En casi 30 años de ser protagonista en la escena del humor costarricense, el camaleónico cabecilla de Pelando el ojo no ha parado en su constante reinvención. El imitador se prepara para llegar a la tele con sus muñecos de látex

Por: Manuel Herrera 18 mayo, 2016

La industria del entretenimiento criollo ha contado, en los últimos 29 años, con un humorista de talante único que dio sus primeros pasos como un cuentachistes con dotes de imitador o un imitador con tintes de cuentachistes.

Hoy, Norval Calvo puede ser considerado como el caudillo de un emporio humorístico único en su especie en el país e, incluso, allende fronteras.

Sus destrezas humorísticas son harto conocidas y gustadas por un público masivo que lo ha visto reinventarse sin cesar desde que cayó, casi por accidente en La dulce vida, un programa televisivo de concursos en los años 80. Pero cuando uno cree que ya Norval lo ha inventado todo, el camaleónico comediante saca otro as de su baraja.

“En lo que hago (humor), reinventarse es fundamental”, afirma Calvo, quien hace tres años se capacitó en el departamento de caracterización de látex de la empresa mexicana Televisa.

Y es que al también imitador parece que las ideas no se le agotan para sorprender al público al que ha ido conquistando con el paso de los años.

Hace unos días, Calvo anunció un remozamiento de su exitoso programa Pelando el ojo, espacio que fundó hace 15 años junto a su amigo y colega Froylán Bolaños (quien falleció en noviembre del 2009) y que se transmite de lunes a viernes, a las 5 p. m., por Radio Monumental.

Los cambios incluyeron nuevos jingles y musicalizaciones, los cuales arribaron de la mano con el relanzamiento del portal en Internet de Pelando el ojo, que ahora tiene un dominio más global: el “punto com”.

“La página se hizo más dinámica y ágil. La gente puede acceder a videos, fotos y audios del programa y conocer algunas de las noticias nacionales más relevantes”, explicó Norval Calvo sobre el sitio y el refrescamiento de Pelando el ojo , que también se transmite por canal 2, de Central de Radios.

Una de tres. Pero esa es la primera de tres transformaciones que trazó Norval Calvo, de 45 años, para su negocio durante este 2016. Las otras dos ya caminan una a la par de la otra.

Se trata de un grupo de 20 muñecos de látex que Calvo utilizará para producir una sección corta en la pantalla de Repretel canal 6 y para pelandoelojo.com

“No son títeres ni máscaras. Son muñecos del tamaño real de una persona de la cintura para arriba, que ‘toman vida’ con la ayuda de dos manipuladores (personas). Uno de ellos se encarga de moverle la boca y un brazo, y la segunda se encarga de mover el otro brazo”, refirió el comediante, quien le pondrá voz a algunos de ellos.

Los muñecos fueron fabricados en el extranjero y aunque Calvo prefirió no detallar el costo económico de las piezas, sí dijo que “fue una inversión personal e importante”.

“El proyecto consta de dos etapas: una inicial con 20 muñecos y, posteriormente, tengo pensado mandar a producir otros 20 más, pero será el entorno mismo el que me dirá cuándo se fabriquen, porque nada hago con tener los 40 (personajes) si no los voy a usar en las parodias”, agrega Calvo.

Entre los primeros 20 hay representaciones de políticos, de exfutbolistas, entrenadores de fútbol, periodistas y sindicalistas. De ellos, once ya están listos para el show . El resto están en detalles finales.

“Cada uno de los muñecos fue fabricado de acuerdo a las características de los personajes. No son idénticos porque son una parodia. En ellos lo fundamental será la voz”, comenta Norval Calvo acerca de los prototipos de los periodistas Ignacio Santos y Amelia Rueda o de los expresidentes Óscar Arias y Laura Chinchilla, por citar algunos.

Añadió que en la primera etapa del proyecto incorporó personajes neutros como el de una ama de casa, un guarda o un gavilán porque servirán de comodín ante algunas situaciones.

“La idea es representar nuestro entorno a través de ellos”, dice el humorista.

De nuevo. Aunque del proyecto televisivo en el que debutarán sus “hijos” todavía no hay detalle, no será la primera vez que Norval Calvo incursione en una producción de este tipo.

Hace 20 años, el comediante participó en la sección Doble filo, un espacio que formó parte del extinto noticiero NC4 que sirvió de vitrina para una crítica sana y con humor acerca de diferentes situaciones de la realidad nacional de aquel entonces.

“A título personal, ahora regreso con más madurez y experiencia para desarrollar una sección de estas características. Agradezco a Repretel por darme esta oportunidad”, manifestó.

El experimentado imitador comenta que el proyecto de los muñecos es el tercer episodio crucial de su carrera. El primero fue su incorporación, a inicios de los 90, al programa La Patada (donde conoció a su mentor Parmenio Medina). Unos diez años después, en los albores del 2000, vio la luz su espacio estrella hasta el día de hoy: Pelando el ojo.