Sucesos

Escoltas de la reina Isabel II capacitaron a 40 oficiales

Policías ticos hacen guardia de honor al estilo británico

Actualizado el 15 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Efectivos cumplen con vigilancia, pero se visten de honor para actos oficiales

Cuerpo existe hace décadas y fue remozado a inicios del 2013

Sucesos

Policías ticos hacen guardia de honor al estilo británico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La Dirección de Protocolo de la Cancillería se basó en los uniformes de gala de varias policías del mundo para diseñar la nueva vestimenta de la Guardia de Honor de la Fuerza Pública. Los oficiales no están armados en estas ceremonias y cumplen una función meramente protocolaria. | ALBERT MARÍN

La culpa la tienen dos ingleses, pero ya llegaremos a eso. La Guardia de Honor de la Fuerza Pública, un grupo de 40 hombres y mujeres que hace décadas funge como escolta para actividades especiales del Estado, tuvo un cambio drástico este año.

La historia empezó el pasado 18 de febrero, cuando seis oficiales algo descoordinados recorrían el pasillo central de la catedral Metropolitana con el féretro del ex presidente del Poder Judicial, Luis Paulino Mora. Su uniforme era elegante, pero sencillo, y en sus movimientos (con ataúd arriba, media vuelta-pie derecho-pie izquierdo) faltaba armonía mecánica.

Ocho meses después, los atuendos y acciones son otros, son similares al estilo británico.

Guantes blancos, pantalones de tela tipo Príncipe de Gales y un quepis con el escudo de Costa Rica en dorado. Todo confeccionado por la sastrería Marlo White, que desde 1879 elabora uniformes para diferentes cuerpos armados de Estados Unidos.

El viernes, en Casa Presidencial, durante la entrega de credenciales a tres nuevos embajadores, los miembros de la Guardia de Honor caminaban de dos en dos, saludando, al pasar, a la presidenta Laura Chinchilla.

Todo ese cambio llegó tras una capacitación dada por escoltas de la reina Isabel II.

Ahora, cuando deben moverse para dar paso a alguien, los oficiales giran levemente el cuerpo, tocan los talones con un suave tuc y vuelven a su posición.

Son policías como cualquier otro. Están asignados a delegaciones del área metropolitana y lo mismo vigilan calles que conducen patrullas. La única diferencia es que cuando alguna institución estatal necesita una escolta de honor, ellos se transforman.

“Hay una prioridad que es la seguridad ciudadana. Las actividades a las que asiste la escolta son elegidas con cuidado”, explicó el subdirector de la Fuerza Pública, Pablo Bertozzi.

Remozados. Tras el funeral de Luis Paulino Mora, el jefe de protocolo de la Cancillería, Marco Vinicio Vargas, quedó con una idea: remozar la Guardia.

En coordinación con el Ministerio de Seguridad, la entidad empezó un esfuerzo diplomático para lograr su objetivo.

“Queríamos uniformes bonitos, que no tuvieran una connotación militar. Ojo, que tener quepis y zapatos lustrados no los hace militares”, indicó Vargas.

PUBLICIDAD

Los uniformes los donó la Embajada de Catar y la capacitación en protocolo se logró a través de la Embajada Británica.

John Paul Riley y Bryan Mannion, guardas reales de la soberana británica, estuvieron dos semanas de marzo en Costa Rica entrenando a los integrantes de la Guardia de Honor para actividades como funerales de Estado, visitas presidenciales, escoltas de honor y guardias especiales.

El 25 de abril, los oficiales se pusieron por primera vez los guantes blancos.

Hoy, en horas de la mañana, el grupo oficiará por primera vez un acto oficial del 15 de setiembre con su nuevo uniforme. Frente al Monumento Nacional, acompañarán a la Presidenta en parte del protocolo de Independencia. Solo serán unas horas de hechizo.

Mañana volverán a las calles, a su vida doble de escolta y vigilante urbano: alternar las botas altas de rigor para la Fuerza Pública con sus zapatos de charol.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Policías ticos hacen guardia de honor al estilo británico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota