Más que solo baile, la gala del domingo ofreció vistazos a las tribulaciones y triunfos de los 10 famosos del programa de Teletica

Por: Fernanda Matarrita Chaves 25 septiembre

Redacción

La tercera gala de Dancing With the Stars (DWTS) no mostró nada más las habilidades de baile de los 10 famosos del programa de Teletica. En una sentida noche, las estrellas compartieron las tribulaciones y triunfos de sus "años más memorables" y abrieron una inusual ventana a sus vidas privadas.

En Año memorable, título de la gala especial, la audiencia pudo conocer las situaciones que más movieron las fibras de las estrellas de esta cuarta temporada.

Momento en el que Víctor Carvajal abraza a su pareja José Acuña.
Momento en el que Víctor Carvajal abraza a su pareja José Acuña.

Vivian Peraza, productora de DWTS, comentó que el programa especial se realizó para permitir que se conociera a cada participante más allá de sus maquillajes y brillantes trajes.

Peraza detalló que cada una de las canciones que acompañaban las coreografías fueron elegidas por cada estrella, las piezas representaban justamente ese año memorable para ellos.

Todos tenían luz verde para que sus sentimientos afloraran. Si al finalizar su presentación deseaban acercarse a sus seres queridos, podían hacerlo. Esa espontaneidad hizo que el programa se extendiera 40 minutos más de las dos horas usuales.

Víctor Carvajal: la llegada del amor

Una de las historias más emotivas fue la contada por el presentador de De boca en boca, Víctor Carvajal. Él reveló lo que había significado conocer a su pareja, José Acuña, 16 años atrás, cuando enfrentaba duros momentos.

Luego de su presentación, se acercó a Acuña, le entregó un ramo de flores y lo besó en la frente, escena que rara vez se ha visto en una pareja del mismo sexo en televisión en vivo en Costa Rica.

"En el caso de Víctor, nosotros respetamos mucho a la audiencia. (En el caso de Víctor), lo que hicimos fue abordar el tema de forma respetuosa para que Víctor se sintiera cómodo y nosotros a nivel de producción y de canal también. Más que mostrar una relación se presentó la compañía que existe", dijo Peraza.

"El detalle de las flores (que Víctor le dio a José) se manejó bien, siento que no se ofendió a nadie. Creo que realmente estuvo bien. Por los comentarios que uno ve la gente se sensibilizó. La historia de Víctor Carvajal ya se conocía, para nadie es un secreto. A nivel de producción no buscamos esconderlo, pero tampoco se mostró como lo principal, se abordó más el tema de compañía (que existe entre la pareja)".

"Con la empresa estoy profundamente agradecido porque permite que todos sus colaboradores sean tal cual. Teletica es una empresa familiar y en una familia hay de todo", aseveró Víctor Carvajal. Él eligió el 2001 como su año memorable, tiempo en el que conoció a José Acuña, su actual pareja, y quien lo hizo sentirse "realmente amado".

"En un mundo tan señalador como en el que se vive, donde pareciera que el homosexualismo es el pecado más grave, la gente está dispuesta a señalar. Yo como homosexual no señalo adulterio, alcoholismo o fornicación. El simple hecho de amar a la persona que yo decidí no me hace menos que nadie. Yo tengo derecho a amar. Mucha gente entendió que Víctor esta con José por agradecimiento y en realidad es por amor ", explicó.

Con la facilidad para expresar sus sentimentos que lo caracteriza, Víctor comentó que en ningún momento sintió temor de abrir su corazón como lo hizo. Lo que lo incomodó levemente fue tener que recordar su historia: cuando él y su pareja se conocieron Víctor vivía en las calles.

La familia Haney se acercó al escenario para abrazar a Fitz Haney tras su participación.
La familia Haney se acercó al escenario para abrazar a Fitz Haney tras su participación.

"Lo que me da cosa es como poner el dedo en la llaga, uno trata de no contarlo, de mantenerlo reservado y no es por el temor al qué dirán, sino que es incómodo recordar lo que se vivió. Él no me rescató. Nos conocimos y nos ayudamos. Cuando nos encontramos conocí el amor", comentó.

Para Carvajal la presencia de José Acuña en el estudio Marco Picado de Teletica fue muy grata, pues es consciente de las afectaciones físicas que sufre su pareja luego de tener un accidente el año pasado y quedar con secuelas que afectan su columna.

Fitz Haney: el flagelo del cáncer

La historia del exembajador de Estados Unidos en Costa Rica, Fitz Haney, enterneció a la audiencia. Su año memorable fue el 2015, tiempo en el que a su vida llegaron dos fuertes noticias: una positiva y la otra no.

"Hay otros años memorables como el nacimiento de mis hijos, mi boda o cuando murió mi mamá. Pero el 2015 es el año más memorable porque creo que representa la vida como es. En ese momento empecé como embajador y fue algo superpositivo, fue un sueño representar a mi país en un país tan bello. Del otro lado está el lado no tan positivo y fue que diagnosticaron a mi mujer (a rabina Andrea Haney) con cáncer de mamá. Así es la vida", dijo.

Por medio de un video, su esposa Andrea envió un mensaje de fortaleza y esperanza para aquellas personas que han enfrentado una enfermedad como la suya. Actualmente ella se mantiene estable con tratamientos contra el cáncer.

Desde la primera gala, Fitz ha recibido el apoyo de su esposa Andrea Haney y sus cuatro hijos.
Desde la primera gala, Fitz ha recibido el apoyo de su esposa Andrea Haney y sus cuatro hijos.

Fitz Haney admite que es un hombre que pocas veces llora. Sin embargo, durante su presentación estuvo bastante conmovido. La canción que estaba bailando junto a Lucía Jiménez la interpretaba su hija Nava Haney: el tema Fight Song representa la lucha que como familia han enfrentado.

"Se contó la historia de manera tan real como la hemos vivido", dijo.

Al finalizar su presentación, su esposa Andrea y sus hijos acudieron a abrazarlo en el escenario. En ese momento, un par de lágrimas se le escaparon al exembajador.

Sophia Rodríguez: una prueba de salud

En 10 meses, la chef Sophia Rodríguez pasó de ver la final de la tercera temporada de Dancing With the Stars desde una camilla de hospital a ser participante de la competencia de ballroom. La historia de cómo se recuperó de un tumor en la cabeza fue una de las que más conmovió al público.

El baile de Sophia Rodríguez estuvo lleno de agradecimiento por las oportunidades de la vida.
El baile de Sophia Rodríguez estuvo lleno de agradecimiento por las oportunidades de la vida.

"El momento que más me ha marcado es el de la cirugía. Pienso que luego de esa experiencia se puede llevar un mensaje esperanzador a la gente. Hace 10 meses estaba viendo DWTS en neurocirugía del Hospital Calderón Guardia y pensar que este año estoy participando sin ninguna secuela del tumor y con tantas bendiciones alrededor, es supermotivador", contó la chef.

"He conocido casos de gente que me escribe o me cuenta que tuvieron familiares que padecieron mi misma enfermedad y que murieron o que tienen secuelas a raíz de eso, es demasiado fuerte. Uno nada más tiene que estar más agradecido que nunca", concluyó.