Médicos dictaminaron muerte por complicaciones durante procedimiento médico, una clasificación poco usual.

 16 octubre, 2014

Nueva York

La comediante estadounidense Joan Rivers murió por una caída en su oxígeno sanguíneo durante un procedimiento médico de rutina para examinar los cambios en su voz y un problema de reflujo, dictó el jueves la oficina forense de Nueva York.

A Joan Rivers se le quería o se le odiaba, no habían sentimientos intermedios.
A Joan Rivers se le quería o se le odiaba, no habían sentimientos intermedios.

La comediante de 81 años falleció el 4 de septiembre tras haber estado hospitalizada casi una semana por haber sufrido un paro cardiaco en un consultorio durante el procedimiento médico.

Rivers murió de un daño cerebral por la falta de oxígeno, durante un procedimiento para revisar su tracto gastrointestinal y sus cuerdas vocales, dijo una vocera del forense de la ciudad.

La muerte fue calificada como una complicación durante un procedimiento médico. La clasificación no se suele usar, la mayoría de las muertes son calificadas como homicidios, suicidios o causas naturales.

Rivers estuvo sedada con propofol durante el procedimiento, dijo el forense.

El Departamento de Salud estatal también está investigando.

La hija y socia de Rivers, Melissa Rivers, dijo que no tenían declaraciones al respecto de las conclusiones del forense."Seguimos tristes por esta trágica pérdida y estamos agradecidos por las enormes muestras de cariño y apoyo de todo el mundo" , dijo en un comunicado.

Rivers era una comediante escandalosa y ácida que irrumpió en el mundo de los programas de entrevistas nocturnos dominado por humoristas hombres. Su voz ronca y su marcado acento neoyorkino convirtieron a las alfombras rojas de los Oscar, los Emmy y los Globos de Oro en un festín para el canal E! Entertainment, donde comenzó a trabajar en 1994.