Francisco Segura afirmó que se trata de pugna territorial entre bandas

Por: Carlos Arguedas C., David Delgado C. 20 agosto, 2014

La Policía Judicial cuenta por ahora con pocos indicios para aclarar la seguidilla de seis homicidios perpetrados este mes en el barrio Calle Fallas, en el cantón Central de Desamparados.

Francisco Segura Montero, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), indicó que la única versión que puede brindar es que se trata de una pugna “entre varias bandas criminales por apoderarse de territorio”.

Agregó que, por el momento, cuentan con la evidencia recogida en el sitio, algunos videos y pocas versiones de testigos, las cuales son analizadas por un grupo especial, conformado por agentes de las secciones de Homicidios, Estupefacientes y Delitos contra la Vida.

Segura explicó que esos oficiales tendrán la responsabilidad de analizar no solo lo ocurrido en Calle Fallas, sino hechos registrados en zonas cercanas como Hatillo y San Sebastián, que podrían sumar unos 13 hechos delictivos, entre esos balaceras con personas heridas. “Tenemos que agruparlos, trabajar con la víctima, si están de un lado o del otro, ir paso a paso”, manifestó Segura.

A las 4:50 a. m. de ayer lanzaron el cuerpo de un joven a unos 100 metros al este del Toños Bar, en Calle Fallas. Mostraba fuertes golpes en la cabeza y estaba dentro de una bolsa plástica, a la cual le habían prendido fuego. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no lo había identificado. | JORGE ARCE.
A las 4:50 a. m. de ayer lanzaron el cuerpo de un joven a unos 100 metros al este del Toños Bar, en Calle Fallas. Mostraba fuertes golpes en la cabeza y estaba dentro de una bolsa plástica, a la cual le habían prendido fuego. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no lo había identificado. | JORGE ARCE.

Nueva víctima. Las declaraciones del jerarca del OIJ se produjeron ayer, luego de que a las 4:50 a. m. se reportara el sexto crimen durante este mes en Calle Fallas.

La víctima en este caso fue un hombre joven, todavía no identificado, quien fue lanzado desde un vehículo. Su cuerpo quedó a 100 metros al este de Toños Bar. Estaba dentro de una bolsa de basura a la cual le habían prendido fuego.

Segura señaló que el fallecido presenta golpes contusos que le provocaron una fractura en el cráneo. De forma preliminar, no se observaron heridas de bala.

A raíz de esta ola criminal en la zona, las autoridades aumentaron la presencia policial en Desamparados, por lo cual ayer era normal ver retenes en varios barrios.

Entre los refuerzos, destacan agentes del Grupo de Apoyo Operacionacional (GAO) y otras unidades especializadas, dijo Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, al apuntar que el objetivo es decomisar armas, detener a personas con asuntos pendientes con la justicia, incautarse de droga y llevar tranquilidad a la población.

“Podríamos caer en el error de blindar Calle Fallas y que empiecen a reventar otras situaciones paralelas”, advirtió.

Precisamente, a las 11:50 a. m., mientras se realizaba este operativo, se produjo una balacera en Torremolinos, otra comunidad conflictiva cercana a Calle Fallas.

Al llegar al lugar, la Policía localizó 20 casquillos de tres tipos de armas. No hubo personas detenidas.

Desde prisión. En rueda de prensa, el viceministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, afirmó que los homicidios ocurridos en Calle Fallas fueron coordinados por personas que están en prisión.

El funcionario mencionó que el Ministerio de Seguridad está coordinando acciones con el Ministerio de Justicia para cortar este tipo de comunicaciones desde los centros penitenciarios con personas en el exterior.

Mata no brindó detalles sobre cómo se estaría dando ese contacto, si es por teléfono, notas o incluso por Internet, por ejemplo.