Relacionado con el caso de la caída de un helicóptero en el Cerro de la Muerte con 396 kilos de coca

Por: Carlos Arguedas C. 12 febrero, 2014
Barrantes escuchó sereno la sentencia condenatoria a las 4:40 p. m. en los Tribunales de Cartago
Barrantes escuchó sereno la sentencia condenatoria a las 4:40 p. m. en los Tribunales de Cartago

El Tribunal de Juicio de Cartago, condenó a 10 años de cárcel a Luis Enrique Barrantes Benavides, del delito de legitimación de capitales que le atribuyó el Ministerio Público

El juez Minor Soto, presidente del Tribunal, hizo el anuncio hoy a las 4:40 p. m. al dar a conocer el por tanto en este jucio, el cual se inició el pasado 6 de enero en los Tribunales de Cartago.

La fiscala, Mónica Hernández Leiva, había solicitado el martes que se le impusieran 15 años de prisión a Barrantes, al considerarlo como responsable de los hechos.

No obstante, en la audiencia de hoy miércoles la defensora pública, Nazira Merayo, alegó que durante el proceso no se había demostrado que su defendido había cometido el delito.

Luis Enrique Barrantes, antes de que dictara sentencia, se declaró inocente de los cargos, al tiempo que dijo que este proceso lo había afectado psicológica y moralmente a él y a toda su familia, muy conocida en Guanacaste.

La investigación de este caso arrancó en agosto del 2008, cuando la Policía de Control de Drogas (PCD) recibió informes confidenciales de que un hotel en Turrialba estaba siendo utilizado para el trasiego de drogas.

El 1 de mayo del 2009 fue cuando las autoridades lograron determinar que se trataba de una célula del cartel de Sinaola, la cual estaba incursionando en nuestro país. A esa conclusión se llegó tras la caída de un helicóptero con 396 kilos de cocaína se estrelló en el Cerro de la Muerte.

El nombre de Luis Barrantes salió de varias intervenciones telefónicas y, además, porque supuestamente era el administrador del hotel Pochotel en Turrialba, sitio al que se dirigía el helicóptero que llevaba la cocaína.

Para el Ministerio Público, Barrantes era la persona que se encargaba de la logística del grupo, así como de introducir dinero mediante la compra de carros y propiedades.