Pedro Arce invitó a su suegro a comer a su casa la noche del domingo

 30 octubre
Pedro Arce ejercía como jefe en la zona desde hace cerca de 10 años.
Pedro Arce ejercía como jefe en la zona desde hace cerca de 10 años.

San Carlos

El jefe de Tránsito, Pedro Arce Araya, dio muerte a su joven compañera sentimental frente al papá de esta, y luego se quitó la vida.

Los hechos ocurrieron la noche del domingo en la casa que compartía la pareja en Sonafluca de La Fortuna, San Carlos, a la cual Arce invitó a comer a su suegro.

Así lo relató Rodrigo Martínez, hermano de la muchacha, identificada como Crisley Jaley Martínez Rodríguez. Ella, de 19 años, tenía cuatro años de convivir con Arce, de 56.

Rodrigo Martínez hermano de la muchacha contó que el crimen se originó debido a problemas de celos de parte de Arce hacia su hermana.
Rodrigo Martínez hermano de la muchacha contó que el crimen se originó debido a problemas de celos de parte de Arce hacia su hermana.

Según el pariente, el problema que desembocó en el crimen fue motivado por los celos de Arce, quien el jueves último incluso echó a la joven de la casa luego de reclamarle por mensajes que le había descubierto en el teléfono.

A pesar de esa decisión, el hombre invitó el domingo a la joven y a su papá a comer a la casa. Ahí se produjo una discusión y fue cuando el jefe policial sacó su arma, le disparó en tres ocasiones a la mujer y amenazó al padre de esta, Benito Martínez, si intervenía.

Finalmente, él se suicidó.

Rodrigo Martinez describió a su su cuñado como una persona posesiva y un hombre muy celoso, que reiteradamente había amenzado a la joven con agresiones físicas y verbales.

La Policía custodió la escena.
La Policía custodió la escena.

Por esta razón, añadió, su hermana estaba molesta pues no la dejaba salir y no le permitía trabajar ni estudiar.

Un día antes del crimen, la joven se lo contó a su hermana y esta le respondió que si no había una solución lo mejor es que cortaran la relación porque la historia podría tener un final violento, como ocurrió.

Según Roberto Martínez, el policía se aprovechó de la diferencia de edad y desde que su hermana tenía 14 años la manipulaba hasta convencerla de irse a vivir con él.

El homicidio y suicidio conmovió a los habitantes de Sonafluca. "Este pueblo ni siquiera tiene cantina o bar, y ese tipo de situaciones nunca se habían dado", comentó José Chaves, vecino de la comunidad.

La misma noche del domingo, compañeros de la Policía de Tránsito recogieron la motocicleta y otros equipos de trabajo del que fuera jefe de la zona.

La misma noche del domingo, compañeros de la Policía de Tránsito recogieron la motocicleta de Pedro Araya Arce y otros equipos de trabajo del que fuera jefe de la zona
La misma noche del domingo, compañeros de la Policía de Tránsito recogieron la motocicleta de Pedro Araya Arce y otros equipos de trabajo del que fuera jefe de la zona

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) durante este año se han registrado 19 feminicidios. El año pasado, entre tanto, hubo 26 de estos crímenes.

Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, informó de que en setiembre de 2015 el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) comunicó a la Dirección de Asuntos Internos que Arce Araya mantenía una relación impropia.

Este hecho provocó, según Calderón, que se abrieron contra Arce Araya un procedimiento disciplinario, pero se archivó por falta de pruebas.

El director de la Policía de Tránsito también indicó que Arce Araya enfrentó procesos sancionatorios por incumplimiento de deberes y abuso de autoridad, pero al momento de la entrevista desconocía el resultado de esas investigaciones.

La muerte de Crisley Martínez tuvo eco incluso en la Asamblea Legislativa que aprobó un año atrás, el 24 de octubre, la ley de relaciones impropias.

Según esa normativa, las personas que tengan relaciones con adolescentes entre los 15 y 18 años se expondrán a una pena de entre dos y tres años, siempre y cuando el adulto le lleve una diferencia de siete años.

Cuando se trata de menores de entre 13 y 15 años, el plan castigará con cárcel de tres a seis años, cuando la diferencia de edad sea de cinco o más años.

En el caso de La Fortuna, el vínculo comenzó cuando la joven tenía 14 años y él 51.

"Hoy, un hecho doloroso y lamentable como el sucedido en San Carlos, nos recuerda que muchas de nuestras niñas y adolescentes son abusadas física y emocionalmente por hombres mayores de edad que terminan por destruir sus vidas. No hay pretexto alguno para consentir relaciones de esa naturaleza y es deber de la sociedad denunciarlas”, expresó Emilia Molina, una de las impulsoras de la ley.