Sucesos

Policía laboraba en Subdelegación de Sarapiquí de Heredia

Despiden a oficial del OIJ por amenazar a expareja con arma

Actualizado el 18 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Sujeto quería que mujer se fuera de la casa de unos amigos, según Inspección

Autoridades determinaron que la falta cometida era ‘gravísima’

Sucesos

Despiden a oficial del OIJ por amenazar a expareja con arma

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un agente del Organismo de Investigación Judicial, de la Subdelegación Regional de Sarapiquí de Heredia, fue despedido por amenazar con el arma de trabajo a su expareja y a amigos de ella.

El hecho ocurrió el 1.° de diciembre del 2011.

Mientras los apuntaba con el arma de fuego, el policía Jason Vega Esquivel (30 años) les gritaba: “¿Quieren morirse?” y “algo serio va a pasar aquí”.

Esos hechos fueron investigados y acreditados por el Tribunal de la Inspección Judicial de la Corte Suprema de Justicia, el cual consideró que se trata de una falta “gravísima” de “incorrecciones en su vida privada que afectan negativamente la imagen del Poder Judicial” y ordenó la revocatoria del nombramiento.

En el Organismo de Investigación Judicial laboran  1.600 agentes de investigación y unos 860 funcionarios del área administrativa.    | FOTO DE ARCHIVO.
ampliar
En el Organismo de Investigación Judicial laboran 1.600 agentes de investigación y unos 860 funcionarios del área administrativa. | FOTO DE ARCHIVO.

Posteriormente, al conocer un recurso de apelación, el Consejo Superior del Poder Judicial confirmó que el empleado cometió una infracción y mantuvo la sanción. La separación se hizo efectiva el 14 de febrero de este año.

Se intentó conversar con el funcionario despedido, pero los teléfonos registrados a su nombre no le pertenecen o están desconectados.

Agresión. El informe sobre lo sucedido fue elaborado por la Inspección Judicial y el Consejo Superior del Poder Judicial lo analizó el 13 de febrero.

Según constataron, el agente fue a buscar a su excompañera sentimental a la vivienda de unos amigos de ella, en Puerto Viejo de Sarapiquí de Heredia, para exigirle que se fuera de ahí y se llevara con ella a la hija de ambos.

“Se introdujo sin permiso dentro del terreno, hasta llegar a la parte trasera (...). Tomó de los hombros a su excompañera y la condujo al corredor de dicha vivienda, donde hubo un altercado entre ambos”, detalló el documento de la pericia.

Con base en el relato de testigos, la Inspección Judicial supo que una de las personas en el sitio se llevó a los niños presentes (incluida una hija de Vega y de la expareja) y se escondió con ellos, en un baño para protegerlos.

Los investigadores del caso dijeron que el acusado tomó el arma y apuntó a todos los que estaban en el lugar y les advirtió de que algo serio iba a suceder.

PUBLICIDAD

Los testigos contaron que el hombre golpeó a la expareja en la cara; no obstante, eso no fue dado por cierto por el Tribunal de la Inspección Judicial.

Ante eso, el Consejo Superior consideró: “ Si bien es cierto que no se demostró que la golpeara en la cara, sí hay evidencias de que se dio una agresión tanto verbal y física por parte del encausado en perjuicio de su excompañera sentimental, a quien le gritó y tomó de manera brusca por los hombros”.

Apelación. La sanción de revocatoria del nombramiento, ordenada por el Tribunal de la Inspección Judicial, fue apelada por el agente de la Policía Judicial.

Vega argumentó que las pruebas testimoniales no se valoraron correctamente y que el órgano disciplinario tuvo por probados aseveraciones falsas.

Además, alegó que hubo incongruencia en las manifestaciones de los testigos, por lo que existía “duda razonable”.

No obstante, el Consejo Superior rechazó esos alegatos. Los funcionarios de ese órgano estimaron que las declaraciones fueron coherentes y coincidentes.

Además, los miembros de esa oficina resaltaron la gravedad de los hechos.

“El haber amenazado con un arma de fuego a las personas presentes en el lugar, puso en riesgo sus vidas sin justificación alguna, así como la eficacia y la eficiencia de la gestión pública.

”Los oficiales del OIJ, que  por pertenecer a un cuerpo de policía, deben cumplir con lo estipulado en el Reglamento de Normas y Procedimientos para el Uso, Portación, Mantenimiento y Retención de Armas de Uso Oficial, entre ellas, el artículo 47 que prohíbe el apuntar a alguien sin causa que lo justifique”, destacaron.

Proceso. Francisco Segura, director del OIJ, confirmó que la denuncia llegó primero a Asuntos Internos. “Cuando tenemos un caso de violencia doméstica, se le quita el arma a la persona y se envía a Psicología. Todo eso se hizo”, indicó.

Segura destacó que una vez realizado el procedimiento, lo adecuado era el despido.

“El OIJ es reconocido a nivel nacional, y no podemos permitir que nuestro personal se tome esas libertades, que ponen en tela de duda nuestra honorabilidad”, manifestó Segura.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Despiden a oficial del OIJ por amenazar a expareja con arma

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota