Entradas están a la venta con un costo entre ₡8.000 y ₡30.000

Por: Natalia Díaz Zeledón 21 septiembre, 2016
Un grupo de bailarinas interpreta a las rosas del jardín de la Reina de Corazones.
Un grupo de bailarinas interpreta a las rosas del jardín de la Reina de Corazones.

Este diciembre, los personajes fantásticos de Lewis Carroll subirán al escenario del Teatro Nacional para conmemorar la época navideña con el ballet contemporáneo Alicia en el país de las maravillas.

En total, el espectáculo ofrecerá 15 funciones del 3 al 18 de diciembre. Las entradas tienen precios entre los ¢8.000 (galería) y ¢30.000 (butaca) y se pueden comprar en la boletería del Teatro Nacional o en el sitio www.teatronacional.go.cr

El estreno será el sábado 3 de diciembre a las 8 p. m. Para el resto de los días, hay horarios variados desde matinés los domingos (11 a. m.) hasta funciones nocturnas de martes a viernes (8 p. m.).

El anuncio lo realizó el director del Teatro, Fred Herrera, durante una conferencia de prensa realizada la mañana de este miércoles. La actividad contó, además, con la presencia de la directora María Amalia Pendones y Maris Stella Fernández, presidenta del Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social (Sifais), programa de extensión social en La Carpio.

El montaje, estimado en ¢78 millones, está dirigido y coreografiado por Pendones, directora de la academia Danzay y quien cuenta con experiencia en montajes recientes como El Cascanueces, La Sirenita y West Side Story. La interpretación de baile reunirá varios estilos de danza como el ballet clásico, la danza contemporánea, el jazz y el hip hop.

El elenco general cuenta con 210 artistas. Pendones explicó que habrá tres elencos distintos que se presentarán según la función. La directora estima que cada una de ellas involucra a 70 personas bailando y actuando.

Dentro del grupo de bailarines se encuentra un grupo de niños del Sifais, que ha sido entrenado en ballet por la bailarina Vanessa de la O.

Para documentar la producción del proyecto, los tres entes corproductores –Teatro Nacional, Danzay y Sifais– activaron el sitio web Movimiento Alicia.

Detalles ambiciosos. Desde finales del 2015, Alicia en el país de las maravillas es el montaje al que ha apostado con más ambiciones el programa Érase una vez..., una propuesta de producciones originales que el Teatro Nacional estrenó este año.

El director del Teatro propuso a Pendones que adaptara el texto de Lewis Carroll tras el montaje que realizó la academia Danzay el año pasado: La Sirenita.

El presupuesto económico del nuevo montaje fue compartido entre el Teatro Nacional –¢41 millones– y Danzay –¢37 millones invertidos en personal y diseño creativo–. El aporte del Sifais incluye el elenco de niños y mano de obra para los detalles escénicos.

"El reto y la ilusión de que te den la confianza de dirigir un espectáculo para crearlo desde cero no pasa todos los días", aseguró Pendones. La directora califica al espectáculo como "multiexpresivo": además del elenco humano que baila y actúa, Alicia... incluye proyecciones audiovisuales y títeres que fueron confeccionados por el maestro titiritero Fernando Thiel.

El vestuario fue diseñado por Pendones en colaboración con la directora de vestuario, Yorlenny Esquivel. El Sifais aportó a un equipo de cinco costureras que confeccionarán los diseños finales y también un equipo de constructores para realizar el montaje de escenografía. Esta última fue diseñada por el arquitecto Óscar Soto, conocido por su trabajo en los musicales Monstruos y West Side Story, y comenzará a construirse a finales de esta semana en La Carpio.

Además de elogiar el proceso creativo del montaje, el director del Teatro Nacional destacó el modelo de trabajo entre los tres coproductores. Al estreno del 3 de diciembre esperan llevar a 500 personas de La Carpio de manera que disfruten el proyecto como un resultado comunitario.

"Es un modelo de relación entre una compañía privada de danza, una institución estatal y una organización no gubernamental de beneficiencia y ayuda social", aseguró Herrera. "Esperamos que este modelo se asiente y nos dé lecciones. Entre más compañeros hay en el proyecto todo es más complejo. Todos estamos haciendo un esfuerzo por entendernos y creo eso es lo que le puede dar una originalidad que ningún ente por separado podría tener. Es mucho más que montar un espectáculo".

El director del Teatro Nacional espera que la institución sea el escenario del montaje por lo menos durante los próximos tres años. Ese tiempo, explicó, madurará el modelo de gestión y permitirá el crecimiento artístico de la visión de Pendones.