips biónicos, como los que algunas personas ya usan por razones de salud, será prácticamente imposible evitar ser rastreado, lo queramos o no”, agregó.

Parece paranoia. Pero, lamentablemente, desde el mismo día en que dimos clic en la opción de “acepto” del contrato para abrir una cuenta de correo electrónico, abrimos la caja de Pandora.

A pesar de las novedades que anunció Facebook  para el 2015,  esta red continúa siendo la preferida para dar a conocer una marca o empresa, según especialistas en mercadeo digital.  |  ARCHIVO GN
ampliar
A pesar de las novedades que anunció Facebook para el 2015, esta red continúa siendo la preferida para dar a conocer una marca o empresa, según especialistas en mercadeo digital. | ARCHIVO GN

“Hoy uno pierde privacidad apenas hace una búsqueda en un navegador o envía un correo electrónico. Los motores de búsqueda registran nuestra dirección IP, con lo cual dejamos expuesta nuestra máquina y su historial de uso. Esto es más que suficiente para colocar una especie de etiqueta en el cuello de una persona y decir: eso es lo que él o ella busca en tales horarios, con tal frecuencia”, dijo Bestuzhev.

Y eso no ocurre solo con la navegación, pues cada publicación en Facebook o en cualquier otra red social, queda guardada en las bases de datos de las empresas.

“Nuestra información personal es algo tan valioso que existen grandes empresas y corporaciones que generan millones gracias a ella; por lo tanto, debemos defenderla o, al menos, venderla cara, algo más que simplemente recibir un servicio que, en algunos casos, incluso es mediocre o innecesario”, sostiene Parra.

Para el abogado español, es urgente “fijar límites al avance tecnológico, y que los derechos de las personas estén siempre por encima de los de las compañías que quieren hacer dinero. Pero esto debe hacerse antes de que la situación se consolide o será demasiado tarde”.

Consumo inducido. Por su parte, el especialista de Kaspersky Lab, Dmitry Bestuzhev, resaltó que los correos electrónicos se han transformado en mecanismos de entrega de publicidad dirigida.

“Esto es posible porque se hace el estudio previo del usuario, por ejemplo, el análisis de las palabras que coloca en el mensaje, a quién le escribe, los temas de los correos”, detalló el experto sobre los datos que usan las compañías para realizar perfiles.

Y añadió: “Cada vez que mandamos un correo, pasa por filtros inteligentes que hacen el análisis lingüístico, marcando puntos sobre el contenido, lo que permite al proveedor saber quién eres tú y qué publicidad te interesa ver. Ellos en sí no leen el documento en forma exacta, sino que lo hace un robot, que lee palabras y crea un perfil de los gustos del usuario”, finalizó Bestuzhev.

  • Comparta este artículo
Vivir

Redes sociales y tecnología ponen en riesgo la privacidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota